Economía

Fridman, el multimillonario que comenzó limpiando ventanas

La 79ª mayor fortuna del mundo, iba para científico y se graduó en Física y Matemáticas. Hoy es dueño del mayor banco privado de Rusia, de la mayor cadena de supermercados de ese país y participa en la operadora Veon, con 210 millones de clientes

Mikhail Fridman.
Mikhail Fridman. LetterOne.

La 79ª mayor fortuna del mundo, Mikhail Fridman, comenzó su carrera empresarial limpiando ventanas. Junto a dos amigos que hoy continúan siendo sus socios, German Khan y Alexei Kuzmichev, Fridman creó en su época estudiantil una cooperativa de limpieza de ventanas. "Sólo necesitábamos un cubo y agua", recuerda.

Hoy es dueño del mayor banco privado de Rusia, Alfa Bank; de la mayor cadena de supermercados del país, X5; y participa en la operadora Veon, con 210 millones de clientes. En España, Fridman se ha hecho con el control de DIA, en una operación en la que, asegura, lleva perdidos 900 millones de euros. Su imputación en el caso ZED y las pérdidas registradas en el grupo español le han quitado las ganas de seguir invirtiendo en el país, aunque está decidido a convertir a DIA en una gran compañía, con un agresivo plan de expansión en Brasil.

Fridman iba para científico. En 1980 se graduó en un instituto de Leópolis (Lvov, Ucrania), siendo premiado por sus estudios en Física y Matemáticas. Su origen judío le impidió acceder a la Universidad a la que aspiraba, recuerda, y completó sus estudios en el Instituto de Acero y Aleaciones de Moscú. "Entonces, tener un nombre judío en Rusia suponía una enorme desventaja si querías hacer una carrera en la Unión Soviética", dice.

Vivió la desintegración de la Unión Soviética, la Perestroika, y aprovechó aquel momento de cambios y reformas para poner en marcha otros negocios. En 1989 fundó con sus compañeros de instituto Alfa-Eco, una sociedad de importación de bienes occidentales como ordenadores, cigarrillos, perfumes y máquinas fotocopiadoras, que hoy en día es Alfa Group Consortium, uno de los mayores conglomerados industriales y financieros de Rusia. 

Fundador de Alfa Bank

Dos años después fundó Alfa Bank, en la actualidad el mayor banco privado del país. En 1995 entró en el negocio minorista de alimentos aprovechando que no existía entonces en Rusia, tras la caída del comunismo, un sector organizado de venta al público. Fridman, que se sintió impresionado por la historia de Wallmart en Estados Unidos, recuerda que la primera vez que abrió uno de sus supermercados la gente iba simplemente a verlo, asombrados de que en las estanterías hubieran, por ejemplo, 15 tipos distintos de yogures. 

Fridman dio la gran campanada en el sector petrolero. En 1997 compró con otros socios la petrolera siberiana TNK, al borde de la bancarrota. En 2003 llegó a un acuerdo con British Petroleum para constituir la sociedad conjunta TNK-BP, que se convirtió en el tercer mayor productor de petróleo de Rusia. Fridman fue consejero delegado de TNK-BP hasta julio de 2012, cuando se acordó la venta de la compañía a la petrolera estatal rusa Rosneft, por 56.000 millones de dólares.

LetterOne

En 2013 fundó LetterOne Investment Holdings (L1), con el objetivo de invertir a escala internacional y penetrar en nuevos negocios. Con sede en Luxemburgo, la compañía realiza en la actualidad operaciones en 96 países, en telecomunicaciones, energía, tecnología, salud y distribución.

Comprometido con la defensa de los valores judíos, en 2007 creó la fundación Génesis, que busca reforzar la identidad judía entre judíos de habla rusa en el mundo entero.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba