Franquicias

Las franquicias inundan Madrid y eclipsan al pequeño comercio

Las pymes se ven arrinconadas en las grandes urbes debido al repunte del "valor de la marca" que producen las franquicias

McDonald's, una de las marcas más conocidas del mundo
McDonald's, una de las marcas más conocidas del mundo PEXELS

Starbucks, McDonald's, Taco Bell, KFC, Burger King, Dunkin, Parfois, Mango... Seguro que si vives en Madrid te has tropezado con alguna de estas marcas en más de dos ocasiones y en un solo trayecto. No hace falta poner datos encima de la mesa para darse cuenta que a las franquicias les gusta Madrid. Es una ciudad con una gran libertad comercial que provoca un efecto llamada para las grandes marcas mundiales. Como contraposición, cada vez más se vuelve más difícil encontrar en la almendra central comercios tradicionales como panaderías o tiendas artesanales. 

El director de la Asociación Española de Franquicias (AEF), Eduardo Abadía, ha explicado a Vozpópuli que este fenómeno se produce porque el mercado evoluciona. No considera que el enemigo del comercio tradicional sea la franquicia, sino que es la propia pyme la que lucha contra sí misma. Explica que en la actualidad el cliente lo que busca son las marcas ante todo, incluso por encima del producto. "Con tener los estándares de calidad cumplidos ya tienes hecho el trabajo", asegura. 

También subraya que el comercio tradicional ahora lo tiene "más difícil" porque el consumidor final está metido en la idiosincracia del negocio. "Vivimos a mucha velocidad y nos gusta llevar el pan caliente a casa", pone de ejemplo Abadía, que agrega que en ese sector la competitividad es fundamental y que un panadero tradicional no puede vender una unidad a 2 euros cuando hay franquicias que las hace más rápido y la tiene por la mitad del precio. No obstante, matiza que probablemente el producto no será de la misma calidad, pero al final lo que prima es el marketing. 

Madrid en cifras

Madrid es la comunidad autónoma que mayor peso y protagonismo tiene en el mundo de la franquicia, puesto que lidera el número de centrales con un total de 325, de las 1.298 que operan en nuestro país, es decir, aglutina el 25% del total nacional, según datos de la AEF a cierre del ejercicio 2016. 

También está a la cabeza en cuanto a la cantidad que facturan estas centrales franquiciadoras, con una cifra de 12.813,5 millones de euros, lo que supone 253,9 millones más que en 2015, y equivale a un 47,4% de la facturación global del sistema de franquicias.

En cuanto al número de establecimientos que las centrales madrileñas han abierto por todo el territorio nacional, la cifra actual es de 24.012, es decir, 2.017 locales más que en 2015, lo que equivale al 34% de los 70.541 locales que contabiliza la totalidad de este modelo de negocio en España.

Madrid es a España lo que Nueva York a EEUU

No obstante, uno de los datos más relevantes del informe de la AEF es que las centrales franquiciadoras implantadas en la Comunidad de Madrid emplean a 112.652 personas, 7.467 más que en 2015, sumando los trabajadores que hay empleados en las propias centrales más los que hay trabajando en sus redes extendidas por toda España, es decir, generan el 41,8% del empleo en franquicia.

El director de la AEF subraya que la capital española siempre ha sido a nivel de centrales y facturación la número uno de España y "con diferencia". Explica que este fenómeno se produce porque la ciudad es una especia de "punto de encuentro", un centro neurálgico a nivel terrestre y de negocio, tipo Nueva York. 

Es una buen lugar para posicionar tu negocio. "Es una ciudad muy acogedora y la ley de libertad comercial ayuda mucho", asegura. Por el contrario, hay otras comunidades autónomas que por que por tamaño o por cultura es más difícil entrar.

Un crecimiento constante 

El sistema de franquicias ha tenido un crecimiento constante durante los últimos 15 años. No se ha producido un crecimiento exponencial en momentos de gran crisis, aunque si es verdad que se produjo un repunte de los candidatos que querían montar una franquicia. 

Las centrales han tenido que ir creciendo y durante la época de crisis lo tuvieron que hacer bajo el modelo de centros propios y no de franquiciados.

Según datos de la AEF, en 2007 el número de centrales en la Comunidad de Madrid ascendía a 281 y facturaban 9,1 millones de euros. Desde esa fecha el crecimiento en número de centrales siempre ha sido constante, salvo en 2014-20-15 cuando se fueron o cerraron cuatro centrales. (2014-308 centrales, 2015-304 centrales)

Abadía comenta que el franquiciador tiene que estar permanentemente en el mercado y que no se puede dormir en los laureles porque tiene que estar dando respuesta al consumidor final, que es "muy exigente"

¿Cataluña?

Sobre la cuestión catalana, el directivo se muestra cauto debido a que la "hipersensibilidad es muy alta" y que la política es un mal compañero de viaje para los negocios. No obstante, afirma que los "números son los que son", referido a las empresas que han salido de la comunidad y agrega que aunque muchas cambien su central no cree que dejen de abrir locales en Barcelona, pero si le han llegado ya comentarios de la dificultad de hacelro.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba