Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM España "El inversor tiene que acostumbrarse a una mayor volatilidad y asumir mayor riesgo"

El responsable de la gestora norteamericana en España considera que los inversores deben acostumbrarse a un entorno más volátil, pero en el que pueden encontrar oportunidades que se ajusten a su perfil de riesgo, teniendo en cuenta que el precio por obtener más rentabilidad es asumir más riesgo.

Fondos mixtos globales, fondos de renta variable global enfocados en dividendos y fondos de rentabilidad absoluta. Estas son las recomendaciones de Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM España para un entorno de alta volatilidad como el actual. “El inversor tiene que acostumbrarse a una mayor volatilidad y, si quiere algo de rentabilidad, debe tomar algo de riesgo, pero a su manera, porque cada inversor tiene un perfil distinto de tolerancia. Pero la volatilidad va a estar presente”, asegura.

Una incertidumbre alimentada por las políticas monetarias de los bancos centrales, que “crean divergencias, unos subiendo y otros siguiendo líneas no ortodoxas”, subraya Evers. “El contraste entre Estados Unidos y lo que está haciendo el resto del mundo crea bastante volatilidad. Es un ciclo económico muy extraño, porque normalmente en esta etapa ya deberíamos tener tipos más altos. La Reserva Federal ha indicado claramente que quiere subirlos de forma muy gradual.  Y nosotros esperamos para este año una o dos subidas”, indica.

“Ahora las gestoras locales han lanzado bastantes productos garantizados y habrá que ver cómo funcionan unos productos contra otros. Pero si lanzan este tipo de fondos, nosotros nos beneficiamos menos”.

Los fondos mixtos con sesgo global o los fondos multiactivo permiten, a juicio del responsable de BNY Mellon IM en España, sortear más fácilmente estas divergencias. “Cuando tienes una zona geográfica más amplia, te permite ir a aquellas sitios que son más atractivos, en un entorno en el que hay dificultades en algunas economías del mundo, pero en otras no. Tenemos el ejemplo de India, con gran potencial, y de Brasil, por el contrario, donde hay más contrastes”, señala Evers.

Una de las ventajas de los fondos multiactivo es que posibilitan al gestor asignar activos donde ve más oportunidades, según el responsable de BNY Mellon IM España, que es una de las características también de los fondos de retorno absoluto. “En nuestro caso tenemos el ejemplo de BNY Mellon Global Real Return, que invierte en renta variable, renta fija, crédito, efecivo, convertibles, commodities, oro... Como el entorno es muy volátil, se puede ir asignando la cartera a aquellas partes del mercado donde hay más oportunidades”, apunta Evers.

“Los fondos de rentabilidad absoluta son aptos para entornos donde todas las clases de activos están demostrando mucha correlación entre sí, porque tienen distintas fuentes de rentabilidad y permiten diversificar la cartera”, asegura. Pero ¿en qué debe fijarse un inversor a la hora de escoger un fondo de este tipo, dada la enorme variedad de fondos de tienen el apellido de retorno absoluto? Para Evers, lo más importante es la valoración entre riesgo y rentabilidad, es decir, cuál es el tipo de rentabilidad que genera a largo plazo el fondo y con qué tipo de riesgo está implicado ese rendimiento. Y, sobre todo, observar el comportamiento del fondo en momentos de estrés del mercado. Fondos que puedan potencialmente cubrirse ante movimientos fuertes a la baja de los mercados serían los idóneos para el momento actual, según el responsable de BNY Mellon IM España.

BNY Mellon Global Equity Income Fund es otro de los productos que están recomendando desde la gestora norteamericana. “Nuestra visión del mundo es que la inflación va a seguir baja por muchas razones, entre las que se encuentran elementos demográficos, el nivel de endeudamiento, un exceso de producción en muchos segmentos, especialmente la energía... Todos esto provoca bajo crecimento. Y en este entorno los dividendos, sobre todo de empresas multinacionales, consolidadas y con balances sólidos, y pagados de forma recurrente, nos parecen interesante”, señala.

"No está nada claro que los asesores no independientes vayan a poder seguir cobrando las retrocesiones”.

¿Un año de transición?Esta volatilidad de los mercados y el miedo que ha generado entre los inversores ha propiciado su repliegue hacia fondos más conservadores, una circunstancia que puede repercutir en las gestoras internacionales, beneficiadas en los últimos años del lanzamiento de gamas de fondos perfilados. “Nosotros nos beneficiamos mucho de esta tendencia. Ahora las gestoras locales han lanzado bastantes productos garantizados y habrá que ver cómo funcionan unos productos contra otros. Pero  si lanzan este tipo de fondos, nosotros nos beneficiamos menos”, confiesa Evers, que cuenta con una experiencia de casi 20 años cubriendo el mercado español.

Sobre la repercusión que tendrá MiFID II en la industria de inversión, asegura que todavía es un interrogante. “Ha sido aplicado de maneras muy distintas en diferentes mercados y existe bastante amplitud en su interpretación. Veremos cómo se implementa en España”, remarca. Precisamente una de las dudas más importantes sobre esta directiva es cómo determinará la independencia de los asesores financieros, una cuestión que también incide en el negocio de las gestoras de fondos por el tema de las retrocesiones. “Lo que está claro es que quienes se definan como independientes no podrán cobrarlas en el futuro, y probablemente los no independientes podrán seguir cobrándolas. Pero los detalles están por definir”, plantea Evers.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba