Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión "Las bolsas europeas van a experimentar fuertes alzas en los próximos dos o tres años"

El responsable de inversión de la gestora del grupo GVC Gaesco considera que las bolsas europeas presentan mejor potencial de crecimiento de lo que descuentan los más inversores más pesimistas.

Un potencial alcista del 39% para el EuroStoxx 50. Frente a los augurios más catastrofistas de que quienes pronostican una entrada en recesión de la economía global, con los índices bursátiles europeos manteniéndose en sus actuales niveles, la visión de GVC Gaesco Gestión huye del miedo no justificado que ha guiado a los inversores en el comienzo de año. Jaume Puig, director general de esta gestora, considera que “las bolsas europeas van a tener fuertes alzas en los próximos dos o tres años”. “Están lejos aún de los máximos del año pasado. Deberían de subir un 25% para alcanzar ese techo. Y se encuentra todavía más lejos de sus máximos históricos. Las empresas europeas están muy baratas y no cuadra ningún múltiplo con los beneficios que están obteniendo”, subraya.

Una razón más que suficiente, a su juicio, para apostar por la renta variable europea, a pesar del temor suscitado por las ventas forzadas de los fondos soberanos, los fondos VaR y los seguidores de tendencias en los mercados. “Estamos muy tranquilos porque las teóricas causas que se están argumentando para justificar las caídas, analizadas una a una, no tienen ninguna verosimilitud. No anticipan nada.  Esto se comprueba en los volúmenes negociados, que han sido muy pequeños”, señala.

“Con Mario Draghi el BCE ha ganado mucho en pragmatismo"

Entonces, ¿por qué ha habido tanta incertidumbre en los mercados? Puig recuerda que la evolución de la economía real y la senda de las bolsas no tiene una correlación lógica y pone de ejemplo a Europa precisamente. “En la zona euro el crecimiento del PIB ha ido de menos a más en los últimos trimestres, al igual que el dato del paro. La mejora está ahí, pero no es suficiente. Hemos visto muchos casos de mejoras económicas, pero sin embargo la inversión y la petición de crédito se contienen”, recuerda. Y el comportamiento de las empresas puede llevar a engaño también. “A veces en los mercados se producen unas retroalimentaciones un tanto extrañas. Muchas compañías están recomprando sus acciones porque cotizan por debajo de su valor y es un recurso fácil. Pero si las bolsas europeas alcanzaran su nivel correcto, las empresas tendrían que dedicar más recursos a la inversión”, subraya.

Pero “poco a poco la zona euro va mejorando. Llevamos un retraso porque el peor momento del paro en Europa fue hace dos años mientras que en Estados Unidos fue hace seis años y medio. Es decir, que se nota mucho la rapidez o la lentitud en la toma de medidas”, señala.

Pragmatismo

El director general de GVC Gaesco señala el pragmatismo de la Reserva Federal norteamericana como una de las razones principales de esta recuperación anticipada de la economía de EEUU. Un pragmatismo que va a mantener frente a las próximas decisiones de subidas de tipos de interés. “Si nos atenemos a las condiciones internas de la economía norteamericana, debería subir los tipos mucho más fuerte y rápidamente. Pero la FED siempre tiene en cuenta la volatilidad de los mercados y el dólar para tomar sus decisiones. Probablemente este año cumplan con la senda prevista, pero las condiciones de la economía americana justifican subidas durante los próximos años, bastante más tiempo de lo que puede estar considerando el mercado”, advierte.

“Pensar que la subida de tipos en EEUU, un dólar más fuerte y la caída del precio del petróleo y de las materias primas perjudica a los países emergentes... son historias muy del pasado”.

Para Puig, una de las ventajas de la economía europea es que el Banco Central Europeo está copiando este modelo pragmático con su actual presidente. “Con Mario Draghi el BCE ha ganado mucho en pragmatismo. “Ha ocurrido una cosa curiosa. En diciembre se le acusó de haber hecho menos de lo previsto por los inversores, mientras que ahora en marzo ha ocurrido lo contrario. Un par de medidas, como el aumento del volumen de compras de activos de deuda hasta los 80.000 millones de euros y la rebaja del tipo de depósito hasta el -0,40%, eran esperadas, mientras que el LTRO, por ejemplo, con impacto directo en las cuentas de resultados de las entidades financieras, se produce en un momento de dudas sobre el sector. Y este elemento extra favorece a los bancos”, asegura Puig.

Mercados emergentes

Otro de los lugares comunes que más refuta Jaume Puig es la relación de los mercados emergentes con las materias primas, algo que ya no se puede analizar como antes. “Pensar que la subida de tipos en EEUU, un dólar más fuerte y la caída del precio del petróleo y de las materias primas perjudica a los países emergentes... son historias muy del pasado”, sostiene. A su juicio, los mercados emergentes “mantienen un enorme potencial y muchos de los mercados asiáticos, grandes beneficiados del bajo precio del crudo, prosiguen su creación ingente de clase media y cotizan a unos múltiplos muy bajos”, señala Puig.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba