Mercados

Fitch: "No va a haber secesión de Cataluña, pero sí una mejora de financiación y más competencias"

La tensión ha rebajado el PIB de Cataluña desde el 0,9% en el tercer trimestre hasta el 0,7% en el cuarto, asegura la agencia.

El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent, se reúne con el líder de la CUP Carles Riera
El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent, se reúne con el líder de la CUP Carles Riera efe

Dentro del elogio general que Fitch realiza sobre la economía española, de la cual glosa su desapalancamiento público y privado, así como la ventaja que le generan las buenas condiciones financieras gracias a la política del BCE, la agencia norteamericana depara una parte importante al riesgo político por la situación en Cataluña. Fitch es clara: considera "improbable" la secesión de Cataluña, aunque sí ve imposible de evitar un escenario en el que se produzca "un acuerdo sobre la financiación regional y una mayor autonomía para Cataluña dentro de España", si bien reconoce que este será un proceso "largo y con potencial de tener altibajos de vez en cuando".

Fitch no niega la afectación que haya podido tener la tensión política en el último trimestre sobre la situación económica (una ralentización del PIB catalán del 0,9% en el tercer trimestre al 0,7% en el cuarto). Sin embargo, considera limitado el impacto y cree que el independentismo, "con ocho miembros detenidos o en el exilio", tiene difícil su cohesión de cara a la legislatura que comienza.

Sin embargo, reconoce que la situación no invita a pensar que vaya a haber en el corto plazo un acuerdo político entre Madrid y Barcelona. Pero cree que hay una "escasa mayoría del voto popular contra la independencia" y signos de fatiga pública con el enfrentamiento político que invitarían a pensar que las tensiones podrían ir a la baja y suavizar con ello las tensiones sobre el crédito.

De hecho, el 'driver' catalán es solo uno de los problemas políticos a los que se enfrenta el gobierno de Mariano Rajoy, pero no el único. Curiosamente uno de los principales es su propia estrategia de "obstaculizar políticas económicas", lo que provoca riesgos de que no se puedan aprobar los presupuestos.

Fitch pronostica un déficit del gobierno general de 2.4% del PIB este año y que habrá recortes de impuestos. Para 2019 esperan otra reducción que acabe con el desequilibrio presupuestario en el 2%.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba