Déficit

La prórroga presupuestaria, la gran baza para pagar las pensiones y cumplir el déficit

La prórroga asegura un férreo control del gasto hasta el mes de junio y podría evitar la ejecución de algunas partidas presupuestadas para 2018

Cristóbal Montoro.
Cristóbal Montoro. EFE

Son muchos los expertos que avisan de lo difícil que va a resultar cumplir el objetivo de déficit este año. En 2017, el desfase fue del 3,1% del PIB y el Ejecutivo se ha comprometido a reducirlo al 2,2%, lo que supone nada más y nada menos que nueve décimas. La situación se complica un poco más si tenemos en cuenta que el Gobierno ha planteado el Presupuestomás expansivo de los últimos años y que para asegurar su aprobación ha hecho importantes concesiones al PNV.

Pero se guarda un par de ases en la manga, al menos así lo consideran algunos expertos: el cuadro macro que acompaña las cuentas es muy prudente y si el PIB finalmente crece por encima de lo planteado los ingresos pueden dar más margen del presupuestado. Y, lo que es más importante, la prórroga presupuestaria asegura un control mayor del gasto y podría incluso evitar que se ejecute parte del gasto presupuestado para 2018.

La explicación es sencilla. La prórroga estará vigente hasta que se apruebe definitivamente el nuevo Presupuesto, algo que no ocurrirá hasta el mes de junio. Y, cuando hay una prórroga, el control del gasto es mucho más estricto. De hecho, en enero, el Ministerio de Hacienda estableció un límite del 50% en el importe que podían gastar los ministerios y los organismos autónomos hasta que hubiera nuevas cuentas. 

Algunas partidas de gasto presupuestadas para 2018 podrían incluso no llegar a ejecutarse

Así que, previsiblemente, las nuevas partidas de gasto no se aplicarán hasta de julio y estarán vigentes hasta noviembre, que es cuando normalmente se hace el cierre presupuestario. Esta circunstancia puede hacer que parte del gasto presupuestado para 2018 no llegue siquiera a ejecutarse. Al menos eso piensan algunos expertos. Por ejemplo, desde KPMG creen que esta prórroga puede ayudar a cumplir el objetivo, aunque hay muchos más factores que influirán en el resultado final.

Parece que el Gobierno podría estar pensando en estos ahorros para financiar la subida de pensiones que le arrancó el PNV a cambio del apoyo a las cuentas. La formación vasca consiguió que el Gobierno se comprometiera a subir todas las pensiones en línea con el IPC en 2018 y en 2019, a mejorar más rápido la base reguladora de las pensiones de viudedad y a posponer la entrada en vigor del factor de sostenbilidad.

Subir todas las pensiones un 1,6% en 2018 costará 1.500 millones más de que va en Presupuestos. El Gobierno ha dicho que utilizará el nuevo impuesto a determinados servicios digitales para pagarlo, pero aportará solo 600 millones este año. Así que aún faltan 900 para pagar el apoyo del PNV. Y puede que el Gobierno espere obtenerlos de la prórroga presupuestaria y de una recaudación más favorable a lo presupuestado.

Déficit del 2,2%

Quizá por eso el Gobierno insiste en que se cumplirá de nuevo el objetivo de déficit. Eso sí, prácticamente nadie confía en la división por subsectores de la cifra total. El Estado y la Seguridad Social volverán a ser los grandes incumplidores, como en los últimos años, y las entidades locales y las comunidades autónomas compensarán sus desvíos.

Como sucede desde hace años, algunos organismos reclaman al Ejecutivo que fije objetivos más realistas, como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que lleva tiempo pidiendo más transparencia y rigurosidad en este sentido. A su parecer, no genera credibilidad fijar objetivos que, desde el principio, se sabe que no se van a cumplir.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba