Plan estratégico de Bankia

¿Qué tiene que presentar Bankia para que la Bolsa desee su privatización?

Las sinergias con BMN, las nuevas líneas de negocio tras concluir las restricciones del 'plan de reestructuración', la política de dividendos... puntos claves para estar un poco más cerca de la privatización de Bankia 

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. EFE

Este martes, Bankia presentará su nuevo plan estratégico en el que se espera que resuelva muchas dudas sobre su futuro. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri no lo ha hecho del todo mal hasta ahora, pero serán los próximos años los que marquen el rumbo de su futura privatización. 

Los analistas esperan que el discurso del banquero sea esclarecedor, aunque no descartan que mantenga el tono continuista debido a la corta duración de la presentación, que será de dos horas. A NuriaÁlvarez, analista de Renta 4 le llama poderosamente la atención la brevedad y le hace pensar que quizás haya demasiadas expectativas puestas en la nueva hoja de ruta.

No obstante, Bankia tiene que hacer todo lo posible para convencer al mercado de que la dirección que está tomando es la correcta y que puede provocar el repunte de la acción para que el Estado pueda privatizarla "más", pero sin vender a "cualquier precio", como reconoce el analista de XTB Antonio Sales. 

También es cierto que el fin del proceso de reestructuración pactado con Bruselas puede hacer que el banco entre en nuevas líneas de negocio, con lo que saldría beneficiado. La entidad da ya por finalizado cinco años en los que no ha podido operar en determinadas actividades, como la financiación de promoción inmobiliaria o de empresas con acceso a los mercados de capitales, según la analista de Norbolsa Nagore Diez

"Hay muchas promotoras con planes gordos y Bankia querrá forma parte", ha asegurado la analista. En este sentido, desde Orey iTrade, Roberto Berzal, recuerda que el banco ha creado una Dirección de Promotores, que será responsable de desarrollar la financiación del negocio promotor.

El nuevo plan será la hoja de ruta a seguir por la entidad financiera en los próximos 3 años, donde quedarán patentes los objetivos de la compañía para el medio plazo y las estrategias que pretenden adoptar para llegar a ellos. El nuevo plan tendrá tres pilares fundamentales, según Berzal, y estos serían: el cliente, las personas y la tecnología.

Otro punto a destacar es el objetivo que se ha marcado el banco en cuanto a rentabilidad, ya que en palabras de Goirigolzarri, "hay que seguir siendo la entidad española más solvente, rentable y eficiente". La intención de la entidad es alcanzar un retorno sobre recursos propios (ROE) del 10% "a medio plazo", un nivel que los analistas consideran correcto. 

Integración de BMN

Por otra parte, la fusión con Banco Mare Nostrum debería mejorar la eficiencia del banco, aunque el entorno de bajos tipos no deja mucho espacio para maniobras, según recuerda la experta de Renta 4. En este sentido, habrá que tener en cuenta lo que pueda decir Bankia sobre el control de costes, ya que estos días ha comenzado el ere que contempla 2.000 salidas, entre prejubilaciones y amortizaciones de puestos de trabajo. 

Todos estos retos los tendrá que enfrentar mientras paralelamente se decide su futura privatización. Por ello, no es de extrañar que una de las principales preocupaciones del inversor sea la recuperación del precio de la acción y el incremento de la retribución a través de dividiendo. A cierre de mercado de este lunes, Bankia cotizaba al mismo nivel de la última venta del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El 12 de diciembre del pasado año el FROB se desprendía de una participación de un 7% de Bankia -201,5 millones de acciones- por un importe total de 818,30 millones de euros. El precio de la operación se cerró de este modo en 4,06 euros por acción (precio actual del título).

Tras la absorción de BMN, y una vez contabilizados los ajustes derivados de la fusión, el beneficio de Bankia del pasado ejercicio se sitúa en 505 millones de euros, lo que supone un 37,3% menos que un año antes. Sin tener en cuenta el efecto de esta fusión, el beneficio neto atribuido de 816 millones de euros, un 1,4% más. 

El banco eleva respecto a 2016 un 7% el importe destinado a dividendos para volver a pagar 11,024 céntimos por acción este ejercicio. La entidad repartirá una retribución total de 340 millones de euros entre sus accionistas. Esta política supondría un pay out (porcentaje del beneficio destinado a dividendos) del 42%, asumiendo los beneficios que descuenta el mercado. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba