Infraestructuras

La futura dueña de Abertis deberá costear las obras del puente siniestrado en Génova

El esperado decreto del Gobierno italiano excluye a Atlantia, concesionaria de la vía de acceso del puente Morandi, que se hundió el pasado agosto, de los trabajos de reconstrucción de la infraestructura pero sí deberá pagarlos. Y todo ello en plena recta final de la compra de Abertis

Estado en que quedó el Puente Morandi
Estado en que quedó el Puente Morandi efe

La culminación de la compra de Abertis por parte de Atlantia y ACS llegará algo más tarde de lo esperado. Las previsiones que apuntaban al tercer trimestre de 2018 quedaron en suspenso a mediados del pasado mes de agosto, cuando tuvo lugar la tragedia del hundimiento del puente Morandi, que provocó 43 víctimas mortales en las proximidades de la ciudad italiana de Génova. Atlantia, concesionaria de la A10, la vía que daba acceso a la infraestructura siniestrada, deberá correr con los gastos de la reconstrucción que, además, en ningún caso llevará a cabo.

A finales de la pasada semana, el presidente de la República italiana, Sergio Matterella, firmó el esperado decreto que el Gobierno local ha elaborado de forma exprés, apenas 45 días después del siniestro, y que incluye una serie de medidas para solventar la situación creada por la tragedia. Como era de esperar, la solución adoptada por el Ejecutivo no deja en buen lugar a Atlantia, que se había comprometido a reconstruir el puente en un periodo de tiempo inferior a un año.

Sin embargo, el decreto contempla precisamente todo lo contrario: prohíbe de forma expresa que el grupo que dirige Giovanni Castelucci se encargue de los trabajos de reconstrucción, que serán adjudicados en breve (probablemente a una empresa pública). Sin embargo, Atlantia sí deberá correr con los gastos de las obras, cuya cuantía aún no ha quedado fijada definitivamente, pero que podrían irse por encima de los 500 millones de euros.

En un primer momento, la reacción del Gobierno italiano había sido furibunda contra la compañía, a la que amenazó con retirarle todas las concesiones que tiene en el país, a través de su filial Autostrade. Incluso, se habló de la posibilidad de que el Ejecutivo decidiera tomar posteriormente el control de la filial a través de un proceso de nacionalización de la compañía.

Un proceso con retraso

Por lo pronto, su primera decisión ha sido contraria a los intereses de la empresa controlada por la familia Benetton. Una circunstancia que añade un obstáculo en la recta final de la operación de compra de Abertis.

Cabe recordar que el presidente de la concesionaria española, Marcelino Fernández Verdes, aseguró que la operación de compra estaría cerrada a lo largo del tercer trimestre de este año. El anuncio lo realizó en la junta de accionistas de Hochtief, filial alemana de ACS de la que es consejero delegado, a través de la que se lanzó la OPA sobre Abertis para hacerse con el 100% del capital.

No obstante, en los primeros días del mes de septiembre, la familia Benetton aseguró que todo lo relacionado con la tragedia del puente Morandi y las actuaciones del Gobierno no pondrían en peligro la operación de Abertis, para la que auguró un próximo final con éxito. En términos similares se pronunció el presidente de Atlantia, Fabio Cerchiai, que apuntó a que la operación se encontraba en su recta definitiva.

Hace unos días, la agencia Reuters informaba sobre la muy próxima creación del vehículo societario a través del cual Atlantia, ACS y Hochtief pasarán a controlar las acciones de Abertis que, actualmente, están en manos de la compañía alemana. En esta nueva sociedad, que estará domiciliada en España, Atlantia contará con una participación mayoritaria (el 50% del capital más una acción). El resto se lo reparten ACS y Hochtief.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba