Economía

Indra inicia otro despido colectivo en su segunda mayor filial en España

La consultora había iniciado un procedimiento similar en Indra STI (13.000 empleados) y ha abierto otro en Indra Sistemas (6.000). Fuentes cercanas a la compañía evitan precisar si se tratará o no de un ERE

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra. Europa Press.

Indra ha iniciado la tramitación de un procedimiento de despido colectivo en su segunda mayor filial en España por número de trabajadores, Indra Sistemas, matriz en términos organizativos y especializada en soluciones tecnológicas de Defensa y Transporte con 6.000 empleados, según ha podido saber Vozpópuli.

La compañía negociará ahora con los representantes sindicales de los trabajadores de Indra Sistemas. La mayor consultora tecnológica del país ha iniciado así la tramitación de otro procedimiento de despido colectivo tras el abierto en Indra Soluciones Tecnológicas de la Información, su principal filial en España con 13.000 empleados.

En aquel caso, tal y como informó este medio, se inició "el procedimiento de despido colectivo, previsto en el artículo 51 del Real Decreto legislativo 2/2015 de 23 de octubre, que aprueba el Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores (ET), así como otras medidas complementarias, incluidas las previstas en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, para el caso de que durante el mismo se acordaran medidas de tal naturaleza para atenuar los efectos del despido colectivo".

En el caso de Indra Sistemas se seguiría la misma fórmula, que afectaría potencialmente también a todos sus empleados. Si el despido colectivo tomara la forma de un ERE, como aseguran fuentes sindicales, afectaría directamente al menos al 10% de la plantilla. La empresa, cotizada en el Ibex, está participada en un 18,75% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). 

A preguntas de este medio sobre el caso de Indra Sistemas, la compañía no ha hecho comentarios. Fuentes cercanas al grupo empresarial insisten en precisar que "el procedimiento de despido colectivo" es una fórmula jurídica necesaria para realizar cambios en la plantilla que afecten a más de 30 personas de una empresa con más de 300 empleados (tanto Indra STI como Indra Sistemas los tienen), y que el resultado final puede o no ser un ERE.

Cambio en la demanda

El presidente de la companía, Fernando Abril Martorell, envió hace dos semanas una carta a todos sus empleados en la que anunciaba un proceso de "transformación" de su plantilla.

"El actual contexto económico nacional e internacional está acelerando y profundizando las tendencias y los cambios estructurales de los sectores donde tiene presencia el negocio de Indra. Las necesidades de nuestros clientes están cambiando significativamente, lo que supone una caída de la demanda de servicios tradicionales y una mayor relevancia del segmento digital, que se pone de manifiesto en la práctica totalidad de los sectores", concluía el texto, insistiendo en la necesidad de "excluir ineficiencias y mejorar nuestra competitividad". 

La empresa ya intentó llevar a cabo, sin éxito, un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con rebajas salariales para el resto de empleados en abril. El 50% de su negocio corresponde a España, mientras que el resto se reparte entre América (21%), Europa (17%), Asia, Oriente Medio y África (12%).

Contratación, pérdidas y recortes

De acuerdo a su última presentación de resultados, la contratación aumentó un 8% en el primer semestre de 2020, "impulsada por el fuerte crecimiento de la división de Transporte y Defensa, lo que hace que la cartera alcance un nuevo récord histórico absoluto (5.094 millones de euros, con un crecimiento del 15%)".

En cualquier caso, Indra registró 78 millones de euros en pérdidas tras un semestre "afectado por los retrasos y la menor actividad debida a la covid, que impacta en mayor medida en el segundo trimestre y por los deterioros de intangibles", y anunció "un plan de acción post-covid para reorientar inversiones, optimizar costes y adaptarse a los cambios estructurales del negocio, que ya incluyen en el segundo trimestre de 2020 un impacto negativo en el EBIT de 95 millones por deterioro de Activos Intangibles. Los ahorros anuales se estiman en 100 millones de euros a partir de 2021".

La empresa dijo contar por lo pronto con liquidez por 1.100 millones de euros entre efectivo y líneas disponibles a 30 de junio de 2020.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba