Infraestructuras

La negativa de Fomento a extender las concesiones de autopistas divide al Gobierno

La posición del departamento que dirige Íñigo de la Serna es favorable a que las concesiones vencidas reviertan al Estado pero Fomento asume que no tiene la última palabra. El asunto divide al resto del Gobierno

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. EFE

El futuro de las concesiones de autopistas de peaje se vuelve cada vez más incierto conforme se acerca el fin de algunos contratos. Este martes, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, volvió a insistir en que no contempla una extensión de estas concesiones, que deberían revertir al Estado una vez vencidas. Sin embargo, dejó claro que la decisión final no está en su mano sino en la del consejo de ministros. Y ahí, las posturas están más encontradas.

“La decisión de cuál va a ser el futuro de las concesiones de autopistas de peaje trasciende al Ministerio de Fomento. La decisión es del Gobierno”, aseguró durante su intervención en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press. E incluso matizó que sus opiniones personales quedaron en un segundo plano cuando pasó a formar parte del Gobierno.

De la Serna siempre ha defendido que las concesiones que están próximas al vencimiento no deben ser prorrogadas ni renovadas. “Es más, incluso dudo que esta posibilidad tenga encaje legal en nuestro sistema”, apuntó en el citado acto. No obstante, el asunto es uno de tantos que mantiene enfrentado al departamento que dirige el ex alcalde de Santander con los ministerios del área económica, especialmente el de Hacienda.

De hecho, De la Serna habló de la necesidad de un consenso con formaciones políticas de la oposición sobre el futuro del modelo, puesto en duda por la crisis de las concesionarias de autopistas de peaje de última generación (entre las que se encuentran las radiales de Madrid), que están siendo en estos días rescatadas por el Estado para proceder a su relicitación.

“Decisiones de este tipo van más allá del periodo que dura una legislatura”, indicó De la Serna. Consciente de que la decisión final no está en sus manos, lanzó al menos un mensaje que apelaba a la responsabilidad: “lo único que tengo en la cabeza es que tenemos que acertar con la decisión que tomemos”. Y lamentó que “en estos momentos es prácticamente imposible tener un debate moderado en cualquier aspecto relacionado con la política”.

En Moncloa son conscientes de que el asunto de las concesiones próximas a su vencimiento es especialmente delicado. Y más cuando buena parte de las que están a punto de llegar a su fin pertenecen a Abertis, en pleno proceso de cambio de manos y, además, con un buen número de frentes abiertos contra el Estado.

Entre ellos destaca el caso de la AP-7, precisamente una concesión que el Estado prolongó en su día a Abertis como contraprestación por la realización de una serie de trabajos de mejora en la vía. La concesionaria reclama una indemnización superior a los 1.600 millones de euros por el desplome de los tráficos durante los años de la crisis, tal y como contemplaba el contrato de la concesión. El asunto está pendiente de una resolución del Supremo.

A comienzos de año, el Gobierno abrió un expediente sancionador a Abertis por las incidencias en la AP-6  el primer fin de semana de 2018, cuando cientos de conductores quedaron atrapados en la autopista por la nieve.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba