Pensiones

Así funcionan los planes de pensiones que han hecho que los alemanes ahorren

Son planes subvencionados por el Estado que premian las aportaciones de los ciudadanos con otras aportaciones para el ahorrador. 

Jubilados manifestándose por unas pensiones "dignas"
Jubilados manifestándose por unas pensiones "dignas" Teresa García

Los planes de pensiones no acaban de calar en España. Los españoles se resisten a ahorrar para la jubilación a pesar de las numerosas alertas que llegan del mundo económico sobre la insostenibilidad de las pensiones y la necesidad que habrá en un futuro de completar la prestación pública para tener un retiro digno. El número de partícipes de este tipo de planes, tanto individuales como de empleo, volvió a caer en 2017 por séptimo año consecutivo, a pesar de la recuperación económica. 

Y en lo que va de año la situación, lejos de mejorar, ha empeorado: si a cierre de 2017 se contabilizaron 9,72 millones de partícipes, en el primer trimestre de 2018 la cifra cayó a 9,68 millones. ¿Por que no funcionan estos instrumentos en España? ¿No son suficientemente atractivos para el ahorrador? Es cierto que desgravan en IRPF, pero a la hora de rescatar el plan toca hacer cuentas con el fisco y perder parte de lo ahorrado. Al final pagas, solo que más tarde.

Otros países tenían el mismo problema que España, se ahorraba poco, pero tomaron cartas en el asunto. Alemania, por ejemplo, ideó una reforma a principios de siglo que, además de los retoques del sistema público, incluía la creación de los 'Planes de Pensiones Riester', instrumentos de ahorro individual subvencionados por el Estado. Se llaman así porque los propuso el ministro de Trabajo alemán Walter Riester.

El Estado premia las aportaciones

¿En qué se diferencian de otros planes? En el que el Estado premia las aportaciones que hace cada ciudadano haciendo otras aportaciones a su ahorro. Y si tienes hijos, la aportación estatal es mayor. Esta condición ha convertido a las 'pensiones Riester' en instrumentos populares capaces de impulsar el ahorro entre los ciudadanos de rentas más bajas y las familias. 

Se puso en marcha en el año 2002 y actualmente hay más de 16 millones de partícipes. De hecho, el 40% de los empleados por cuenta ajena tiene este tipo de producto, según dijo a finales del mes pasado Peter Schwark, el consejero de la patronal aseguradora alemana en una mesa de debate impulsada por la Fundación Mapfre y Cinco Días

La filosofía que persigue este producto es premiar el ahorro. Combinan las desgravaciones fiscales que ya existen en España, con estos subsidios que suponen aportaciones directas del Estado a los planes de cada ciudadano. Se supone que esa implicación del Estado en el ahorro individual es lo que hace que los ciudadanos se animen a contratar este tipo de productos.

Con este tipo de instrumentos, Alemania pretende impulsar el ahorro entre las rentas más bajas del país

Pueden acceder a este tipo de instrumentos todos los asalariados que paguen impuestos en Alemania, las personas en desempleo o que reciben otros beneficios sociales, los funcionarios, las personas que no trabajan por una incapacidad permanente... Eso sí, para que el Estado haga estas aportaciones hay que cubrir unos requisitos mínimos como contribuir con un pago mínimo de 60 euros al año.

Y si se quiere percibir la aportación máxima del Estado hay que aportar al plan, al menos, el 4% de los ingresos anuales, con un máximo de 2.100 euros al año (incluidas las primas y bonificaciones). Las subvenciones estatales van desde unos 150 euros para solteros a unos 300 para parejas casadas. Además, hay un bono adicional de 185 euros por cada hijo nacido antes de 2008 y de 300 euros por cada hijo nacido después de 2008. También hay ventajas para los menores de 25 años y todas las contribuciones son deducibles hasta un máximo de 2.100 euros al año.

Posteriormente se hizo otra reforma, la de las rentas Rürup, para extender este modelo a los trabajadores por cuenta propia. En este caso, las aportaciones anuales pueden llegar a 20.000 euros (o de 40.000 euros para núcleo familiar), con una deducción parcial de impuestos considerándolas como gastos extraordinarios. La deducción era del 76% en 2013, pero se asume que va ascendiendo progresivamente hasta alcanzar el 100% en 2025. De hecho, ambos sistemas pueden ser compatibles fiscalmente. 

¿Serían viables en España?

Lo cierto es que son unos instrumentos que podrían resolver algunos de los grandes problemas que sufren los planes de pensiones en España porque envían un mensaje claro al ciudadano: si ahorras, el Estado contribuirá a tu ahorro. Pero no suelen salir en el debate, a pesar de que tienen grandes defensores en el sector asegurador y en el de los fondos de inversión.

Desde Unespa, por ejemplo, el responsable de Departamento de Estudios de la patronal del seguro, Miguel Ángel Vázquez, cree que seria muy interesante estudiar instrumentos de este tipo en España porque la filosofía de premiar las aportaciones de los ciudadanos funciona. "Los datos avalan a Alemania", sostiene. Vázquez no es partidario de copiar exportar sistemas de pensiones completos de otros países, pero sí de analizar las fórmulas que funcionan en otras regiones y buscar la forma de encajarlas en el sistema español.

Para Vázquez, lo más importante de las 'pensiones Riester' es su filosofía de ayudar al ahorrador, sobre todo a los que tienen menos ingresos y familias. Algo parecido piensa el director de estudios de Inverco, José Luis Manrique, que cree que cualquier elemento que fomente la previsión social complementaria es bienvenido.

Además, ya sabe que ha funcionado en Alemania, así podría funcionar perfectamente en España.Y, probablemente, promocionar este tipo de planes no sería muy traumático para el país, sino más bien lo contrario, puesto que podría ayudar a que la gente se diera cuenta de la necesidad de ahorrar para completar la pensión y aliviar la carga del sistema público.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba