Economía

Gortázar: "Tener al Estado en el consejo es una responsabilidad extra"

El que será el consejero delegado del banco resultante de la fusión de Bankia y Caixabank augura un 2021 de mucho trabajo para poder conseguir 700 millones en sinergia a partir de 2022 y de 770 millones tras tres años

Jaime Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar
Jaime Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar

La fusión de Bankia y Caixabank no será un camino de rosas. Eso ha quedado claro tras la rueda de prensa que ha tenido lugar este viernes en Valencia. Durante algo más de dos horas el nuevo presidente y el consejero delegado de la nueva Caixabank han desgranado los pormenores de la operación que aún no está cerrada y que esperan que se formalice en marzo de 2021. 

La integración de las dos entidades será complicada, como ha advertido Gonzalo Gortázar. Y por ello ha advertido que las sinergias no se verán hasta al menos 2022, año en el que ya se conseguirán unos 700 millones de euros. 

No obstante, el banquero se ha mostrado muy optimista con la operación de fusión ya que es un banco que "nace con fuerza, con solvencia y buena calidad crediticia”. "La suma nos coloca en el 25% de cuota de mercado en los productos más tradicionales y un poco más en el ahorro a largo plazo", ha señalado.

Uno de los puntos más conflictivos de esta nueva entidad es que Caixabank tendrá que lidiar con el Estado como segundo accionista después de que se diluya la participación del Frob del 61% de Bankia hasta un 16,1% del nuevo banco.

Preguntado por este tema, el banquero ha asegurado que se trata de una "responsabilidad" pero espera que la relación con el Estado siga tal y como hasta hora. "En todos estos años no ha habido ninguna interferencia y no veo en absoluto que eso vaya a cambiar", ha afirmado. Por otro lado, ha señalado que ahora Caixabank tiene una responsabilidad adicional que es la de conseguir que la recuperación de las ayudas sea la mayor posible. 

Sevilla se queda y Gual se va

Uno de los flecos sueltos en este momento es el futuro del actual consejero delegado de Bankia, José Sevilla, y del presidente de Caixabank, Jordi Gual. Aunque aún no ha trascendido el puesto que ostentará el banquero de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri ha adelantado que tendrá una silla en el comité de la alta dirección aunque no esté en el consejo. En cambio, el paradero de Jordi Gual no se ha aclarado. Gortázar ha dicho que quiere que sea él, en otra ocasión,  el que diga cuál será su futuro. 

Asimismo, Goirigolzarri ha aclarado que no ha trascendido el nombre del consejero que tendrá el Estado en el nuevo banco porque el Frob aún no ha decidido quién será. De hecho, aún tiene que analizar la operación. 

Reestructuración millonaria

Los equipos que están preparando la fusión prevén que los costes de reestructuración se elevarán hasta los 2.200 millones de euros, incluyendo el gasto de la reducción de la plantilla. Sobre este último aspecto, Gortázar  se ha mostrado convencido que habrá acuerdo con los sindicatos para un ajuste "no traumático". No obstante, el banquero no ha querido aventurarse ha adelantar ninguna cifra ni de cierre de sucursales ni de recorte de personal. 

"Es pronto para especular sobre las personas afectadas y el perfil. En el pasado hemos llegado ya a acuerdos con sindicatos (sobre procesos de este tipo) y siempre han sido no traumáticos. Buscamos hacerlo así", ha señalado.

Así será el nuevo banco

Caixabank será dueño del 74,2% del nuevo banco y Bankia ostentará el 25,8% restante, según la ecuación de canje que figura en el acuerdo que han alcanzado los consejos de ambas entidades este jueves. De esta forma, el Estado, a través del Frob, tendrá una participación del 16,1%CriteriaCaixa, principal accionista de Caixabank, un 30%.

Esta operación se realizará con una ecuación de canje de 0,6845 acciones ordinarias nuevas de Caixabank por cada acción de Bankia, según han informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Asimismo, supondrá un ahorro anual de costes en torno a los 770 millones de euros, y elevará el beneficio por acción un 28% respecto a las estimaciones de mercado para 2022.

La entidad resultante de la fusión estará presidida por José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, una vez sea designado por el nuevo Consejo de Administración de Caixabank. El presidente, que tendrá la condición de ejecutivo, será responsable de las áreas de Secretaría del Consejo, Comunicación Externa, Relaciones Institucionales y Auditoría Interna (sin perjuicio de mantener la dependencia de esta áreade la Comisión de Auditoría y Control).

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba