Economía

El regreso a la sanidad universal podría costar unos 1.100 millones al año

Las comunidades autónomas serán las encargadas de tramitar las solicitudes y expedir las tarjetas sanitarias que acrediten a los irregulares como residentes para poder recibir la prestación asistencial

Carmen Montón, ministra de Sanidad
Carmen Montón, ministra de Sanidad EFE

El Pleno del Congreso ha dado este jueves luz verde al decreto para regresar a la sanidad universal, que devuelve la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares en las mismas condiciones que los españoles, sin que tengan necesidad de justificar su residencia. La medida podría tener un coste de unos 1.100 millones al año.

Según un artículo publicado por El Economista, la devolución de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares costará 500 millones al año, si se toma el coste que tenía la atención sanitaria a los ciudadanos sin papeles en 2012. Y si extiende la tarjeta a todos los europeos residentes en España el este gasto subiría otros 600 millones al año.

La norma reconoce al Ministerio de Sanidad las competencias del reconocimiento a la asistencia sanitaria, en tanto que las comunidades autónomas serán las encargadas de tramitar las solicitudes y expedir las tarjetas sanitarias que acrediten a los irregulares como residentes para poder recibir la prestación asistencial.

Para ello, el Ministerio ya ha enviado a las autonomías una propuesta de instrucción para la puesta en marcha de la sanidad universal, y éstas ya han planteado sus aportaciones, como que la asistencia será gratuita en el periodo que hay entre la entrega del documento provisional y la emisión de la tarjeta sanitaria.

Es el primer paso para derogar la reforma sanitaria que hizo Ana Mato en el año 2012

De esta forma, el PSOE da el primer paso para romper radicalmente con la reforma sanitaria que hizo el PP en 2012, centrada en la implantación del copago farmacéutico a los pensionistas y en limitar el turismo sanitario en España. El siguiente paso será eliminar el copago.

La eliminación del copago, según la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles, supondrá un gasto extra para las comunidades autónomas de 400 millones de euros. Y perjudicaría a las farmacias, que se verían afectadas por mayores descuentos sin aumentar sus ingresos, ya que ese 4% procede ahora del bolsillo de los pacientes que, por su renta deben copagar. Además, cambiaría las reglas del Pacto firmado con Farmaindustria debido a que ese mayor gasto no se corresponde con un aumento de mercado.

Habrá más acuerdos

En total, la derogación puede elevar el gasto en 1.500 millones solo en 2019. A esta cantidad habría que añadir los próximos pactos que alcance el Gobierno con Unidos Podemos. De momento, Pablo Iglesias ha pedido a Pedro Sánchez en su reunión de este jueves una subida del Salario Mínimo hasta los 1.000 euros, la derogación de la reforma laboral y la equiparación de los permisos por paternidad, entre otras cosas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba