Medios

Prisa alcanza un preacuerdo con sus acreedores para refinanciar su deuda financiera

El grupo abonará 400 millones de euros por adelantado, procedentes de la venta del negocio de Santillana en España. Con el resto, ha obtenido un aplazamiento de pago hasta 2025

El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón
El presidente del Grupo Prisa, Javier Monzón EFE

El Grupo Prisa ha anunciado este lunes un pre-acuerdo con sus acreedores para refinanciar su deuda financiera, que actualmente asciende a 1.148 millones de euros. Entre otras cosas, la compañía se compromete a abonar 400 millones de euros procedentes de la venta a la finlandesa Sanoma Corporation del negocio en España de Santillana, operación valorada en 465 millones.

El pacto ha sido negociado con una parte de los acreedores que posee casi el 80% de la deuda y entrará en vigor en los próximos meses. A partir de ahora, Prisa deberá negociar con el 20% restante para poder aplicarlo "en términos que resulten vinculantes para la totalidad de las entidades acreedoras".

Es decir, la operación todavía no se ha cerrado de forma definitiva, tal y como ha trasladado el grupo este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El pre-acuerdo incluye tres puntos básicos: por un lado, el pago de 400 millones de euros procedente de la venta de la filial española de Santillana, que reducirá la deuda neta más del 30%. Y por otro, el alargamiento del calendario de pagos hasta 2025; y, por otro, "la adaptación de las condiciones económicas de la deuda a la nueva capacidad de generación de caja del grupo". Los términos de la financiación indican que el contrato tiene un coste inicial del 5,5% y un coste total medio del 7%.

La ejecución de la reestructuración está condicionada a que la operación de Santillana llegue a buen puerto, lo que implicará, entre otras cosas, que reciba el visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Nueva refinanciación

Durante los últimos años, han sido varias veces las que Prisa ha tenido que apelar al 'favor' de sus acreedores para poder pagar su deuda. La última fue en 2018, cuando alcanzó un pacto para refinanciar sus adeudos que suavizaba sus condiciones de pago.

Ese pacto fijaba el pasado abril como la fecha establecida para amortizar 275 millones de euros (Milestone 2020). Sin embargo, el grupo no pudo cumplir esa condición, lo que provocó un encarecimiento de sus deuda.

Con este movimiento, el grupo tratará de obtener oxígeno en el que quizá sea el momento más complicado de su historia, con una deuda de 1.148 millones de euros, con unos ingresos que han caído significativamente desde el inicio de la pandemia y con un precio en bolsa que se ha derrumbado el 60% desde marzo.

A partir de ahora, sus directivos deberán conseguir la adhesión al pre-acuerdo del 20% de los acreedores que no se han sumado. "En el supuesto de que no se alcance una adhesión del 100% de tales acreedores a la operación, la sociedad lanzará un procedimiento legal o judicial que permita tal eficacia general", ha comunicado a la CNMV. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba