Construcción

El ataque del bajista GMT a ACS dispara contra el CEO y su bonus de más de 20 millones

La firma de análisis que ha provocado el desplome de Cimic, filial de ACS, pone en duda sus cuentas a partir de 2016, un año después de que tomara las riendas de la empresa australiana el hoy consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes

Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS
Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS

La inesperada situación que se ha encontrado ACS con su filial australiana Cimic, castigada duramente en Bolsa tras la filtración de un informe de la firma de análisis GMT que acusa a la empresa de inflar resultados y ocultar información al mercado, pone en el ojo del huracán al consejero delegado del grupo español de construcción y servicios, Marcelino Fernández Verdes. Las cuentas cuestionadas por GMT, sociedad vinculada a inversores especializados en ventas a corto, coinciden con el periodo en el que el ejecutivo asturiano estaba al frente de Cimic, caracterizado por una fulgurante recuperación de la compañía, en la que se cimentó el multimillonario bonus que percibió.

Tras su aterrizaje como presidente y consejero delegado de Cimic, el consejo de la compañía australiana aprobó un programa de retribuciones a la alta dirección ligado al desempeño de la acción en Bolsa, cuyo beneficiario principal era Fernández Verdes. Su aprobación levantó una cierta polémica en la junta de accionistas de Cimic, en un mercado menos habituado que el europeo a este tipo de variables.

El bonus de Fernández Verdes no pasa desapercibido en el informe de GMT que ha provocado el desplome de la acción de Cimic durante las dos últimas sesiones en la Bolsa de Sydney (este martes cayó más de un 3% tras dejarse algo más de un 7% en la primera jornada de la semana). En el vídeo que acompaña al informe, Nigel Stevenson, uno de los socios de GMT, relaciona la subida experimentada por las acciones de Cimic desde 2016 con los sorprendentemente buenos resultados logrados por la constructora (aquellos que, precisamente, pone en duda) y recuerda que ese comportamiento bursátil reportó un cuantioso bonus al ahora CEO de ACS.

Los títulos de Cimic han duplicado su precio en relación con el que reflejaban a comienzos de 2016. Fernández Verdes llevó a cabo un proceso de venta de activos, considerados por el consejo como no estratégicos, que también recibió comentarios negativos en Australia. Al mismo tiempo, el consejo aprobaba continuos programas de recompra de acciones, de hasta el 10% del capital, que sostenían el buen ritmo de la cotización.

El ejecutivo mejor pagado del Ibex-35

Cuando Fernández Verdes comenzó a delegar sus responsabilidades en Cimic, debido a su futura llegada a ACS como consejero delegado, la constructora oceánica aprobó un bonus extraordinario de tres millones de dólares australianos (aproximadamente 1,8 millones de euros) en reconocimiento de la labor realizada por el ejecutivo para dar la vuelta a la situación de la compañía, al margen del aprobado en su día por el consejo, que era a largo plazo.

Este último comenzó a ser ejecutado a partir de 2017, lo que convirtió a Fernández Verdes en el ejecutivo mejor pagado del Ibex-35 aquel año, con un montante superior a 20 millones de euros, de los que más de 18 millones se correspondían con la retribución variable de Cimic. La subida de las acciones en Bolsa propició que el actual consejero delegado de ACS percibiera el máximo previsto en el plan.

Este escenario hace que el informe de GMT coloque en una situación complicada a Fernández Verdes, que este martes se defendió de las acusaciones de la firma de análisis radicada en Hong Kong durante su intervención en la junta de accionistas de Hochtief (de la que también es consejero delegado), filial alemana de ACS y que ostenta la participación del grupo en Cimic. Verdes aseguró que los balances de la empresa australiana no ocultaban ninguna información.

La propia Cimic remitió un comunicado a la Bolsa de Sydney este lunes en el que recomendaba a los inversores que a la hora de tomar decisiones se fijaran como referencia en los estados contables auditados que publica periódicamente la compañía.

Dos días de desplomes

Sin embargo, el mercado no termina de creerse que el informe de GMT sea un mero ejercicio de creatividad. En apenas dos sesiones, Cimic se ha dejado un 10% de su capitalización, un comportamiento que ha arrastrado a sus hermanas mayores. ACS ha perdido cerca de un 4,5% en esas mismas sesiones mientras que Hochtief sufrió un desplome del 8,5% el lunes que no ha podido ser restañado con la subida del 2,5% experimentada al día siguiente.

Por ahora, no parece que la credibilidad ni los logros de Fernández Verdes al frente de Cimic estén en entredicho. Sin embargo, el historial de GMT y sus controvertidos informes sobre compañías de la región Asia/Pacífico invitan, como poco, a la incertidumbre. Algunas de las empresas señaladas, como Air Asia, Anta y 361 Degrees también negaron en un primer momento los argumentos de los informes pero terminaron por admitir que sus objetivos más inmediatos, apoyados en las cifras de los últimos ejercicios, no podrían ser alcanzados.

El mercado estará muy atento a los próximos resultados de Cimic. De ellos también puede depender la posición de Fernández Verdes en ACS.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba