Economía

Reino Unido adelanta diez años la prohibición de vender coches diésel

Bruselas presiona a los fabricantes para reducir aún más los niveles de emisiones antes de 2030, fecha en la que el país británico ya ha anunciado la prohibición de vender coches diésel y gasolina

Reino Unido adelanta diez años la prohibición de vender coches diésel
Reino Unido adelanta diez años la prohibición de vender coches diésel

Es uno de los grandes productores de turismos en Europa con volúmenes cercanos al millón y medio anuales y uno de los países con mayores cifras de matriculaciones -por encima de los dos millones de turismos cada año-, en las que el principal peso sigue siendo para los modelos con motores diésel y gasolina. Y aunque todo apuntaba, como en el resto de Europa, a que 2040 iba a ser el año fijado como objetivo de descarbonizar el sector del automóvil, Reino Unido ha decidido adelantarse diez años a la propuesta europea y ha prohibido la comercialización a partir de 2030 de turismos con motores de combustión. Así lo ha anunciado el primer ministro británico, Boris Johnson, que sitúa así a Reino Unido por delante de España, que fija la desaparición de este tipo de vehículos en 2040.

Un adelanto que supone una "potente señal" a la industria automovilística española de que el fin de los coches de combustión interna está cada día más cerca. De esta manera se ha manifestado, en declaraciones a Efe, Carlos Bravo, responsable de Transport & Environment (T&E) -integrada por más de 65 organizaciones europeas con el fin de avanzar hacia un transporte sostenible-, quien apunta que lo "más inteligente" sería apostar por la fabricación de coches eléctricos, algo que ya están haciendo algunos países europeos.

En España, la industria automovilística es la segunda que más PIB genera después del turismo, y la mayor parte de lo que fabrica lo exporta; en concreto, un 11% de los coches que se venden en Reino Unido sale de España, lo que convierte al británico en un mercado significativamente importante. Este adelanto de la prohibición del Reino Unido de la venta de vehículos diésel y de gasolina pone aún más trabas a la industria española del sector -que no podrá vender ese tipo de automóviles más allá de 2040 según el texto inicial de la ley climática española- y que verá ahora mermar aún más su cuota de mercado. Con este proyecto de ley, aún en trámite parlamentario, España tiene la intención de cumplir con el Acuerdo de París para descarbonizar la economía en 2050, lo que implicaría cambiar abandonar los coches de combustión y pasar a los eléctricos, aunque la industria española es "muy reticente".

Bravo ha explicado que la prohibición de la venta de turismos contaminantes habría de adelantarse, como mínimo, a 2035, para ser coherentes con la ley climática, teniendo en cuenta que la vida útil de los vehículos de combustión interna puede extenderse unos 15 años y la norma se compromete a alcanzar la neutralidad climática en 2050.

"La industria española tiene que entender que al coche de combustión interna le quedan pocos años, porque el mercado, en general, se irá agotando", ha incidido el experto, para lamentar, que España va "atrasada", y, si no cambia, podría "cavar" su propia tumba.

La CE avisa de más ajustes de CO2 para 2030

En medio de este anuncio por parte de Reino Unido de adelantar la prohibición de vender los coches diésel y gasolina, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, ha dejado caer a la industria de la automoción de que "se necesitarán medidas adicionales" antes de 2030 para rebajar las emisiones de CO2 de los vehículos y cumplir con las metas medioambientales de la UE.

El alto funcionario europeo había sido preguntado por las informaciones de prensa sobre los planes de la CE de exigir que a los coches cero emisiones de CO2 a partir de enero de 2026 para obtener la etiqueta de "sostenible" bajo las futuras reglas de inversión verde conocidas como "taxonomía". Sin comentar detalles, Timmermans dijo ser consciente de que "hay muchos nervios" en el sector de la automoción y aseguró que quiere "hacer esto con diálogo con la industria automovilística, pero sin evitar obstáculos difíciles".

"La industria automovilística es de una importancia crítica en la UE, pero tiene que moverse hacia el vehículo eléctrico", agregó el vicepresidente comunitario, quien subrayó que no se puede "esperar hasta 2029 para hacer una nueva revisión de las emisiones".

Por su parte, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) dice que el sector está comprometido con la descabonización de la economía, pero no espera que los vehículos eléctricos dominen el mercado comunitario al menos hasta 2030 y teme que unas reglas demasiado estrictas frenen las inversiones y ralenticen el cambio tecnológico.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba