Economía

Francisco González, la segunda víctima del poder del 'caso Villarejo' tras Cospedal

El presunto masivo espionaje realizado por la empresa del excomisario José Manuel Villarejo para BBVA con la intención de neutralizar el asalto de Sacyr al banco dirigido por Francisco González, en el año 2004, empaña la presidencia de honor del banquero

Francisco González, presidente de honor de BBVA.
Francisco González, presidente de honor de BBVA. Efe.

Francisco González va camino de convertirse en la segunda víctima del poder que se cobra el caso Villarejo. La primera fue María Dolores Cospedal, quien no tuvo más remedio que optar por una retirada deshonrosa de su brillante carrera política y desvincularse del PP tras publicarse que había contratado los servicios del excomisario para hacer trabajos puntuales en plena investigación del caso Gurtel, a principios del pasado mes de noviembre.

El jueves se publicó que la empresa de Villarejo, Grupo Cenyt, contratada por BBVA, realizó un espionaje masivo de personalidades españolas. Miembros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, empresarios, inversores, periodistas, fueron sometidos a pinchazos telefónicos y seguimientos personales, según publicaron El Confidencial y Moncloa.com.

Todo para neutralizar el asalto que la constructora Sacyr, con aparente apoyo gubernamental, diseñó para tomar el control de BBVA y desalojar de la presidencia a Francisco González, entre finales de 2004 y principios de 2005.

Ese tema para mí no tiene relevancia", dice el presidente de BBVA sobre Villarejo en una entrevista a El País el pasado 30 de diciembre

El caso Villarejo no solo provocó la retirada de la política de Cospedal, sino que también impidió que la exministra de Defensa se fuera por todo lo alto al despacho internacional Hogan Lovells. El bufete había negociado la incorporación de Cospedal, pero la trascendencia del caso frustró el fichaje. Y de igual manera puede empañar ahora la triunfal retirada a la presidencia de honor del BBVA de Francisco González.

Última entrevista

El 30 de diciembre El País Semanal dedicaba su portada y un extenso reportaje a las últimas semanas de FG en la presidencia de BBVA. El último gesto de cara al público de Francisco González, nunca Paco.

El segundo mayor banco español abrió sus puertas de par en par al diario fundado por Jesús Polanco, y González concedió su última entrevista como presidente de BBVA. 'Francisco González, el banquero outsider y presidente del BBVA, dice adiós', titulaba la revista del diario de Prisa. En su interior, dos preguntas dirigidas a González sobre el caso Villarejo.

—Otro asunto espinoso son los supuestos pagos del BBVA al excomisario Villarejo, hoy encarcelado, de más de cinco millones de euros durante cinco años.

Ese tema para mí no tiene relevancia. Lo hace el departamento de seguridad con normas muy estrictas.

—¿Tuvo conocimiento de esos pagos?

—No. Me entero cuando aparece la primera noticia hace unos meses. Yo sabía que el banco llevaba a cabo trabajos de inteligencia para defenderse. Hasta donde sé, se han hecho las cosas como hay que hacerlas.

"Ese tema", sin relevancia, en el que las cosas se habían hecho "como hay que hacerlas", dio ayer un vuelco al conocerse el alcance de los trabajos realizados por Villarejo para BBVA. Durante el jueves, el banco no comentó las informaciones publicadas -según las cuales los diarios de Prisa habían sido también espiados-, hasta que pasadas las 16 horas emitió un comunicado al respecto. 

Uno de los grandes logros reconocidos en la carrera de FG al frente de BBVA es el haber resistido embestidas políticas de todos los colores

"En relación con las informaciones publicadas sobre el Grupo Cenyt [Villarejo], que de ser ciertas revestirían una indudable gravedad, BBVA manifiesta que en junio de 2018 inició una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por dicha empresa. Además solicitó a un despacho externo de abogados una revisión independiente de los hechos y de la documentación disponible. Ambas actuaciones están en curso en la actualidad", informó el banco. "Si en las investigaciones se acreditara la existencia de irregularidades, BBVA tomará las medidas internas que procedan y llevará a cabo las acciones judiciales pertinentes, y como siempre, colaborará con la justicia", añadió en su comunicado.

Carlos Torres Vila,  presidente de BBVA, elegido por Francisco González.
Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, elegido por Francisco González. Efe.

FG cedió su puesto en la presidencia del segundo mayor banco español a Carlos Torres Vila, anterior consejero delegado, el 31 de diciembre. Pero no se ha desligado del todo de la entidad, al haberse mantenido como presidente de honor, a pesar de las recomendaciones en contra del Banco Central Europeo.

El jefe de seguridad de BBVA cuando se produjeron las grabaciones era otro excomisario de policía, Julio Corrochano

Los dos grandes méritos destacados de la presidencia de FG en BBVA a la hora de hacer balance, han sido el haber impulsado la digitalización del banco y haber resistido embestidas políticas de todos los colores.

Entre las medallas que lleva colgadas González en la chaqueta tras dos décadas al frente de la segunda mayor entidad financiera del país, está la de haber opuesto resistencia al asalto de Sacyr en una operación que parecía diseñada en Moncloa por el exministro Miguel Sebastián. Pero ahora se está sabiendo que esa resistencia, aparentemente, se hizo con malas artes.

Este diario ya publicó el pasado mes de octubre el contenido de grabaciones en las que Villarejo explicaba el trabajo realizado para BBVA, del año 2005. Entonces el jefe de seguridad del banco era otro excomisario, Julio Corrochano

El exministro de Industria, Miguel Sebastián.
El exministro de Industria, Miguel Sebastián. Efe.

"La opinión del FG, que el hijoputa es muy malo, es buscar alguna fórmula para desequilibrar al que es su enemigo, porque en el fondo el que ha montado todo el 'show' de Sacyr ha sido Sebastián", decía en esas grabaciones publicadas por Vozpópuli el excomisario José Manuel Villarejo.

Las últimas informaciones del caso Villarejo empañan la presidencia de honor de FG en BBVA. Si, como es previsible, esas informaciones se judicializan, es posible que a BBVA le aguarde una costosa, en términos de reputación, travesía por los tribunales. Durante esa travesía se insistirá en el punto de si González estaba al corriente de los siniestros trabajos que el excomisario estaba realizando para la entidad. En ese caso, al banco le convendrá desvincularse totalmente de su pasado más oscuro.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba