Economía

Indra plantea despedir a 1.036 empleados de su principal filial en España

La compañía cotizada en el Ibex y participada por el Estado plantea esa cifra dentro de la negociación de un procedimiento de despido colectivo

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra Efe

Indra, la principal consultora tecnológica de España,ha propuesto despedir a 1.036 empleados de su principal filial por volumen de trabajadores, Indra Soluciones Tecnológicas de la Información, cerca del 8% de su plantilla (13.000), iniciando así lo que se conoce como un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), según ha podido saber y precisar Vozpópuli

La empresa, cotizada en el Ibex 35 y participada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales en un 18,75%, lo ha propuesto dentro de la tramitación de un despido colectivo apoyado en causas económicas, productivas y organizativas. Se trata de un ERE puesto que afectaría directamente a más de 30 personas de una empresa de más de 300 empleados, precisan ahora fuentes conocedoras de las negociaciones.

La indemnización sería de 20 días por año trabajado con el máximo de una anualidad, si bien no se ha cerrado. Se desconoce la cifra del despido colectivo previsto para su filial Sistemas (Defensa y Transporte, con una plantilla de 6.000 empleados).

Las negociaciones con los sindicatos de cada proceso tardarán hasta 30 días. El resto de empleados podría verse afectado por otras medidas.

Criterio para los despidos 

Los criterios que se seguirían para los despidos son cinco, según ha podido saber este medio.

En primer lugar, estarán los llamados "profesionales disponibles", esto es, empleados con clientes desasignados desde antes del mes de marzo de 2020 y, debido a la obsolencia o falta de demanda de las tecnologías o las capacidades en las que desarrollan su actividad, resulta imposible su reasignación a otros procesos".

En segundo lugar, estarán los "profesionales de baja empleabilidad", entendiéndose por tales "los profesionales de tecnologías obsoletas, con conocimientos y/o capacidades de demanda decreciente, que encuentra dificultades para desempeñar sus tareas en nuevos entornos fuera de esas tecnologías que carecen de demanda actualmente".

En tercer término, estarán los profesionales del ámbito de servicios financieros, afectados por un descenso en la demanda.

En cuarto lugar aparecen los "profesionales con alta desviación salarial", con una "desviación superior al 20% de su retribución fija, tal y como se repercute en la tasa facturable al cliente, y la media del rol que refleja el valor de mercado de la actividad que desarrollan".

Y por último, emergen profesionales de la gerencia por criterios de "idoneidad, capacidades y competencias, valoración del desempeño y adecuación al perfil profesional exigible para el desempeño del puesto".

Caída de la demanda

La necesidad de la transformación de la plantillaestá motivada por la caída de los resultados, el descenso de la demanda de sus clientes y los cambios estructurales del negocio de la compañía, apuntan fuentes cercanas a la cotizada en el Ibex 35.

"En los seis primeros meses de 2020, los ingresos de ISTI (negocio de tecnologías de la información) cayeron un 1,6%; el margen operativo descendió un 67,2%; y el resultado de explotación (EBIT) registró pérdidas de 61 millones de euros frente a un resultado positivo de 27 millones en los seis primeros meses de 2019, lo que supone un descenso del 321%", reivindican las mismas fuentes.

"En el conjunto del grupo Indra, en primer semestre del año, los ingresos descendieron un 4%; el Margen Operativo cayó un 58%; el EBIT reportado fue de -78 millones de euros frente a 79 millones positivos en los primeros seis meses de 2019; y las pérdidas fueron de 75 millones, frente a beneficios de 34 millones del primer semestre de 2019", añaden.

Carta hace tres semanas

El presidente de la compañía, Fernando Abril Martorell, envió hace tres semanas una carta a todos sus empleados en la que anunciaba un proceso de "transformación" de su plantilla.

"El actual contexto económico nacional e internacional está acelerando y profundizando las tendencias y los cambios estructurales de los sectores donde tiene presencia el negocio de Indra. Las necesidades de nuestros clientes están cambiando significativamente, lo que supone una caída de la demanda de servicios tradicionales y una mayor relevancia del segmento digital, que se pone de manifiesto en la práctica totalidad de los sectores", concluía el texto, insistiendo en la necesidad de "excluir ineficiencias y mejorar nuestra competitividad". 

La empresa ya intentó llevar a cabo, sin éxito, un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con rebajas salariales para el resto de empleados en abril. El 50% de su negocio corresponde a España, mientras que el resto se reparte entre América (21%), Europa (17%), Asia, Oriente Medio y África (12%).

Fuentes cercanas a la empresa igualmente reivindican que la plantilla ha crecido un 39% en España y más del 30% a nivel global en los últimos cinco años. Indra cerró 2015 con una plantilla en España de 20.251 profesionales, y un total de 34.294 empleos en el grupo. A cierre de junio de 2020, la plantilla era de 28.142 profesionales en España y 48.228 en todo el grupo.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba