Ministerio de Economía

Esto son los retos que deja Guindos al nuevo ministro de Economía

La privatización de Bankia, el futuro de Sareb, la transposición de MIFID II... son algunas de las cuentas pendientes que tendrá que cerrar el próximo ministro de Economía 

El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos EFE

Son días los que le quedan a Luis de Guindos como ministro de Economía y muchas las tareas que ha dejado en el cajón y por ello, previsiblemente, su sucesor va a tener que enfrentarse a un entorno político que conllevará más de una reforma económica

La cartera que lleva Guindos guarda en uno de sus 'bolsillos' más importantes la privatización de Bankia. Sin duda, este es un punto a tener en cuenta dentro de los retos del Ministerio. La secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, ya avisó este martes que se retomará la privatización del banco en el "momento adecuado" para maximizar la recuperación de las ayudas públicas. 

El último paquete vendido fue de un 7% y se realizó a finales del pasado año. Tras la colocación, el Estado sigue manteniendo un 60% de la entidad mediante el FROB. Economía podría ver una ventana para colocar otro porcentaje la próxima semana, cuando se presente el nuevo plan estratégico del banco. En el mercado se espera un porcentaje mayor, de dos dígitos. 

Siguiendo con los problemas de la crisis económica aparece el futuro de Sareb.Guindos será ahora el que presione desde el BCE para que "el banco malo" desinvierta más rápido y con mejor rentabilidad.

Reforma de organismos independientes

Otro medida estrella, que anunció Guindos durante este último mandato fue la reforma de los organismos supervisores. En enero de 2017, explicaba que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) se integraría en la CNMV y que la CNMC se dividiría en dos y atribuiría nuevas responsabilidades al organismo presidido por Sebastián Albella. 

Dicha reforma se retrasó a mediados de este año, en teoría porque habían otras medidas más importantes encima de la mesa, pero que aún no han terminado de cerrarse. Entre esos puntos destaca la reforma de la nueva ley hipotecaria o la transposición de MIFID II. 

La ley hipotecaria ya está en fase final. De hecho ya ha pasado su primer examen en el Congreso y su aprobación no debería tardar mucho más porque el ministerio de Economía ya dijo que tenía los votos asegurados. Se habla del primer semestre de 2018 para la entrada en vigor.

MIFID II

Por otra parte, Bruselas ya ha amenazado con llevar a España ante el Tribunal europeo por no transponer completamente MIFID II. Esta directiva fue adoptada en respuesta a la crisis financiera para establecer unos mercados financieros "más transparentes, competitivos e integrados", con el objetivo de conseguir que se negocie menos fuera de los mercados regulados, una mayor protección a los inversores y consumidores y garantizar la estabilidad financiera.

Bruselas le dio dos meses a España, a fecha de 25 de enero, para transponer las disposiciones que no ha trasladado. 

Todo esto hay que hacerlo sin quitarle la vista de encima al Fondo de Garantía, que podría elevar el déficit debido a su agujero producido por la venta acelerada de activos de las entidades rescatadas CAM y Unnim. Por ello, se están estudiando alternativas, como periodificar los números rojos, para que no desvien al Gobierno en el objetivo del déficit, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli.

Sucesión del Banco de España

Otra preocupación para el nuevo ministro será escoger al nuevo gobernador del Banco de España. A Luis Linde le quedan meses para dejar su puesto. En concreto, el banquero dejará la silla en junio y el Gobierno tendrá que buscarle un sucesor y aún no se ha realizado ningún tipo de declaración oficial sobre el proceso. 

A pesar de ello, suenan nombres como los exsecretarios de Estado Rosa María Sánchez-Yebra y Fernando Jiménez Latorre; el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada; y el consejero del regulador, Fernando Eguidazu; y el exdirectivo de Iberdrola, Fernando Becker.

El impulso a las pymes y su crecimiento también es un punto que ha estado presente en el mandato del pragmático Guindos. El Gobierno anunció este verano que tomaría una serie de medidas para hacer crecer a las pymes españolas en tamaño. Sin duda, otra tarea pendiente y vital para el ecosistema empresarial. 

Además, el nuevo dirigente tendrá que vigilar muy de cerca la deuda pública que sigue rozando los límites pactados con Bruselas. En 2017, alcanzó los 1,144 billones de euros, tras aumentar en 5.879 millones de euros en diciembre, por lo que se situó en el 98,08% del PIB. Asimismo, el político que ocupe la cartera tendrá que seguir en la lucha con Europa para negociar la salida del procedimiento de déficit excesivo en el que se encuentra el país, al situarse por encima del 3% de déficit. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba