IPC

El INE confirma que el turismo de Semana Santa impulsó el IPC hasta el 1,5% en abril

La inflación subió dos décimas en el mes de abril por el encarecimiento de los paquetes turísticos respecto al mismo mes de 2018, cuando la Semana Santa cayó en marzo

Playa de las Canteras (Gran Canaria)
Playa de las Canteras (Gran Canaria)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este martes que la inflación se aceleró dos décimas en abril hasta el 1,5%, debido a la subida de precio que experimentaron los paquetes turísticos con motivo de la mayor demanda provocada por el turismo de Semana Santa, ya que el año pasado el periodo de vacaciones cayó en marzo y este efecto se produjo ese mes.

Si se analiza la tasa de crecimiento mensual, frente a marzo, los precios subieron un 1%, lo que supone dos décimas más de incremento que en abril del año pasado (0,8%) y la misma subida que en ese mes de 2017.

Cada mes, el INE divulga un dato adelantado del Índice de Precios al Consumo (IPC) el último día del mes y quince días después, en torno al 14 o 15 del mes siguiente, confirma los datos de evolución de precios y detalla las subidas y bajadas por rúbricas.

Además de los paquetes turísticos, que subieron un 0,3% interanual mientras que el año pasado habían bajado, influyeron al alza en el IPC el precio de los hoteles, cafés y restaurantes, que se encarecieron un 2,3% (medio punto más que en marzo) por el alza de precio de los servicios de alojamiento, y el coste del transporte (3,2% de crecimiento, 2 décimas más que en marzo), sobre todo por la subida de precios del transporte aéreo. Ambas partidas están relacionadas con la demanda por las vacaciones de Semana Santa.

Si se analiza la inflación subyacente, que no tiene en cuenta los alimentos elaborados ni los productos energéticos (caracterizados por su mayor volatilidad en los precios), ésta aumentó dos décimas hasta situarse en el 0,9%.

Se moderan la telefonía y el pescado, las frutas se deprecian

Estos grupos impulsaron al alza al IPC pero se vieron contrarrestados en parte por los grupos que tuvieron incidencia negativa: las comunicaciones, cuyo precio subió en abril un 0,1% (más de un punto menos que en marzo), lo que se debe a que en abril de 2018 aumentó el precio de los servicios de telefonía y fax y este año se ha mantenido.

También incidió negativamente el precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, que subió un 0,8% (una décima menos que en marzo), debido fundamentalmente al abaratamiento de las frutas -mayor del que se había registrado en el mismo mes de 2018- y a que el pescado subió de precio menos que en abril de 2018.

Dentro de la partida de alimentos, el INE destaca la peculiaridad de que las legumbres y hortalizas se encarecieron más que en abril de 2018.

El lanzamiento de la temporada primavera-verano 

Si se compara la trayectoria de los precios en abril respecto a marzo, las mayores subidas se produjeron en el vestido y calzado (+10,5%) por el lanzamiento de la nueva temporada de primavera-verano; el transporte por la subida de carburantes y lubricantes; los hoteles, cafés y restaurantes (+0,9%) por el pico de demanda de Semana Santa; y el ocio y cultura (+0,9%) explicado íntegramente por los paquetes turísticos.

La mayor bajada se produjo en el precio de la vivienda (-0,2%), que se debió a la bajada del precio del gas, que contrastó con un aumento del coste de la electricidad.

El incremento del IPC en tasa anual se produce de forma homogénea en todas las comunidades autónomas a excepción de Galicia (donde se mantiene igual que el año pasado). Los mayores aumentos se producen en Aragón, la Comunidad Foral de Navarra y La Rioja.

Por el contrario, en Andalucía, el Principado de Asturias, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana se registran los menores aumentos de precios.

La cesta de la compra

Las patatas y sus derivados son hoy un 14,7% más caras de lo que eran en abril de 2018; las legumbres y hortalizas se han encarecido un 10,6%; el agua mineral, los refrescos y los zumos han subido un 3,1%, y el pan ha subido un 2,1%.

Por el contrario, comprar aceites y grasas sale un 14,3% más barato; las frutas frescas se han depreciado un 1,9%, y las frutas en conserva y frutos secos, un 1,4%.

De la carne, la que más ha subido de precio es la de ovino (+1,9%), mientras que la de vacuno y porcino ha subido un 1,1%, y la de pollo sólo se ha incrementado un 0,2%. Por el contrario, el pescado fresco y congelado es hoy un 1,5% más barato que hace un año.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba