IVA

El IVA en España: más de la mitad de los bienes y servicios tributan a tipos reducidos

España es de los pocos países que tiene un tipo superreducido y por esto la presión fiscal de este impuesto sigue dos puntos por debajo de la media europea a pesar de las últimas reformas

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. EFE

Muchos organismos han pedido en muchas ocasiones a España que haga cambios en el IVA para mejorar la recaudación del tributo. La verdad es que este impuesto se ha subido dos veces a lo largo de la crisis, pero su recaudación sigue estando por debajo de la media. Algunos expertos creen que el motivo es que solo el 46% de los bienes y servicios que grava el impuesto tributan al tipo general, que actualmente está en el 21%.

España tiene tres tipos diferentes de IVA: el tipo general, un tipo reducido del 10% y uno superreducido del 4%. De hecho, es de los pocos países que tiene un tipo superreducido. Y esto hace que sea uno de los países con la presión fiscal más baja. Según un informe de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), más de la mitad de los bienes y servicios tributan a estos tipos reducidos. Y solo el 46% tributan al tipo general.

Este porcentaje es muy inferior a la media de la UE-15 que está casi en el 70%. Según Funcas, la combinación de un tipo normal bajo y la existencia de tipos reducidos con un peso elevado en la estructura del consumo son una “barrera infranqueable” para alcanzar ratios de presión fiscal próxima al 7%, el nivel que tienen otros países vecinos.

Para elevar la presión fiscal de este impuesto habría que pasar productos del tipo reducido al general

En España, en cambio, ronda el 6,2%, a pesar de que las reformas de 2010 y 2012 contribuyeron a recuperar el nivel de recaudación que había antes de la crisis. En concreto, el nivel de 2007 se superó en 2014, cuando la figura recaudó más de 56.000 millones. En 2016 los ingresos superaron los 60.000 millones, un 12% por encima del máximo histórico.

De cara a los próximos años, Funcas estima que la recaudación seguirá aumentando con cierta intensidad si la economía sigue creciendo a un ritmo cercano al 2,5%, pero no la presión fiscal. Así que las diferencias con Europa seguirán ahí.

Y parece poco probable que el Gobienro vuelva a subir el tipo general o los otros dos tipos, así que Funcas cree que para poder elevar la presión fiscal del impuesto habría que reducir el peso de las bases gravadas a tipos superreducido y reducido. Es decir, habría que pasar bienes de un tipo a otro.

No se cumplirá el déficit

Lo cierto es que el Gobierno se planteó en algún momento de la crisis ceder a la presión y mover algunos bienes y servicios al tipo general. Organismos como la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han pedido a España en numerosas ocasiones que revise este impuesto. Pero finalmente no lo hizo.

Aunque puede que acabe haciéndolo puesto que, según las previsiones de Bruselas, España tampoco será capaz de cumplir el objetivo de déficit en 2018 a no ser que logre aprobar un nuevo Presupuesto e incluya medidas en él. Pero el panorama político es complicado, la posibilidad de llegar a un acuerdo es aún remota.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba