CLAUDIO ORTEA, DIRECTOR DE INVERSIONES DE LOMBARD ODIER ESPAÑA Claudio Ortea (Lombard Odier): "Hemos recortado nuestras inversiones en renta variable por el riesgo del Brexit"

El referendum en Reino Unido para votar su permanencia o no dentro de la Unión Europea, la subida de tipos en Estados Unidos y la vigilancia sobre la evolución de la economía china son algunos de los riesgos que están monitorizando en el banco suizo.

Menor exposición a renta variable, apetito por el crédito europeo, especialmente los bonos de alto rendimiento o high yield, y de los mercados emergentes en moneda local. Esta es la estrategia que mantiene el banco privado suizo en un momento de fuerte incertidumbre política, a escasas semanas del referéndum del próximo 23 de junio en Reino Unido, donde los británicos votarán su permanencia o no en la Unión Europea. “Hemos recortado nuestras inversiones en renta variable precisamente de cara a este riesgo”, asegura Claudio Ortea, director de inversiones de Lombard Odier en España. “No tenemos tan claro qué puede suceder. Siempre que hay elecciones o algún tipo de votación el resultado es incierto. Esto preocupa a los mercados, ya que tenemos un riesgo totalmente asimétrico”.

En esta reducción de la ponderación de la renta variable, Europa ha salido perdiendo en la estrategia del banco. “Nosotros favorecíamos mucho a los países de la zona euro, pero de cara a un riesgo del Brexit, puede ser la zona más afectada. Seguimos pensando que desde un punto de vista de valoraciones sigue siendo atractiva, pero desde un punto de vista del riesgo puede ser la más perjudicada”, señala.

“Nosotros favorecíamos mucho a los países de la zona euro, pero de cara a un riesgo del Brexit, puede ser la zona más afectada".

¿Podría significar un punto de no retorno en la construcción de la Unión Europea? “La UE fue una idea brillante, que puso los cimientos del edificio pero sin especificar la manera de salir. Si un país decide hacerlo, como puede ocurrir con Reino Unido ahora, podríamos volver a los tratados bilaterales, que complicarían sustancialmente su futuro, teniendo en cuenta los problemas serios que tienen, como los presupuestarios. Así que pensamos que están mejor dentro que fuera de Europa”, sostiene Ortea.

Esta infraponderación de la renta variable no significa que en el banco suizo hayan subestimado la exposición a activos de riesgo porque “hemos incrementado nuestras posiciones en deuda de mercados emergentes en moneda local, sobre todo la soberana, y en high yield europeo”, subraya el directivo de Lombard Odier. “Con el movimiento que ha hecho el Banco Central Europeo al decidir comprar riesgo de crédito, el high yield puede verse favorecido. No es una inversión a largo plazo, sino simplemente un movimiento táctico de las carteras”, añade.

Respecto a los países emergentes, a juicio del director de inversiones de Lombard Odier en España, “después de dos o tres años de fuertes devaluaciones, ahora ha llegado un momento en que son mucho más competitivos. La guerra de divisas que han practicado ya está reflejada en los precios y sus mercados se encuentran en una posición mucho más atractiva, razones por las que tenemos mejores perspectivas que hace un año y medio”.

Sobre China, considera que el gobierno del gigante asiático está llevando a cabo los cambios estructurales necesarios y “pasaremos a tener crecimientos por debajo de la media histórica pero posiblemente más sanos de los que tenía antes, no dependiendo solamente del endeudamiento de los países desarrollados sino también en su demanda interna. Del hecho en China al hecho para los chinos”, afirma Ortea.

“La FED tiene un buen reto por delante. Nosotros pensamos que no se van a producir subidas de tipos hasta septiembre. En nuestras estimaciones prevemos dos incrementos para este año".

Subida de tiposOtra de las preocupaciones que, según el director de inversiones en España de Lombard Odier, va a marcar el rumbo de los mercados en los próximos meses es la actuación de la Reserva Federal norteamericana. “La FED tiene un buen reto por delante. Les gustaría una normalización de los tipos porque sería muy sano para su economía. Nosotros pensamos que no se van a producir hasta septiembre. En nuestras estimaciones prevemos dos incrementos para este año, pero la Reserva Federal depende más que nunca de los datos macroeconómicos que se vayan publicando. Hay motivos para pensar que en las subidas, pero al mismo tiempo también hay motivos para creer que no son todavía necesarias en el sistema”, argumenta Ortea.

Lo que sí descartan en el riesgo de recesión en la economía norteamericana, debido a la mejora de la demanda interna de EEUU. “Hay tres factores muy importantes, como el empleo, el incremento salarial y la bajada del precio de la energía, que permiten al consumidor tener una renta disponible bastante elevada, por lo que no vemos un riesgo grande de recesión para este año”, explica.

Un cambio en la inercia de los bancos centrales que en otra de las grandes economías mundiales, la de Japón, se está poniendo encima de la mesa, según las previsiones del banco suizo. “El banco central japonés está debatiendo ahora mismo hasta qué punto los tipos de interés negativos son buenos para la economía. Es un momento de esperar a ver el resultado final de estas deliberaciones. Que en la última reunión no se tomara ninguna medida significa que existe un debate sobre los efectos de la política monetaria expansiva en la economía. Así que aunque nos gusta Japón, recomendamos paciencia”, asegura.

Respecto a Europa, Ortea considera que en general los resultados de las compañías sí están batiendo expectativas. “No son brillantes, las cifras de ventas dejan mucho que desear aunque los beneficios netos no son malos. Pero hemos visto durante el primer trimestre una bajada de estimaciones muy sustancial por parte de los analistas, por lo que si se compara con las previsiones de enero evidentemente los resultados no son bueno. Pero si los comparamos con las previsiones que han hecho una vez hechas las revisiones, son mejor de lo que se esperaba”, comenta.

Presión en los márgenes de las entidades financieras

El sector financiero va a continuar siendo uno de los más presionados. “Se enfrenta a algo que es desconocido para todos: los tipos de interés negativos y unos márgenes que se están estrechando constantemente. Contra eso es difícil luchar y las entidades están intentando encontrar nuevas vías de ingresos vía comisiones”, subraya Ortea.

A pesar de este escenario, “los inversores ya están posicionados desde el punto de vista del riesgo donde tienen que estar. Saben cómo son los mercados, están viendo lo que sucede, que esta volatilidad no va a desaparecer en el corto ni en el medio plazo. Pero comprenden las explicaciones que les ofrecemos sobre sus posiciones, su nivel de riesgo y, aunque les preocupa, no se ponen tan nerviosos. Hay que buscar un equilibrio entre el riesgo adecuado de cada cliente y sus expectativas de rendimiento”, concluye el director de inversiones de Lombard Odier España.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba