Economía

El Gobierno adjudicó a Scytl las elecciones del 26-M con cuentas fuera de plazo y al borde del concurso

La compañía encaró la difusión del escrutinio de las elecciones municipales y autonómicas del pasado año habiendo cerrado el ejercicio 2018 con un fondo de maniobra negativo por importe de 43,7 millones de euros. Recientemente ha sido declarada en concurso de acreedores

Recuento de votos tras desprecintar una urna, en una imagen de archivo.
Recuento de votos tras desprecintar una urna, en una imagen de archivo. Efe.

Scytl, la compañía que el pasado año se adjudicó el concurso para la difusión del escrutinio de las elecciones municipales y del Parlamento Europeo del 26 de mayo, se encontraba entonces al borde del concurso de acreedores y no había presentado cuentas de forma eficiente.

La compañía con sede en Barcelona se presentó a la adjudicación de dicho contrato junto con la empresa Vector. Lo ganó compitiendo con Indray ofreciendo una oferta económica (8,7 millones de euros) sensiblemente inferior a la del grupo presidido por Fernando Abril-Martorell (10,9 millones), que hasta entonces siempre se había encargado de esa labor.

El trabajo de Scytl en aquellos comicios fue cuestionado al presentarse problemas en la transmisión de datos desde los colegios electorales y en la difusión a través de internet de determinados resultados.

Scytl, que da empleo a más de un centenar de personas, se ha declarado recientemente en concurso de acreedores

La empresa se adjudicó el contrato de las elecciones locales y europeas pasadas a principios de 2019 -el Acuerdo Marco se firmó a finales del 2018-, con una deficiente presentación de cuentas y en una situación financiera crítica. Cuando lo consiguió, tampoco había presentado con eficiencia formal las cuentas de 2017, como ha informado este diario.

El Borme de Barcelona publicó el pasado 29 de enero la siguiente nota sobre Scytl: "No aprobacion de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2018 (Art. 378.5 del Reglamento del Registro Mercantil)". 

Las cuentas del ejercicio 2018, que reflejan la situación financiera y económica que tenía Scytl un año antes de presentarse al concurso para las elecciones de mayo de 2019, están firmadas por el auditor de la compañía, KPMG, el pasado día 17 de diciembre.

Scytl presentaba al término de 2018 un fondo de maniobra negativo por importe de 43,7 millones de euros (6,9 millones negativos un año antes). Pero aseguraba que durante 2019 preveía cerrar un acuerdo de refinanciación de deuda con los bancos acreedores, y que los accionistas habían aprobado realizar dos ampliaciones de capital por 5,5 millones.

La cifra de gasto de personal de la empresa, más de 10 millones, es prácticamente el doble que su cifra de negocio

En las cuentas de 2018 de Scytl depositadas en Registro Mercantil, a las que este diario ha accedido a través de Insight View, KPMG advierte que a 31 de diciembre de ese año, el pasivo corriente de la empresa excedía a sus activos corrientes en 43,7 millones de euros, lo que unido a las pérdidas registradas, suponía la existencia "de una incertidumbre material que puede generar dudas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento (...)".

Pérdidas millonarias

Scytl ha registrado en los últimos años pérdidas millonarias. La compañía, fundada en el año 2001, participada por varios fondos de capital riesgo, ha llevado a cabo una agresiva política de adquisiciones y de expansión internacional que ha disparado su deuda.

En 2018 la empresa, que ha trabajado en procesos electorales celebrados en Estados Unidos y países de la Unión Europea, registró pérdidas por importe de 8,4 millones de euros (15,1 millones en 2017), y una cifra de negocio de 5,9 millones (4,5 millones un año antes). La cifra de gasto de personal, 10,1 millones en 2018 (11,2 millones en el ejercicio anterior), prácticamente dobla a la de facturación.

Scytl contaba al término del ejercicio 2018 con una deuda con organismos públicos por importe de 25 millones

En 2016 logró un beneficio de 16,8 millones de euros, y un año antes perdió más de 23 millones.

La compañía cerró el ejercicio 2018 con una deuda a corto plazo con entidades financieras por importe de 37,1 millones (2,6 millones en 2017) y un pasivo financiero a largo plazo de 25 millones. Además, la empresa cuenta con una deuda con Administraciones, por préstamos recibidos de organismos públicos para proyectos "de investigación y desarrollo", por importe de otros 25 millones de euros.

Concurso de acreedores

Un juzgado mercantil de Barcelona ha declarado recientemente el concurso de acreedores de Scytl, después de que el grupo no pudiera el pasado año refinanciar su deuda con las entidades financieras acreedoras.

La compañía ha informado que un fondo de inversión con sede en Luxemburgo, Sandton Investments V, ha adquirido su "negocio empresarial", sin precisar el importe de compra.

"La inversión de Sandton abre un nuevo abanico de oportunidades que posibilitará que nuestra tecnología continúe liderando el mercado del voto electrónico en el mundo", asegura Silvia Caparrós, Directora General de Scytl. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba