Fondos

Edmond de Rothschild espera un ritmo de crecimiento mundial decepcionante

El departamento de análisis económico del grupo publica la primera edición de su nuevo estudio Perspectiva Macroeconómica.

Mathilde Lemoine, economista jefe del Grupo Edmond de Rothschild.
Mathilde Lemoine, economista jefe del Grupo Edmond de Rothschild. Cedida.

Un crecimiento global decepcionante. Esta es la perspectiva general que presenta la primera edición de Perspectiva Macroeconómica, la nueva publicación del departamento de Análisis Económico del Grupo Edmond de Rothschild. Este deterioro se refleja en bajos tipos de interés. Los bancos centrales todavía tienen recursos, pero las consecuencias de los tipos de interés negativos siguen siendo inciertas al tratarse de una política sin precedentes, según apunta Mathilde Lemoine, economista jefe del Grupo.

"Dado que los gobiernos fallan a la hora de implementar políticas económicas destinadas a incrementar la productividad, los bancos centrales no tienen más elección que continuar implementando el proceso de financiación del crecimiento con deuda", señala Lemoine. En Estados Unidos, la inversión en renta fija y el comercio exterior continuarán lastrando su aportación al PIB. Sin embargo, esto se verá compensado por el impulso del consumo privado y el incremento del gasto público. Japón, en cambio, seguirá teniendo problemas para aumentar el débil gasto personal, lo que probablemente obligará al Banco de Japón a flexibilizar todavía más su política monetaria.

La Eurozona, por su parte, ha puesto fin a su Gran Recesión, gracias al gasto público y al repunte en el mercado inmobiliario. Estas tendencias seguirán siendo el principal impulso del crecimiento aunque el repunte en el precio de las materias primas y el ritmo más lento en la creación de empleo podrían reducir el consumo privado. Suiza se encuentra en una posición más cómoda. El ritmo de crecimiento del PIB va a mejorar, impulsado por el dinamismo del consumo privado. La deflación, aunque  continuará durante 2017, no es una fuente de preocupación, ya que no ha debilitado la demanda, según el informe de Edmond de Rothschild.

Por último, los países emergentes, seguirán siendo perjudicados por el descenso en la productividad y por el exceso de capacidad aunque las tasas de crecimiento podrían empezar a repuntar de nuevo a finales de 2016. En estas regiones, la puesta en marcha de reformas estructurales parece un requisito previo para volver a poner en marcha sus economías.

Perspectiva Macroeconómica expone el análisis y las previsiones del departamento de Análisis Económico, dirigido desde enero de este año por Mathilde Lemoine, la nueva economista jefe del Grupo. Lemoine posee un doctorado en Economía y es especialista en asuntos de carácter internacional, monetario, de empleo y crecimiento económico.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba