PIB

El INE confirma el desplome histórico del PIB: cayó un 5,2% hasta marzo

El consumo de los hogares se hunde un 6,6% en el trimestre, el gasto público sube a su mayor ritmo en 12 años y la inversión se desploma

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, en el Congreso de los Diputados.
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, en el Congreso de los Diputados. EFE

El Instituto Nacional de Estadística ha confirmado este martes que la economía española experimentó en el primer trimestre del año el mayor desplome de trimestral de su historia: una caída del 5,2% en el Producto Interior Bruto (PIB), superando el récord anterior que se había registrado en el primer trimestre de 2009, del -2,6% del PIB.

Este descenso tan acusado se debe únicamente al parón de actividad que se produjo en las últimas dos semanas de ese periodo, entre el 14 de marzo -en que se declaró el estado de alarma- y el 31 de marzo, y será muy inferior al desplome previsto para el segundo trimestre, de alrededor del 20%. 

Con el fuerte retroceso del PIB del primer trimestre y el previsto para el segundo, España se asoma a la recesión, ya que hacen falta dos trimestres consecutivos de retrocesos de PIB para que un país entre en recesión técnica. 

En los tres trimestres precedentes (segundo, tercero y cuarto trimestre de 2019), la economía española venía creciendo a tasas del 0,4%.

Pese a que el INE ha confirmado la caída del primer trimestre, ha ajustado las variables que provocaron ese descenso. El consumo de los hogares cayó algo menos de lo previsto (-6,6%), la inversión empresarial -medida con la Formación Bruta de Capital- disminuyó un 5,1%, un punto y medio más de lo estimado inicialmente; y la inversión en vivienda se redujo un 5,9%.

De hecho, la demanda nacional restó al PIB 3,7 puntos de los 5,2 de caída, mientras que la demanda externa restó cuatro décimas, debido al desplome de las exportaciones (-8,2%), compensado a su vez por una caída de las importaciones (-6,6%).

Por sectores, la mayor caída se produce en el sector de la construcción, que pierde un 7,3% en el primer trimestre frente al anterior aunque menos de lo inicialmente previsto; seguido del sector manufacturero, que se desploma un 7,2%, y del sector servicios, que se hunde un 3,1%.

El sector primario -agricultura, ganadería, silvicultura y pesca- crecen un 0,3% frente al trimestre anterior.

El empleo cae un 5% trimestral

Para medir el empleo resulta útil mirar la evolución del número de horas efectivamente trabajadas, ya que aquí se puede ver cuántas personas están afectadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y aunque no se consideran parados no están trabajando. 

Este indicador bajó un 5% frente al trimestre anterior, mientras que en términos interanuales el número de horas efectivamente trabajadas disminuye 5,6 puntos, hasta el −4,2%.

Por sectores, el número de horas trabajadas en la industria cayó un 2,8% en comparación con el mismo trimestre del año anterior; en el caso de la Construcción, la variación interanual es del −9,8%, con un descenso de 8,1 puntos respecto al trimestre anterior.

Las horas trabajadas en el sector Servicios disminuyen bajan un −3,5%, mientras que las ramas primarias presentan una variación del −9,9%, con un descenso de 5,7 puntos respecto al trimestre anterior.

Tasa interanual

En tasa interanual, el PIB del primer trimestre se contrajo un 4,1%, frente al repunte del 1,8% del trimestre anterior. Se trata del mayor retroceso desde el segundo trimestre de 2009, cuando la economía española se contrajo un 4,4% interanual. No se registraban datos negativos de PIB desde finales de 2013.

La demanda nacional restó 3,7 puntos a la variación interanual del PIB en el primer trimestre, cinco puntos inferior a la del cuarto trimestre. Por su parte, la demanda externa restó 0,4 puntos, nueve décimas menos que en el trimestre pasado.

Los datos trimestrales muestran un hundimiento del consumo de los hogares del 6,6%, frente al crecimiento del 0,1% del trimestre anterior. Por el contrario, el gasto público pisó el acelerador entre enero y marzo y creció un 1,8%, su mayor alza en doce años, concretamente desde el primer trimestre de 2008. Por su parte, el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro y al servicio de los hogares avanzó un 0,8%, cinco décimas más que en el trimestre precedente.

La inversión, por su lado, registró en el primer trimestre su mayor caída en once años (desde el segundo trimestre de 2009), al retroceder entre enero y marzo un 5,7%.

Aportaciones al crecimiento interanual del PIB
Aportaciones al crecimiento interanual del PIB

El INE señala que la situación provocada por el coronavirus hace que ciertas variables, como las horas efectivamente trabajadas, sean más relevantes en los momentos actuales a la hora de medir la evolución del empleo. "Se considera que esta variable, frente a los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, es la que refleja de manera más clara los efectos inducidos en el empleo por el brote de Covid-19 y las sucesivas medidas adoptadas", apunta.

El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, cayó en el primer trimestre un 5% respecto al trimestre anterior. Esta tasa es de menor magnitud que la de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (del -1,9%, lo que supone 2,8 puntos menos que en el cuarto trimestre) debido a la reducción que se observa en las jornadas medias a tiempo completo (-3,1%).

En términos interanuales, las horas trabajadas decrecen un 4,2%, tasa 5,6 puntos inferior a la del cuarto trimestre de 2019. Por su parte, los puestos equivalentes a tiempo completo retroceden un 0,6%, 2,6 puntos menos que en el cuarto trimestre, lo que supone que en un año se han destruido 102.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba