Economía

¿Tiempo de bajar el alquiler?: Idealista tiene más pisos sin colocar que antes de la covid

El mayor portal de anuncios inmobiliarios de España afronta junio, un mes clave en la renovación de los alquileres residenciales, con más anuncios de vivienda sin alquilar que antes de la covid, momento en el que los precios ya habían empezado a moderarse en los principales núcleos urbanos

Cartel de alquiler de piso
Cartel de alquiler de piso Clara Rodríguez

En medio de múltiples augurios y proyecciones, el mercado del alquiler de vivienda empieza a acusar efectos del confinamiento y la era covid a nivel general que coinciden con una de las etapas del año bisagra en el sector del arrendamiento residencial. 

Al margen de la situación de los inquilinos con vulnerabilidad económica sobrevenida por el coronavirus (que pueden solicitar una prórroga extraordinaria de seis meses de sus actuales contratos si lo desean), lo cierto es que junio marca el inicio de una etapa de especial movimiento en la renovación anual de alquileres, según señalan fuentes del sector.

Dentro de esa coyuntura ahora marcada por un presumible shock en la capacidad adquisitiva de la demanda y limitaciones a la circulación tanto dentro como entre las ciudades, el mayor portal inmobiliario de España y espejo del sector, Idealista, tiene más anuncios de pisos sin alquilar que en los meses previos a la crisis del coronavirus, según responden desde la empresa a preguntas de Vozpópuli sobre la situación actual de los precios. 

"Durante el confinamiento el número de nuevos anuncios en alquiler se ha reducido de forma significativa aunque desde el comienzo de mayo los datos comienzan a recuperarse", señala Fernando Encinar, jefe de Estudios de Idealista. "Sin embargo, a pesar de la reducción de nuevo producto y como consecuencia de la imposibilidad de realizar visitas (permitidas desde el 11 de mayo en las zonas en fase 1 y en Madrid, Barcelona y Castilla y León desde el 18), la oferta de viviendas en alquiler se ha ido embalsando y el número de anuncios disponibles actualmente en la base de datos está por encima de los registros anteriores a la alerta sanitaria. Es decir, aunque el ritmo de publicación de nuevos anuncios de vivienda en alquiler se ha ralentizado durante el confinamiento, la base de datos es mayor que en la época precovid-19".

Tiempo de ajustes

Fuentes de mercado consultadas por este periódico inciden en que lo anterior ha sucedido a pesar de casos de retirada de viviendas del mercado y apuntan paralelamente a que en el incremento de la oferta tienen su parte también pisos procedentes del alquiler turístico

"Algunos de los anuncios que han entrado en Idealista, sobre todo en el centro de algunas grandes ciudades, parecen provenir del alquiler vacacional. Estas viviendas se acogen a la figura de alquiler de temporada (desde un mes a un año) que contempla la LAU. Hasta que no se recupere con normalidad el sector turístico no sabremos si estas viviendas se quedan definitivamente en el alquiler de larga temporada o vuelven de nuevo al alquiler vacacional", responde Encinar.

"En todo caso, calculamos que la suma total de todos estos anuncios representa menos del 5% del producto disponible en un año en las zonas de mayor presión turística. Por este motivo, el impacto que este producto pudiera tener en el conjunto de viviendas de una gran capital quedaría completamente diluido y en el momento en que estas viviendas se alquilen, su influencia en el precio será nulo".

En cualquiera de los casos, a preguntas de este medio sobre si de esta circunstancia de mayor oferta sin colocar se deduce que ha llegado el tiempo de rebajas de precios, el jefe de Estudios de Idealista responde que "es tiempo de ajustes y de expectativas algo pesimistas", aunque sin dar proyecciones. Desde el portal ya han confirmado a este medio haber detectado rebajas acordadas entre caseros e inquilinos, y dan por hecho caídas de precios en el corto plazo cuyo recorrido estará sujeto a la evolución de la demanda, en especial, de su capacidad económica.

Los precios ya estaban moderándose 

Es de notar que ya antes de la covid, la tendencia alcista de los precios de la vivienda en alquiler había empezado a moderarse en general y en especial en los mercados donde más habían subido en el último lustro, Barcelona y Madrid, ante la incapacidad de la demanda para seguirle la zaga.

Según Pisos, el precio medio superó en un 52% y un 48% a la demanda media en las ciudades de Barcelona y Madrid respectivamente en 2019. Y ello pese a que según estimaciones del sector, los precios de la vivienda estaban todavía un 30% por debajo del pico de la burbuja.

Fuentes del mercado vaticinan ahora caídas a lo largo del año de entre el 10 y el 40%, si bien se especula con un incremento de la demanda en las zonas periféricas y, a día de hoy, la tendencia general de los caseros es a mantener los precios dada su propia incertidumbre económica. Entre un 85% y un 95% de los arrendadores son particulares, según estimaciones gubernamentales y del propio sector inmobiliario.

Las rebajas podrían ser más significativas en mercados tensionados antes de la covid como Madrid y Barcelona (en especial las zonas más cercanas al centro), con ya diversos casos constatados de caídas en estos mercados del 15%. Paralelamente, distintas fuentes cercanas a los principales fondos de inversión en vivienda nueva para alquiler dan por hecho que los precios actuales "deberán ajustarse, en especial si apuntan a colectivos vulnerables", como, por ejemplo, los jóvenes.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba