Pensiones

Un millón de pensionistas tendrán entre 300 y 1.300 euros más por la exención del IRPF

Un jubilado que cobre una pensión de 1.000 euros se ahorrará casi 600 euros al año en el pago de este impuesto y contará con 40 euros más cada mes

Pensionistas manifestándose por las pensiones
Pensionistas manifestándose por las pensiones EFE

El Gobierno está trabajando para calmar a los pensionistas, que han tomado las calles españolas otra vez este fin de semana para reclamar pensiones dignas. El vicesecretario de política social y sectorial del PP, Javier Maroto, adelantó este martes una de las iniciativas: eximirán del pago del IRPF a los jubilados que cobren hasta 17.000 euros. La medida beneficiaría a 1,1 millones de pensionistas que dejarían de pagar al fisco entre 300 y 1.300 euros cada año y dispondrían de más dinero para su día a día.

El mínimo exento del IRPF está en estos momentos en 12.000 euros. Así que todos los pensionistas que están debajo de ese umbral, los que cobran hasta 860 euros al mes de pensión, no pagan IRPF. El PP pactó con Ciudadanos en el acuerdo de investidura elevar este mínimo exento a 14.000 euros, pero ahora quiere ir incluso un poco más allá en el caso de los pensionistas y elevarlo a 17.000 euros.

Según las cifras del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, actualmente hay más de un 1,1 millones de pensionistas que cobran entre 12.000 y 17.000 euros al año y que, si la medida sale adelante, dejarían de pagar este impuesto. Se ahorrarían entre 300 y 1.300 euros al año. O lo que es lo mismo, tendrían entre 21 y 93 euros más al mes para gastar en lo que quieran.

Número de pensiones por cuantía
Número de pensiones por cuantía Tere García

Los pensionistas que hoy tienen prestaciones de 900 euros no pagan IRPF, así que el ahorro empezaría a partir de ese umbral. Por ejemplo, un jubilado con una prestación de 1.000 euros mensuales se ahorraría 571 euros al año en IRPF con esta medida. O dicho de otro modo, su pensión mensual pasaría de 1.000 euros a 1.040 euros.

El ahorro va aumentando según aumenta la pensión. Un jubilado con una prestación de 1.100 euros dejaría de pagar a Hacienda casi 1.000 euros en concepto de IRPF y disfrutaría, por tanto de una pensión de 1170 euros al mes. Y las pensionistas que hoy cobran unos 1.200 euros se ahorrarían casi 1.300 euros en impuestos y cobrarían 92 euros más cada mes.

La medida restaría, como mucho, 1.000 millones a la recaudación del IRPF, que ronda los 76.000 millones

Eso sí, todas estas medidas tendrán un efecto negativo en las arcas del Estado. Hoy en día a recaudación del IRPF ronda los 76.000 millones de euros, según los datos de previsión de cierre de 2017. Habría que hacer un análisis más preciso porque el Ministerio de Empleo desglosa el número de pensiones en franjas de cuantías, como se puede ver en la tabla, pero como mucho la medida podría restar 1.000 millones a la recaudación del tributo.

En cualquier caso, parece que no será la única medida que aprobará el Gobierno para contentar a los jubilados. También baraja la posibilidad de reducir el IRPF a las personas de más edad para compensar el aumento de gasto en sanidad o dependencia. Y también va a subir las pensiones mínimas, como dijo el propio presidente, Mariano Rajoy, en el Congreso la semana pasada. No concretó la medida, pero abrió la puerta a la posibilidad de subir estas pensiones en línea con el IPC.

La opción más probable pasa por elevar las pensiones que hoy reciben complementos a mínimos financiados por el Estado. ¿Qué significa esto? Que son tan bajas que tienen que recibir un complemento para llegar al mínimo que marca la ley. Hoy en día, según datos de la Seguridad Social de febrero, el 25,1% de las pensiones del sistema reciben este tipo de complementos. La medida podría costar alrededor de 500 millones.

La verdadera reforma no se hará

Es probable que todas estas medidas vean la luz con o sin Presupuestos. A pesar de lo alejadas que están las posturas en el Pacto de Toledo, los principales partidos no se opondrían a un decreto que mejorara la vida de los pensionistas. Lo que sí parece que se va a posponer de nuevo es la verdadera reforma que necesita el sistema de pensiones.

Más allá de los parches que se pretenden aprobar para salvar el voto pensionista, queda pendiente una verdadera reforma que garantice la viabilidad del sistema y evite que todo el ajuste recaiga en la tasa de sustitución. Hay muchas propuestas sobre la mesa, pero falta voluntad política para afrontar un cambio tan importante como el que se requiere.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba