Economía

La Seguridad Social no está quebrada: tendría superávit si sólo pagase las pensiones contributivas

Las cifras de lo que va de 2019 demuestran que el déficit de la Seguridad Social se debe al pago de otras prestaciones y pensiones no contributivas. ¿No sería más razonable pagar estas últimas con cargo a los Presupuestos Generales del Estado?

Pensionistas durante una manifestación en Bilbao.
Pensionistas durante una manifestación en Bilbao. EFE

Aunque en plena campaña electoral va a celebrarse en Madrid otra nueva manifestación a favor del sistema público de pensiones, el próximo 16 de octubre, los partidos políticos, enfrascados en su particular guerra por el poder, siguen sin aportar soluciones de futuro a las prestaciones de casi nueve millones de votantes directos más otros cuatro millones más que dependen también de la prestación principal. Lo que es evidente es que los partidos no concurrirán a las nuevas elecciones generales de noviembre sin al menos garantizar la revalorización de las pensiones con el IPC.

La novedad es que es que la recaudación por cotizaciones hasta julio supera con creces el gasto en pensiones contributivas, es decir, aquellas que causan derecho y que se corresponden con el pago de las cuotas correspondientes durante la vida laboral. La Seguridad Social consiguió recaudar en los siete primeros meses del año (últimos datos disponibles) 71.745 millones de euros por las cuotas de los trabajadores y de las empresas.  Supone un incremento del 7,87% respecto al año anterior, a la espera de la repercusión de la desaceleración económica en el empleo que ya se observa, y se debe al alza del Salario Mínimo Interprofesional para el régimen general y al leve repunte de los salarios, en particular el de los empleados públicos.

Mientras, gastó 72.866 millones en abonar el conjunto las pensiones (un 6% más), tanto contributivas como no contributivas, incluida la paga extra. A esta cifra de gasto hay que sumar también otros 6.819 millones (un 31% más) por el abono de una serie de subsidios, entre ellos la incapacidad temporal o las prestaciones por maternidad. Es decir, los ingresos van como un tiro, y también los gastos en las prestaciones, aunque en menor medida. Todo esto llevará a que, una vez computado el resto de gastos inherentes a la gestión del sistema público, las cuentas oficiales, tal como están estructuradas en la actualidad, arrojen a fin de año un nuevo déficit superior a los 16.000 millones (1,3% del PIB). Pero, si la Seguridad Social sólo tuviera que pagar las pensiones contributivas, es decir, las que se reciben por haber cotizado, las cuentas registrarían un superávit que a fin de año superaría los 16.000 millones.

El problema es que los partidos políticos han asignado al sistema el pago de pensiones no contributivas, como las de viudedad (19.401 millones en 2019), orfandad (1.571 millones) y a favor familiar (291 millones)

Es el precio que supone para el sistema público que todos los gobiernos hayan utilizado la caja de las pensiones, financiada sólo por los cotizantes (sin aportaciones del Estado), para pagar otros pagos que, al tratarse de decisiones políticas, deberían abonarse con cargo a la recaudación que obtiene el Estado. En particular, con la caja de los impuestos satisfechos por el conjunto de los contribuyentes. El problema es que los partidos políticos han asignado al sistema el pago de pensiones no contributivas, como las de viudedad (19.401 millones en 2019), orfandad (1.571 millones) y a favor familiar (291 millones) o subsidios como la prestación por maternidad o paternidad (2.558 millones).

A lo que se añade otras partidas interesantes, por ejemplo, que los funcionarios adscritos cobran de la caja de las pensiones y no del Estado (2.400 millones anuales) o que el Gobierno no reintegre a la Seguridad Social los 3.700 millones anuales que deja de percibir la caja por las subvenciones a la contratación que han decidido los grupos políticos para reducir artificialmente la estadística del paro.

Peso muerto

Muchas de estas ayudas han sido calificadas de “peso muerto”, es decir, se trata de subvenciones que el empresario realizaría sin tener bonificación alguna. Pero, ninguna de las distintas reformas del sistema público realizadas hasta ahora se ha ocupado de cambiar de caja a estas asignaciones no contributivas reduciendo o suprimiendo incluso paulatinamente su gasto mientras que el Estado debería meter en cintura sus cuentas para afrontar estas partidas. Tan sólo se han ocupado de reducir el gasto en pensiones dificultando el acceso o minorando la prestación. Falta una reforma que dirima que el sistema público de pensiones sólo tenga que pagar las prestaciones de jubilación, incapacidad o de enfermedad de quienes han cotizado por ello, y que el Estado, con el dinero de todos los españoles, asuma las prestaciones no contributivas.

Falta una reforma que dirima que el sistema público de pensiones sólo tenga que pagar las prestaciones de jubilación, incapacidad o de enfermedad de quienes han cotizado por ello

Por tanto, la caja de las pensiones se ha utilizado para atender pagos que no le corresponde. De esta forma, el Estado no ha puesto ni pone un solo euro para pagar las pensiones contributivas ni las no contributivas, que se han adjudicado al sistema, tal como hacen la mayoría de los países de nuestro entorno.

Partidas ajenas a la Seguridad Social

Al contrario, la Seguridad Social lleva más de 40 años abonando partidas que no le corresponden y que dilapidan su principal fuente de ingresos: las cotizaciones. Incluso, los gobiernos han añadido al sistema cohortes de regímenes deficitarios y mutualismos privados de grandes empresas. Es decir, los partidos políticos, en busca de réditos electorales, han montado con la caja de los cotizantes un sistema de protección social (gasto social) para el conjunto de ciudadanos sin la contribución económica del Estado, ni siquiera para abonar las prestaciones no contributivas y subsidios que le ha endosado.

De esta forma, la crisis económica y del empleo ha aumentado el déficit ‘trasvasado’ del sistema público de pensiones actual mientras que ha enmascarado el déficit real del Estado en términos presupuestarios.

Incluso, José Luis RodríguezZapatero estuvo a punto de que la Seguridad Social se hiciera cargo de la aplicación de la Ley de Dependencia. Años atrás, la caja de las pensiones se encargó también del coste durante varios años de la universalización de la sanidad o del complemento a mínimos de las pensionistas que no había cotizado lo suficiente para tener derecho a una prestación básica.

Fondo de reserva

Según un estudio realizado por CCOO, si el Estado no hubiera utilizado la caja de los cotizantes a lo largo de su Historia, ahora mismo habría un Fondo de Reserva superior al medio billón de euros y no habría que preocuparse de los efectos demográficos ni del denominado ‘baby boom’ (generaciones plagadas de familias numerosas de finales de los años 60 que llegarán a partir de 2020 a la prestación).

Que el Estado asuma con la caja de impuestos de todos los españoles los gastos no contributivos de protección social, que ahora paga la Seguridad Social, ha sido planteado directamente por los sindicatos y algunos grupos políticos en la Comisión de Pacto de Toledo para incluir en la reforma siempre pendiente. Incluso, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) y el Banco de España han recomendado al Gobierno que actúe en esta línea o que incremente los ingresos del sistema público.

Los gobiernos de turno se resisten porque los impuestos no dan mucho más de sí y se verían obligados a realizar un drástico ajuste del gasto en el conjunto de las administraciones públicas para obtener recursos. Esta solución no figuraba en ninguna propuesta de los programas de los partidos políticos en las últimas elecciones ni tampoco aparecerán en las que tendrán lugar en noviembre. Ni siquiera constaba entre las 370 propuestas de Sánchez a Iglesias para su apoyo en la fallida investidura.

La caja de las pensiones se ha utilizado para atender pagos que no le corresponde. El Estado no ha puesto ni pone un solo euro para pagar las pensiones contributivas

Por tanto, las pensiones contributivas actuales no tienen problema alguno para financiarse con las cotizaciones recaudadas. Registran un potente superávit. No ha habido problemas ni en los peores años de la crisis económica Incluso podría haber margen para reducir las cuotas a los empresarios.

Ingresos por cotizaciones

Por primera vez desde 2008, si no se deteriora gravemente el mercado laboral en los próximos meses, el Gobierno de turno va a cumplir el objetivo de ingresos por cotizaciones. Incluso lo va a superar. Esos 71.745 millones de ingresos (derechos reconocidos) hasta julio equivalen a una media mensual de 10.249 millones. Por tanto, si la situación no empeora mucho, la caja de ingresos por cotizaciones a finales de año podría sumar casi 123.000 millones, 8.000 millones más (7%) sobre la cifra prevista en los presupuestos (115.000 millones).

Esos 123.000 millones son de largo suficientes para abonar las verdaderas prestaciones contributivas: pensiones de jubilación (86.146 millones); pensiones de invalidez de los trabajadores (12.382 millones), así como los subsidios por incapacidad temporal de los cotizantes (7.979 millones). En total, estas prestaciones previstas suman 106.507 millones. Es decir, las cuentas del sistema público tendrían un superávit en 2019 de unos 16.500 millones, más del doble que el registrado en 2017 (7.718 millones) si se detraen las pensiones no contributivas colgadas al sistema.

Esa cifra sería superior si el Estado abonara también, como le corresponde, los sueldos de los funcionarios adscritos a la Seguridad Social y, por ejemplo, las bonificaciones a la contratación. Las pensiones contributivas nunca han registrado déficit real alguno a tenor de las cotizaciones recaudadas. Ni siquiera en los peores años de la crisis. Por ejemplo, el peor ejercicio fue en 2016, con un superávit de sólo 5.068 millones, muy lejos del mejor año, 2008, con una diferencia favorable entre ingresos de los cotizantes y gasto en estas pensiones de 34.142 millones. En los siete primeros meses del año, es decir, hasta julio el superávit es de 7.000 millones como consecuencia de haber ingresado la Seguridad Social 71.745 millones por cotizaciones y haber gastado 64.774 millones en pensiones causadas por derecho por haber satisfecho las cuotas correspondientes para la jubilación, invalidez e incapacidad temporal.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba