Deporte S.A.

La industria del fútbol se enfrenta a su 'Lehman Brothers'

El coronavirus amenaza con hacer estragos económicos dentro de un calendario saturado como el del balompié en 2020, con Eurocopa, JJ.OO. y Mundial de Clubes a la vista

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA.
Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA. EFE

Así como la caída del gigante financiero Lehman Brothers se produjo en el momento y la forma suficientemente inoportuna para desatar la mayor crisis financiera global que se recuerde, el deporte, en especial, el fútbol, encuentra en estos momentos en la pandemia del coronavirus la mayor amenaza de varapalo a su industria de la historia. 

El fútbol como deporte más popular es un negocio en esencia expuesto a la globalización y a la celebración de eventos públicos con alcance internacional de ocio, que no de primera necesidad. Ya solo por eso, parece lógico que una pandemia como la del virus de Wuhan sea uno de los mayores riesgos posibles.

Peor aún, en 2020 confluyen los intereses organizativos de dos de los tres eventos deportivos con mayor previsión de impacto económico posible para la industria: la Eurocopa de fútbol en junio, y los Juegos Olímpicos (en el caso de los de Tokio, con un presupuesto de más de 11.000 millones) en julio.

La UEFA contaba (y de momento, cuenta) con que la Eurocopa de 2020 sea precisamente la primera edición con sede internacional. Esto es, que se dispute en múltiples sedes de diferentes países europeos (Bilbao en España) y no en uno solo (como hasta ahora) para, de esa forma, disparar un negocio que movió 3.000 millones de euros en su edición de 2016.

Calendario saturado

La combinación de Eurocopa y Juegos Olímpicos junto, además, a la Copa América de Fútbol (también prevista para junio), alimentan el caldo de cultivo para el varapalo económico dentro de un calendario como el que tiene en estos momentos el fútbol, más saturado que nunca.

Hasta la suspensión de dos jornadas sellada este jueves, la Liga española apuntaba a terminar el 24 de mayo, mientras que la final de la Champions está programada para el 30 de mayo, trece días antes del inicio de la Eurocopa.

Esta última difícilmente podría aplazarse para el verano de 2021, ya que para ese año está previsto el primer gran Mundial de Clubes de la historia, organizado por la FIFA-tras tensiones con la propia UEFA- para diversificar sus fuentes de ganancias ante el estancamiento de los ingresos por el Mundial

La Liga española apuntaba a terminar el 24 de mayo, mientras que la final de la Champions está programada para el 30 de mayo, trece días antes del inicio de la Eurocopa

Semejante contexto explica que en la UEFA estén a estas alturas todavía estudiando cómo llevan adelante los posibles aplazamientos tanto de la Champions - que reparte 2.000 millones de euros a los clubes al año - y la Europa League, como de la propia Eurocopa.

Hasta la primera hora de este viernes, el entidad de Aleksander Čeferin solo había suspendido el Manchester City-Real Madrid y el Juventus-Lyon de Champions (tanto el Madrid como la Juve están en cuarentena por coronavirus). A lo largo de este viernes, ha resuelto suspender los partidos de Champions y Europa League de la próxima semana. Está previsto que el Comité de Crisis de la UEFA se expida el próximo martes en profundidad sobre las posibles suspensiones de sus torneos, incluida la Eurocopa.

Cancelaciones

La saturación del calendario también permite entender por qué desde federaciones como la española ya ponen en duda competiciones como las ligas o copas nacionales, "de las que quizá no se puedan disputar más partidos" durante la presente temporada, según ha advertido el propio Luis Rubiales en relación a la posibilidad de que la Eurocopa se dispute como está prevista.

Las decisiones, en uno u otro sentido, tendrán consecuencias de calado. La hipótesis más optimista pasa por que la pandemia aminore y el fútbol se reestablezca en dos semanas. Ese escenario dejaría un calendario apretado para el que las ligas nacionales llevan semanas preparándose (La Liga, por ejemplo, ya ha ofrecido a la UEFA incluso que los equipos españoles jueguen partidos de la Champions en fin de semana).

La Liga, por ejemplo, ya ha ofrecido a la UEFA que los equipos españoles jueguen partidos de la Champions en fin de semana

De otra forma, unos u otros tendrán que sacrificar visibilidad y/o ingresos. La patronal del fútbol español ya ha avisado que una cancelación de la competición a estas alturas le hará un agujero mínimo de 678 millones por TV y taquillas, sin contar patrocinios.

Distintas estimaciones apuntan en cualquier caso a que la factura de La Liga podría incluso rebasar los 1.000 millones de euros, más que lo que ingresaron en el último año cada uno de sus dos clubes más ricos (y del mundo), el Barcelona y el Real Madrid. Y ello sin contar el impacto de visibilidad que podría tener en los aficionados el hecho de que una competición como La Liga se resuelva en los despachos y no en el campo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba