José Ramón Iturriaga, gestor de Abante "Bancos e inmobiliarias deberían hacerlo mejor porque sus valoraciones rayan lo absurdo"

José Ramón Iturriaga cree que el sector financiero ofrece oportunidades de revalorización que la mayoría de los inversores no está apreciando, al igual que las compañías inmobiliarias. El gestor de Abante ha aprovechado las caídas bursátiles para incrementar posiciones en firmas de estos dos sectores.

José Ramón Iturriaga es uno de los gestores españoles más curtidos en la selección de valores de la industria de inversión. Desde el año 2009 maneja Okavango Delta, uno de los buques insignia de Abante, la firma presidida por Santiago Satrústegui. Este fondo de bolsa española se ha convertido en uno de los más rentables a largo plazo, con un rendimiento anualizado del 4,22% a cinco años y de casi el 18% anualizado a tres años, según datos de Morningstar.

Con estas credenciales, la visión sobre las compañías que tiene el gestor sirve de referencia para comprender el momento de mercado en que nos encontramos. Iturriaga cree que se está imponiendo la racionalidad, a pesar de la enorme volatilidad y las dudas que han suscitado el derrumbe del precio del petróleo, la economía china, el sector financiero... “Nada justifica las caídas que ha habido en los últimos meses. Y aunque todavía estamos lejos de las valoraciones por fundamentales, estamos viendo cierta vuelta a la normalidad”, asegura.

Esta situación de nerviosismo en las bolsas ha sido aprovechada por el gestor de Abante para realizar una rotación de valores, dando más relevancia a aquellos que considera han sufrido más castigo últimamente. “A día de hoy los dos principales sectores donde tengo exposición son bancos e inmobiliarias que, si el mercado se recupera, deberían hacerlo mejor porque las valoraciones que tienen actualmente rayan, en mi opinión, lo absurdo”, apunta Iturriaga, que también gestiona el Spanish Opportunities, la versión luxemburguesa del Okavango, y el fondo mixto Kalahari.

"Quizá Bankia sea la que ofrece mayor atractivo de valoración y cotiza con un descuento sobre su valor en libros que, en mi opinión, no tiene justificación".

“Tengo en cartera a todos los bancos cotizados, menos a Liberbank. Quizá Bankia sea la que ofrece mayor atractivo de valoración y cotiza con un descuento sobre su valor en libros que, en mi opinión, no tiene justificación. Y Banco Popular, cotizando prácticamente a los mismos múltiplos a los que hizo la ampliación de capital. Serían muy buenas opciones para jugar una eventual vuelta de tuerca del proceso de consolidación bancario”, explica. Un proceso que, pese a que se va a retrasar hasta la formación de un nuevo gobierno, servirá para estabilizar la rentabilidad del sistema financiero español, a juicio del gestor.

Sobre el sector inmobiliario, “quizá sea el mejor exponente de que lo que hemos visto estos últimos meses ha sido absolutamente irracional”, señala Iturriaga. “Que compañías como Merlin o Colonial, con activos de muy buena calidad, hayan caído lo que han caído es la muestra de que las ventas no se correspondían con nada de sus fundamentales, sino con ideas desordenadas, porque las previsiones del sistema inmobiliario español siguen mejorando”, subraya.

¿Qué otras apuestas tiene Iturriaga? “Algunas historias de reestructuración muy avanzadas, como Prisa. Su principal accionista es un fondo activista, Amber Capital, que está por encima de las familias tradicionales, muy diluidas en los últimos años. Y estos señores no entran en el consejo de administración para sentarse y esperar. Entran para aflorar el valor que han detectado en la compañía, y que yo creo también que tiene”, asegura.

Por el contrario, Ferrovial, Catalana Occidente, Gamesa y FCC son ejemplos de valores en los que ha deshecho posiciones “Creo que han llegado a su precio objetivo y es un buen nivel para vender”, señala el gestor de Abante.

"La paciencia es sacar la cabeza de la centrifugadora de todos los días y tener algo de visión a largo plazo”.

La clave: la pacienciaPese a que Iturriaga se considera un selector de compañías, reconoce tener cierto sesgo sectorial a la hora de construir las carteras de los fondos, como le ocurre ahora con el sector financiero. “Suelo fijarme en ideas controvertida, como los bancos. Y con cosas controvertidas y baratas debes tener paciencia, porque al final es la clave del éxito en la gestión”, apunta. “Cuando me preguntan por la clave del Okavango respondo que se basa en la paciencia de los inversores conmigo, que ha permitido que aflore el valor detectado en las compañías seleccionadas. Y esa espera puede ser de años”.

“A día de hoy, en el universo de acciones españolas, hay muchísimas compañías baratas que, además, están estigmatizadas, como pueden ser los bancos o las inmobiliarias o algunas compañías cíclicas en las que los inversores no tienen interiorizado lo que supone la normalización del ciclo en sus cuenta de resultados, y aquí la clave es tener paciencia. Y la paciencia es sacar la cabeza de la centrifugadora de todos los días y tener algo de visión a largo plazo”, insiste Iturriaga.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba