Economía

Cómo se fragua la movilización: “Vamos a poner de rodillas al Gobierno, hay que parar España”

Los taxistas quieren montar su 15M y han desbordado a las organizaciones tradicionales a través de los teléfonos móviles

Taxistas de toda España se manifiestan por las calles de Barcelona, con motivo de la huelga en defensa del reglamento del AMB que limita las licencias de VTC.
Taxistas de toda España se manifiestan por las calles de Barcelona, con motivo de la huelga en defensa del reglamento del AMB que limita las licencias de VTC. EFE/Quique García

“Compañeros, compañeras, los comités son los que han convocado los paros indefinidos. No hay asociaciones. Los comités de huelga son los que han convocado. Fedetaxi y Antaxi han venido a apoyar. Transmitirlo a los compañeros y compañeras. No hay asociaciones, no hay siglas. Somos los taxistas que en asamblea lo deciden todo. Vamos a poner de rodillas al Gobierno. Es nuestro momento, todo el país tiene que estar en huelga. Hay que parar España”.

Este es el mensaje de voz enviado a sus compañeros por uno de los taxistas que participa desde hace unos días en la huelga de taxis que ha comenzado en Barcelona y se ha ido extendiendo por toda España.

Los taxistas alegan que lo único que piden es que se cumpla la Ley que establece una licencia de VTC por cada 30 de taxi. Sin embargo, temen que los tribunales continúen dando la razón a los que solicitaron una licencia de VTC y que se rompa la proporción de 1/30 que marca la Ley.

Las dos asociaciones más importantes del sector, Fedetaxi y Antaxi, se sumaron este sábado al paro que fue iniciado por las asociaciones Elite y Caracol, dos nuevas agrupaciones de profesionales del volante. Sin embargo, estas asociaciones han perdido el control. Ahora mandan las asambleas.  Es una especie de 15M del taxi, afirmaba el sábado un profesional del sector. Este conductor se ha ido convenciendo de la necesidad de hacer la huelga indefinida conforme ha visto “que los compañeros están dispuestos a todo”.

“Elite y Caracol –señala otro- no son radicales, simplemente es que son más duros en sus reivindicaciones, son más ruidosos, pero no quieren la violencia. No podemos evitar que en una masa haya unos cuántos que se lancen a la violencia”.

Las asociaciones han perdido el control. Ahora mandan las asambleas

Uno de los líderes de Barcelona, Tito, lo ha dicho claramente en una de las asambleas celebradas para decidir el inicio y la duración de la huelga -de momento indefinida: “Las asociaciones no cuentan. Solo los taxistas de la calle”. Es de los muchos que defienden no volver al trabajo si no hay cambios en la actitud del Gobierno.

Fedetaxi, la organización profesional más potente, con las asambleas ya en marcha en toda España, hizo público un comunicado en el que señalaban que se unen al paro “ante la falta de una respuesta clara y suficiente por parte del Gobierno de Pedro Sánchez”.

“El nuevo ministro de Fomento –explicó el presidente Miguel Angel Leal- no está hablando al sector con claridad, lleva menos de tres meses en el cargo y ya se ha ganado con mucho esfuerzo su primera huegla de taxistas. Esperamos un gesto de su parte en las próximas horas o continuaremos en la senda para defender nuestro derecho”.

Las huelgas que se extienden por toda España han tenido en los móviles su arma definitiva. En Madrid las incipientes organizaciones Elite y Caracol lograron montar dos asambleas en la T4 y Bernabéu a golpe de clic en pocos minutos.

Movilizaciones vía Whatsapp

Las redes han calentado durante semanas las jornadas previas a la huelga. Mensajes como éste han llevado a cientos de conductores al paro: “Miércoles y jueves sobre todo recordar (sic) que cada día y desde hace meses perdemos un mínimo de 50 pavos por las cucas -(las cucas son los coches VTC conocidos como ‘cucarachas’ por los taxistas)-. Hacer cálculos (sic) quiero que salgamos todos de muy mala hostia”.

“Eso es a por ellos”, contestan en las redes sociales. “A fumigarlos”, dice otro. “Tenemos mucha fuerza sólo hacía falta creérselo”, añaden. Y la suma de unos y otros termina por unirles y llevar adelante las movilizaciones.

El exjuez Elpidio Silva, contratado por una de las plataformas para presentar una querella en la Audiencia Nacional, retuiteaba ayer un mensaje de Rafa Mayoral, diputado de Podemos, que también tuvo mucho éxito en las redes y grupos de Whatsapp:

Apoyos que alimentan las pretensiones de las taxistas de forma particular. “Lo que estamos viviendo no es atribuible a las asociaciones del sector. Es un movimiento espontáneo protagonizado por la conciencia individual de personas, taxistas que están siendo maltratados por un sistema corrupto”. “Tenemos la razón y lo podemos demostrar de muchas maneras”, contesta otro de los componentes de un chat.

Los grupos también han servido para organizar la protesta. Igual se llama a cubrir la calle Villarroel en Barcelona que a cerrar la estación de Atocha. Caracol y Elite han llamado a organizar retenes en Madrid  “para mantener los centros neurálgicos del transporte paralizados”.

Y por supuesto, para dar aliento a los compañeros: “Se nos ha parado un coche de los mossos al lado y nos ha dicho que aguantemos!!!”, reza el mensaje de uno de los grupos de Whastapp. “Venga, taxistas de España que se demuestre que no nos van a matar sin defendernos, insumisión y guerra en las calles", señala otro mensaje emitido horas antes de arrancar la huelga.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba