Impuestos

La 'tasa Tobin' no cubre ni el 5% del déficit de la Seguridad Social

El Gobierno dedicará la recaudación de esta figura a financiar el déficit del sistema, pero solo aportará 850 millones y los números rojos de la caja común volverán a acercarse a los 20.000 millones en 2018

La letra pequeña del acuerdo del Pacto de Toledo
La letra pequeña del acuerdo del Pacto de Toledo Agencia EFE

El Gobierno va a tener que pensar en algo más que en los impuestos si quiere acabar definitivamente con el déficit de la Seguridad Social. Lo único que ha decidido hacer, al menos de momento, es dedicar la futura recaudación del Impuesto a las Transacciones Financieras a la caja común, pero lo cierto es que la nueva figura solo recaudará 850 millones el año que viene, lo que no cubre ni siquiera el 5% de los números rojos del sistema.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, detalló este lunes los efectos recaudatorios de los cambios fiscales pactados con Unidos Podemos para los futuros Presupuestos. En total, 5.678 millones de euros que llegarán, sobre todo, de la nueva 'tasa Google', que aportará 1.200 millones, y de los cambios en el Impuesto de Sociedades, que generarán algo más de 1.500 millones. El impuesto a las transacciones financieras, también de nueva creación, recaudará 852 millones. En total, más 3.000 millones que recaerán directamente en las empresas. 

Eso sí, el Gobierno solo utilizará los 850 millones de la conocida como 'tasa Tobin' a las pensiones, una cantidad que ni siquiera cubre el 5% del déficit del sistema. Y es que la subida de estas prestaciones incluida en los Presupuestos de 2018 condena a la Seguridad Social a volver a registrar un desfase de casi 20.000 millones este año. Los expertos dudan de que este sea el camino y avisan de que reducir este desfase será difícil si no se trabaja por otras vías.

Un gasto imparable

Sobre todo porque el Gobierno ha decidido vincular la revalorización de las pensiones al IPC por ley, presionado por la formación morada, una medida que incrementará y mucho el gasto del sistema, que actualmente ronda el 10% del PIB. El Gobierno quiere restar importancia asegurando que planteará una profunda reforma que asegurará la sostenibilidad, pero de momento no hay nada concreto sobre la mesa.

El Pacto de Toledo sigue trabajando en las recomendaciones que deben guiar la futura reforma, ahora que ha conseguido desatascar las negociaciones al resolver el problema de la revalorización. Se hablará de la posibilidad de elevar las contribuciones de los trabajadores y otras medidas que mejoren los ingresos, así como de otras iniciativas que consigan contener el gasto, como la posibilidad de seguir aumentando la edad de jubilación o el periodo de cómputo que se utiliza para calcular la pensión. 

Los economistas dudan de nuevo de las previsiones de ingresos del sistema y del cambio escogido por el Gobierno para cuadrar las cuentas

En cualquier caso, no solo la 'tasa Tobin' genera cierto recelo entre los expertos, que también dudan una vez más del optimismo con el que el Gobierno ha plasmado las cifras de recaudación. En este sentido, advierten de que, aunque sobre el papel los números cuadran (ingresar 5.678 millones de euros más para poder gastar 5.230 millones más), es necesario que se cumplan distintas condiciones para lograr esa recaudación.

Imagen de archivo de Google.
Imagen de archivo de Google.

Una de las organizaciones que se ha mostrado escéptica sobre los planes del Ejecutivo ha sido la CEOE, que en un comunicado ha señalado que los ingresos que se esperan obtener de la 'tasa Google' son "excesivos", ya que el Gobierno del PP esperaba recabar 600 millones con una tasa similar, y que el Impuesto de Sociedades tampoco rentará tanto como está previsto.

Por su parte, Jesús Sanmartín, presidente del REAF (órgano del Consejo General de Economistas especializado en asesoría fiscal) cree también que las previsiones de ingresos son quizá “un poco optimistas” y especifica que deberán cumplirse dos condiciones para alcanzar la recaudación prometida.

Por un lado, se tendrá que mantener el buen comportamiento de la actividad económica en España, porque si ésta "no mantiene el ritmo, probablemente la recaudación bajará", y por otro habrá que ver si funcionan los gravámenes de nueva creación.

Opciones impopulares

El experto sugiere que los nuevos impuestos a los que ha recurrido el Ejecutivo no alcanzan grandes sumas de dinero, por lo que sería "más potente" aumentar la recaudación con impuestos más fuertes, como el IVA, el IRPF o el Impuesto de Sociedades. Tocar esas tasas, sin embargo, es una decisión difícil de tomar porque cuesta votos.

“A lo mejor cabría la posibilidad de subir en España impuestos más neutros como el IVA, lo que pasa es que tendría un efecto sobre el turismo y nos quitaría cierta competitividad internacional (…)”, señala Sanmartín a Vozpópuli.

Otra posibilidad sería incrementar el IRPF, pero habría que hacerlo en todos los tramos y no sólo en los de las rentas más altas -como tiene previsto el Gobierno-, una medida que en su opinión “sería muy impopular y tendría un efecto nocivo sobre el consumo”.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba