Economía

El norte y las islas, los 'reinos' del taxi donde Uber y Cabify (aún) no son una amenaza

Las comunidades autónomas que menos autorizaciones de VTC tienen en relación al taxi son Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Galicia y País Vasco

Imagen de archivo de varios taxis.
Imagen de archivo de varios taxis. Tere García

Canarias, País Vasco, Aragón, Baleares, Galicia y Asturias son las comunidades autónomas con menos autorizaciones de vehículos de alquiler con conductor (VTC) activas en relación a las del sector del taxi. Según los últimos datos del registro general del Ministerio de Fomento, en Canarias sólo hay 214 licencias otorgadas a VTC, frente a las 2.860 del taxi. Es decir, que el sector tradicional controla más del 93% del total de autorizaciones a turismos en la comunidad insular. Un ejemplo de esto es que Tenerife y Las Palmas siguen sin contar con una sola licencia de este tipo de vehículos.

En el País Vasco ocurre lo mismo. Apenas hay 172 licencias de VTC, un 7,4% del total si se tienen en cuenta los 2.151 taxis registrados en esta autonomía. El pasado mes de diciembre el Gobierno de la región aprobó un decreto que obliga a contratar los vehículos de alquiler con conductor con una antelación mínima de 30 minutos. El País Vasco se sumaba así a otras comunidades que han aprobado ya medidas restrictivas para este tipo de vehículos, como Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Aragón es otro ejemplo. El pasado marzo aprobó un real decreto que obliga a contratarlas con 15 minutos de antelación. En esta región hay 179 licencias de VTC activas, frente a las 2.238 del taxi. Y es que en septiembre de 2018 el Gobierno de Pedro Sánchez firmó un real decreto ley por el que cedía la competencia en materia de licencias VTC a las comunidades autonomas, dándoles vía libre para aprobar su propia regulación y restringir su actividad.

Eduardo Martín, presidente de Unauto, patronal de las VTC, explica a Vozpópuli que estas normativas "no afectan al número de autorizaciones concedidas en cada momento, pero sí dificultan su explotación". "Los conductores tienen adscrito un coche a una autorización que no pueden explotar con normalidad. Los gobiernos regionales crean barreras artificiales de acceso, encarecen el producto y disminuyen la competencia", añade. 

En Baleares ocurre lo mismo. Un decreto ley de 2019 impide a las plataformas como Uber o Cabify cerrar sus reservas con un mínimo de media hora de antelación y prohíbe la captación de clientes en la calle. Según los últimos datos, en este archipiélago hay un total de 2.503 licencias de taxi concedidas y sólo 210 de VTC. Además, fuentes del sector detallan que gran parte de éstas están en manos de taxistas que las solicitaron antes del 'coto' legal del Gobierno de Mariano Rajoy en 2015. 

El Ejecutivo 'popular' aprobó a través de un real decreto ley el ratio de 30 taxis por cada VTC. Ante la avalancha de reclamaciones, el Tribunal Supremo se pronunció sobre este asunto en junio de 2018, y avaló la proporción 1/30. Sin embargo, el tribunal se refería a la concesión de nuevas licencias solicitadas tras la entrada en vigor del Real Decreto firmado por Rajoy, y no a las que se solicitaron anteriormente, entre 2009 y 2013.

"Entre 2009 y 2015 se pidieron menos licencias en esas comunidades que en otras donde se están concediendo ahora por vía judicial"

En este sentido, existe un incremento constante de licencias VTC que no es fruto de la concesión de nuevas autorizaciones administrativas, sino de la cascada de resoluciones judiciales que se están fallando como consecuencia del vacío legal que el sector registró entre 2009 y 2015. La mayoría de estas se dan en Madrid, que cerró el 2019 con un total de 8.312 licencias de VTC, un 26,7% más que el año anterior o, lo que es lo mismo, 1.753 coches más

De esta forma, por la capital ya circula un vehículo de este tipo por algo menos de cada dos taxis, frente al ratio de uno por treinta que fija la ley. Es la contrapartida de Galicia y Asturias, donde las VTC tienen menos del 10% de las licencias totales concedidas a turismos para el transporte de viajeros. "Sencillamente, durante el periodo de liberalización entre 2009 y 2015, se pidieron menos licencias en esas comunidades que en otras como Madrid, Cataluña o Comunidad Valenciana, donde se están concediendo ahora por vía judicial", explican fuentes del sector. 

La España vaciada, la gran olvidada

Ni Uber, ni Cabify, ni taxi. La Rioja, Navarra, Murcia y Cantabria, las comunidades con menos residentes, también son las que menos licencias tienen en general. Ninguna de ellas supera las 1.000 autorizaciones de taxi ni los 200 vehículos de alquiler con conductor. Esto se debe, según los expertos, a que son las regiones más despobladas de España y, por ende, con menos demanda de este tipo de transporte. 

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, La Rioja cuenta con 313.582 residentes, Navarra con 649.966, Cantabria con 581.648 y Murcia con 1,4 millones. Extremadura es otra de las grandes afectadas, con poco más de un millón de personas registradas, lo que también tiene un efecto directo en el transporte. En esta comunidad hay 1.113 turismos con autorización para operar, 894 taxis y 219 VTC. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba