Magallanes Value Investors

"El tsunami de los ETF va a engullir a las gestoras de los bancos"

Iván Martín, presidente y director de inversiones de Magallanes Value Investors, explica las claves que han permitido a esta firma independiente convertirse en un referente con solo dos años de vida.

Iván Martín, presidente y director de inversiones de Magallanes Value Investors.
Iván Martín, presidente y director de inversiones de Magallanes Value Investors. Cedida.

Magallanes Value Investors llega a su segunda cita con los inversores en un momento que consideran clave para la gestión activa. Iván Martín, presidente y director de inversiones de esta firma independiente, considera que la aparición de nuevos proyectos en el mundo de la inversión se debe a que "el cliente está despertando". Y no temen la aparición de nuevos proyectos porque "es un círculo que nos retroalimenta". "Gracias a la competencia, lo hacemos bien. Significa que la gente se fije más allá de su entorno tradicional, los bancos, y entre dinero nuevo todos los meses en nuestros fondos, por la rentabilidad que ofrecemos", asegura.

Martín, que fundó la gestora junto a Blanca Hernández y Mónica Delclaux, habla con conocimiento de causa porque su firma ha conseguido superar los 1.200 millones de euros en activos bajo gestión en tan solo dos años de vida. "En marzo hemos captado 80 millones de suscripciones netas, uno de los mejores meses, fuera de lo normal", señala. Pero el éxito de la marca Magallanes se comprueba con el número de inversores particulares que han decidido invertir en sus fondos: de los 7.000 suscriptores de la gestora, el 70% no son grandes inversores o institucionales. "Nuestra base de clientes retail es altísima y me está sorprendiendo", afirma Martín.

Pese a este despertar de los inversores, el presidente de Magallanes recalca que la parte de gestión independiente en España es todavía "minúscula", teniendo en cuenta los más de 240.000 millones de euros de patrimonio que acaparan solamente los fondos de inversión. "En países como Alemania, Francia o Italia lo que no ven normal es lo que pasa aquí, con el poder de distribución de las entidades financieras. Pero esto se va a caer por su propio peso y no será por la gestión activa. El tsunami de los ETF va a engullir a las gestoras de los bancos y van a tener que transformarse", vaticina Martín.

El director de inversiones de Magallanes, que acumula más de quince años de experiencia en firmas como Santander AM, Aviva Gestión y Sabadell Gestión, cree por el contrario que este maremoto de la gestión indexada no va a afectar a las firmas independientes porque "es difícil que un ETF replique estrategia activas".

Fondo de microcaps

El último lanzamiento de la firma, Magallanes Microcaps Europe, es una buena muestra de ello. El fondo, en plena fase de construcción de la cartera, invierte en compañías con una capitalización bursátil ajustada a su free float por debajo de los cien millones de euros, algo pionero en las instituciones de inversión colectiva españolas. "El proceso de registro ha llevado su tiempo porque es un producto novedoso. Desde hace años he ido acumulando ideas de inversión en mi libreta que eran materialmente imposible meter en los fondos habituales por su tamaño. Y me parecía una lástima por la trayectoria bursátil que iban teniendo a lo largo del tiempo", subraya.

En el mundo anglosajón es bastante natural que una empresa pequeña salga a cotizar, amplíe capital, crezca. En Europa continental y en países como España, esto es imposible, cuando el empleo y la riqueza la generan estas compañías"

Compañías familiares, con muy poca deuda o ninguna, especialistas en un nicho concreto de mercado, sobre todo de corte industrial, sin dependencia de proveedores, líderes en su producto y probablemente han inventado una tecnología aplicada. "En términos bursátiles son muy pequeñas, pero en términos de economía real son muy importantes", explica Martín, quien subraya cómo la crisis financiera ha animado a muchas microempresas a acudir a los mercados para buscar financiación, primero con las emisiones de deuda y después con la salida a bolsa.

"En el mundo anglosajón es bastante natural que una empresa pequeña salga a cotizar, amplíe capital, crezca. En Europa continental y en países como España, esto es imposible, cuando el empleo y la riqueza la generan estas compañías. Pero será una tendencia a largo plazo", estima el responsable de inversión de Magallanes Value Investors, para quien el MAB "cojea" en los temas de supervisión, que a su juicio debería ser equiparable a la del mercado continuo. "Ahora mismo no nos fijamos en las empresas del mercado alternativo, pero no está descartado".

El fondo de microcaps europeas de Magallanes tiene previsto cerrar cuando alcance los cien millones de euros de volumen patrimonial, y en las primeros meses ya han conseguido un tercio de su objetivo. "No es un fondo para crecer, sino para ser rentable. Ahora mismo tenemos 50 valores en cartera, pero el universo es de poco más de cien, aunque el total de nombres considerados como microcaps en Europa supera los 1.400 valores, según MSCI, que no representan ni el 1% de la capitalización bursátil de todos los mercados europeos. El potencial medio de los valores seleccionados es del 70%. Hacía tiempo que no lo veíamos, algunos incluso con capacidad de doblar su valor. La revalorización mínima que les pedimos es del 30%-40%", subraya Martín.

La estrategia de inversión es la misma que aplican al resto de sus fondos, pero con alguna ventaja adicional. "Al tener un tamaño tan pequeño, a ningún bróker o banca de inversión les interesa seguirlos, porque necesitan un flujo constante de capital para emitir recomendaciones. Así que el primer informe que se realiza es el nuestro, por lo que no estamos sesgados de ninguna forma", comenta. La cuestión del tamaño reducido es un aliciente para Martín. "Todas las compañías originariamente han sido microcaps, hasta Inditex. Luego por el camino son opadas, se van fusionando o van creciendo por méritos propios, pero no seleccionamos las compañías por la posibilidad de que las vayan a opar”, señala el presidente de Magallanes Value Investors.

Martín recuerda que Viscofan, CAF, Vidrala, Miquel i Costas, Catalana Occidente o Lingotes Especiales han sido algunas de las empresas que "he comprado con capitalizaciones por debajo de los cien millones de euros en su momento". "Son joyas metidas en una piedra que hay que ir picando poco a poco. Las microcaps están baratas porque son invisibles y tarda bastante tiempo hasta que los inversores se dan cuenta de su valor", advierte, por lo que la paciencia es un valor fundamental.

Lo que no está en la mente de Magallanes Value Investors son cambios trascendentales, como large caps o renta fija. Podemos reforzar el equipo en administración y no sería descartable incorporar algún analista a medio plazo"

Una de las principales posiciones del fondo que Martín accede a comentar es Orsero, una empresa familiar italiana de producción y distribución de frutas tropicales. "Es un ejemplo claro de lo que tenemos en la cartera. Tiene un potencial de doblar su valor y cotiza a cinco veces su Ebitda. Tienen barcos refrigerados propios que traen la fruta desde Costa Rica y se han convertido en líderes absolutos del arco mediterráneo y una referencia en el resto de Europa", explica Martín.

Sin interés por los bancos todavía

Pese a que otros gestores value han introducido hace tiempo nombres de entidades financieras en sus carteras, en Magallanes siguen sin ver valor en el sector. "No tenemos nada de banca, no vemos valor. Hemos sido muy firmes en nuestras convicciones y preferimos seguir esperando, aunque estamos más cerca que antes de replantearnos la entrada en algunos nombres. A lo mejor ahora tenemos más interés en Popular, por ejemplo. La banca antes era una tarta de tres pisos y ahora es un cupcake. Se van a seguir produciendo fusiones y absorciones entre entidades, y solo quedarán BBVA, Santander, Caixabank, alguna más... y el resto no tendrá razón de ser".

Las carteras de los fondos disponen actualmente de entre un 13% y un 15% de liquidez "por si pasa algo con el riesgo político". "Sería razonable una caída del 10% de la bolsa y gracias a esa liquidez no me vería obligado a vender valores que me gustan. Porque no soporto el coste de oportunidad: no me gusta vender para comprar otra cosa. Es muy frustrante tener valores que han caído, venderlos y tener que comprar otros que han caído más", reconoce el presidente de Magallanes. "El riesgo es que si el mercado es muy alcista, no pongo nunca a trabajar esa liquidez y los fondos no subirán tanto en rentabilidad", apunta.

En Portugal, han comprado "activamente" la compañía de telecomunicaciones NOS, la única que ha ganado cuota de mercado en los últimos años, explica el director de inversiones de Magallanes, en uno de los países con los mejores entornos para el sector porque "ha estado concentrado durante muchísimo tiempo".

Sobre la posibilidad de lanzar otros fondos, Martín confiesa que algún cliente les ha pedido algún producto conservador, pero lo han rechazado porque "hubiera sido ir contra nuestra filosofía". "Lo que no está en la mente de Magallanes Value Investors son cambios trascendentales, como large caps o renta fija. Podemos reforzar el equipo en administración y no sería descartable incorporar algún analista a medio plazo. Pero ahora, no", subraya Martín, quien cuenta en su equipo de analistas con Otto Kdolsky y Diogo Pimentel, tras la salida de José María Díaz Vallejo a finales del año pasado por cuestiones personales.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba