Economía

Recuperar la producción de automóviles en España y mantener el empleo, una obligación en este 2021

El sector de la automoción supone para nuestro país no sólo el 10% del PIB, sino que genera cerca del 9% del empleo entre la población activa

Recuperar la producción en España y mantener el empleo, una obligación en este 2021
Recuperar la producción en España y mantener el empleo, una obligación en este 2021

Es uno de los pilares de la economía española. El sector de la automoción supone para nuestro país no sólo el 10% del PIB, sino que genera cerca del 9% del empleo entre la población activa, cifras que suponen en la práctica miles de millones en juego y cientos de miles de puestos de trabajo. Ya en los comienzos del pasado 2020 se vivieron momentos de incertidumbre tras un 2019 que vio como por primera vez en los últimos siete años las matriculaciones cayeron, levemente, pero cayeron fruto de un mercado, el de particulares, que dejó datos algo preocupantes asociados a la mucha incertidumbre del Gobierno en lo que a la política hacia el automóvil se refería.

Dudas que en el inicio de 2020 parecía que poco a poco se difuminaban con un horizonte que preveía una cierta estabilidad en el sector con un mercado que se debería haber movido en el entorno de 1,2 millones de unidades y de una industria que buscaba al fin lograr el ansiado objetivo de alcanzar los tres millones de turismos producidos en las plantas españolas.

Sin embargo, y tras un inicio esperanzador de 2020, la pandemia del coronavirus se llevó todo por delante, arrasando con cualquier esperanza de mejorar o mantener al menos las cifras del anterior ejercicio. La caída de la producción tras el parón obligado de las fábricas y el descenso de las ventas ha llevado al sector a replantearse nuevos retos de cara a este 2021, menos ambiciosos sin duda, pero que permitan consolidar sobre todo la empleabilidad de un sector fundamental en la economía española.

Uno de los objetivos prioritarios será recuperar el ritmo de fabricación de las 17 plantas de automóviles en suelo español. El ambicioso plan de alcanzar los tres millones de unidades producidas deberá esperar a buen seguro otro año más, una cifra que se rozó en 2019 y que en el pasado 2020 se quedó por efectos de la pandemia en algo menos de 2,3 millones, una caída de casi el 20%. Por ello, este año será misión casi imposible llegar a esos tres millones tan deseados, pero las estimaciones oficiales más optimistas sí contemplan como principal reto recuperar al menos los volúmenes de producción de 2019, lo que supondría crecer casi un 25% y llegar a superar los 2,8 millones de turismos producidos.

Más competitividad 

Un reto en el que tendrán mucho que aportar fábricas al alza como la de PSA en Vigo, la única en nuestro país que ha logrado superar el 2020 con un incremento de su producción gracias a las nuevas adjudicaciones y la confianza del grupo francés en la competitividad de una de sus plantas más rentables. Para 2021, marcará el camino a seguir para el resto de plantas españolas que, como las de PSA Figueruelas, las de Renault en Palencia y Valladolid o la de Seat en Martorell, deberán apuntalar un crecimiento que permita al menos alcanzar los 2,8 millones de turismos… y soñar con los tres millones en 2022.

Para la principal patronal del sector, Anfac, las fábricas españolas tienen que ser todavía más competitivas, y España en sí un polo de atracción para los fabricantes, a través sobre todo de una mayor colaboración público-privada y de un importante estímulo a las inversiones, para lo que es necesario establecer un marco atractivo e innovador que permita a la industria española ser reconocida internacionalmente.

Importante en este 2021 será llevar a buen puerto el plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción, dotado con 3.750 millones de euros, de los cuales se movilizarán 2.215 a partir de este 2021. Y es que el sector denuncia que hasta la fecha no se ha implementado de manera eficiente y pide que para este 2021 todas las administraciones y formaciones políticas se adhieran a lo que debe ser considerado como un proyecto de país.

Y si la producción de las fábricas españolas deberá remontar el vuelo, en la misma línea deberán hacerlo las ventas, muy mermadas este 2020 y que para este nuevo ejercicio recién estrenado se marca un objetivo claro de llegar a superar incluso el millón de turismos matriculados en España. Así lo estiman muchas de las principales marcas que operan en España y así lo recoge la agencia de calificación Moody’s en un informe que prevé que las matriculaciones en el mercado español crecerán en 2021 un 16,2% para alcanzar el millón de coches vendidos. Para la agencia de calificación, la demanda aumentará en 2021 gracias a las medidas de estímulo anunciadas tanto por la Unión Europea, como por los distintos países, con especial incidencia en los modelos electrificados.

La pérdida de ventas ha afectado a los miles de concesionarios de nuestra geografía, con rentabilidades en muchos de ellos negativa. Unas pérdidas que de cara a este año deberán volver a números negros e una actividad que supone por sí misma el 3% del PIB, con una facturación anual superior a los 40.000 millones de euros y más de 600.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos distribuidos por toda España. La patronal pide al Gobierno un apoyo decidido a la automoción española mediante medidas que mantengan el impulso, tanto de la parte industrial como de la distribución y reparación, en un momento clave, en el que se está dirimiendo su futuro desarrollo.

Particularmente importante será lograr una nueva fiscalidad para el automóvil, algo que demandan todas las marcas para evitar la inevitable subida de precios de los coches al no haber atendido el Gobierno, de momento, la petición de subir los tramos de emisiones como ya han hecho en otros mercados, como el francés, para no repercutir al usuario el incremento de impuestos asociados a las emisiones de CO2.

Unas emisiones de CO2 de especial relevancia este año para todos los fabricantes, toda vez que las emisiones de los coches vendidos por cada uno de ellos deberán estar por debajo de los 95 g/km de CO2 de media. De no cumplir, las marcas se enfrentarán a multas millonarias, ya que deberán pagar 95 euros por cada gramo superado, multiplicado por el total de coches que hayan matriculado.

Por ello, el coche eléctrico cobrará este año especial protagonismo, y sus ventas se esperan dupliquen en España las del 2020 con el objetivo de llegar a las 70.000 unidades previo paso de una exigencia de este tipo de tecnología al alza que prevé nada menos que 250.000 unidades en 2023. Será, por tanto, un año muy importante para evaluar el proceso de implantación de la movilidad eléctrica, pero no sólo desde el punto de vista del coche eléctrico en sí, sino también del esfuerzo de Gobierno y administraciones para impulsar las infraestructuras necesarias para ello.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba