Economía

El proteccionismo de Trump pone en jaque la economía mundial

Las ideas del nuevo presidente podrían modificar las relaciones económicas de medio mundo y marcar un ritmo diferente en la economía global

Donald Trump, después de votar en Nueva York.
Donald Trump, después de votar en Nueva York. EFE

El republicano Donald Trump ha roto todos los esquemas y finalmente se ha impuesto a Hillary Clinton en la carrera por la presidencia de la primera potencia económica mundial. Este episodio recuerda al ocurrido hace solo unos meses con el 'Brexit', que ganó la batalla al 'Remain' a pesar de lo que decían todas las encuestas. La victoria del republicano va a marcar no solo el futuro económico del país, sino el del gran parte del mundo. 

¿Cómo va a afectar a la economía de EE.UU.? Las ideas de Trump se podrían reducir en menos impuestos y más proteccionismo. Su plan fiscal pasa por reducir los tramos del impuesto de la renta a tres con diferencias entre declaraciones individuales y conjuntas. Los matrimonios que ganen menos de 75.000 dólares  anuales tendrán un impuesto de 12%, los que lleguen a 225.000 uno del 25% y los que pasen de ese límite, del 33%.

Las personas solteras pagarán exactamente la mitad de esos tipos en cada uno de los tres tramos. Aunque su couta a pagar podría incluso quedarse en el 0%, puesto que Trump prometió diseñar nuevas deducciones que podrían reducir la cantidad a pagar en 30.000 dólares en las declaraciones conjuntas y en 15.000 dólares en las individuales. El tipo del Impuesto de Sociedades bajará del 35% al 15%.

Trump quiere salir de todos los acuerdos comerciales o renegociarlos para que sean más favorables a los estadounidenses

Durante su campaña, Trump ha hecho una apuesta firme por la industria y las infraestructuras, pero siempre a nivel interno. Quiere una revolución energética que lleve al país a explotar sus reservas naturales y aprovechar su producción de gas natural. Su objetivo principal, como ha dicho en varias ocasiones, era hacer a EE.UU. independiente en este aspecto.

En cuanto al comercio mundial, el programa del republicano pasa por salir de todos los acuerdos comerciales vigentes o renegociarlos para que sean más beneficiosos para los estadounidenses, sobre todo en materia de empleo. Además, como su contrincante demócrata, se ha propuesto firmemente combatir el poder de China.

Las consecuencias de su política

¿Cuáles serán las consecuencias de estas políticas? Desde Self Bank, aseguran que los inversores empezarán a mirar con recelo la deuda pública americana desde el hoy mismo. Además, es posible que el dólar registre una fuerte caída y que se produzca un gran desplome en las bolsas de la mayor parte del mundo, según informa Europa Press.

Además, la política comercial Trump puede generar grandes tensiones e  implicaciones en el comercio países de Latinoamérica y con China, lo que podría tener un impacto directo en algunas empresas con intereses comerciales en estos países. Si esto ocurre, también podrían verse afectas algunas empresas españolas presentes en estos países.

Su hubiera ganado Hillary habría hecho una apuesta fuerte por las energías renovables y las infraestructuras

¿Qué habría pasado en la economía del país su hubiera ganado Hillary Clinton? En realidad los dos candidatos han compartido algunas ideas durante la campaña. La demócrata había prometido incentivar a las compañías estadounidenses que se habían instalado en el exterior para que volvieran a EE.UU, hacer una auténtica apuesta por la energía renovable e invertir 10.000 millones de dólares en la industria manufacturera para potenciar el sector.

Además, se había comprometido a realizar la mayor inversión en infraestructuras que se ha hecho en el país en décadas. En concreto, 275.000 millones de  destinados a reparar carreteras, modernizar aeropuertos y ampliar la oferta de transporte público del país.

En materia fiscal, el programa de la que se ha quedado a las puertas de ser la primera mujer que preside la mayor potencia económica mundial contemplaba una subida fiscal para los más ricos del país y bajadas para las pequeñas empresas y las familias de clase trabajadora. Asimismo, quería imponer una tasa de riesgo a las grandes instituciones financieras o sobre las operaciones de bolsa de alta frecuencia.

Clinton quería subir el salario mínimo a 15 dólares la hora y extender la Seguridad Social

Por otro lado, había prometido elevar el salario mínimo federal hasta situarlo en 15 dólares la hora y extender la Seguridad Social para que llegue a la gran mayoría de los estadounidenses. También pretendía combatir la pobreza destinando un 10% de los recursos populares a las comunidades en las que el 20% de la población viva bajo el umbral de pobreza desde hace 30 años.

Y en cuanto al ámbito comercial y las relaciones con otros países, Clinton también quería hacer frente a China, como Trump, y criticaba algunos tratados vigentes, como  el Tratado de Libre Comercio Transpacífico (TTP), una propuesta del que fuera su contrincante en las primarias del partido demócrata, Bernie Sanders.

Las consecuencias de sus políticas

¿Qué habría pasado en la economía su hubiera ganado Clinton? Algunos analistas consideran que la fuerte apuesta de la nueva presidenta por las energías limpias podría haber perjudicado a las petroleras del país, incluidas las del ‘fracking’. Y aseguraban de que la subida del salario mínimo podría haber dañado a las cadenas de comida rápida o distribuidores tipo Wal-Mart, que trabajan con márgenes estrechos.

Sin embargo, la mayoría de las empresas de consumo agradecerían la defensa de la demócrata de la inmigración, un colectivo del que depende mucho el consumo del país y que representa cerca del 70% del PIB nacional. En general, la candidatura de Clinton generaba menos incertidumbre que la de Trump, pero los estadounidenses han elegido.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba