Fondos Abante, ante la caída del mercado: "Los gestores más ‘stock picking’ estarán con las cañas de pescar”

La firma presidida por Santiago Satrústegui considera que el miedo a una recesión global por el cambio de modelo de la economía china o el impacto de la caída del precio del petróleo no está justificado.

En Abante están convencidos de que la volatilidad es el precio que debe pagar el inversor por obtener rentabilidad, pero aquella se puede utilizar convenientemente para lograr los objetivos financieros de cada persona. Por eso no están preocupados por las caídas de los mercados desde comienzos de año, ni por la sensación de incertidumbre que parece rodear a la economía china, ni siquiera por la bajada del precio del petróleo.

Pero “hace falta un objetivo claro para que cuando las cosas vienen mal dadas, comprender por qué la cartera se comporta de cierta manera”, asegura Santiago Satrústegui, presidente de Abante.

En esta firma de asesoramiento financiero, que cuenta ya con casi quince años de experiencia aplicando su modelo de arquitectura abierta, consideran de hecho que en las actuales circunstancias “los gestores más ‘stock picking’ estarán con las cañas de pescar” buscando oportunidades, señala Joaquín Casasús, socio y director general de Abante.

Joaquín Casasús, socio y director general de Abante: “China no va a suponer un riesgo para la economía mundial ni va a provocar una recesión global".

A su juicio, los gestores buenos están fabricando ahora la rentabilidad de los próximos meses, reconstruyendo sus carteras y aprovechando la caída de valores con el mismo potencial de revalorización a largo plazo que ya tenían a finales del año pasado pero con más recorrido.

¿No les preocupa entonces China ni las turbulencias en el precio del petróleo? No, por lo menos hasta el punto de que vayan a provocar una recesión global, subraya Casasús. “China no va a suponer un riesgo para la economía mundial ni va a provocar una recesión global. El impacto de su cambio de modelo hacia una economía de consumo interno y de servicios es manejable y en cierta medida hasta deseable”, explica el directivo.

La financiación del crecimiento del gigante asiático con sus propios recursos significa que los canales de contagio son reducidos, apunta Casasús, para quien el problema es la poca eficacia de la comunicación de las autoridades chinas sobre las medidas que adoptan y cómo las interpretan equivocadamente los inversores.

Respecto al precio del petróleo y su continua caída, “el efecto positivo se dejará notar de forma más lenta”, afirma el director general de Abante. La competencia creada con la entrada del ‘fracking’ de Estados Unidos, la incorporación de los barriles de Irán, más el cambio de estrategia de Arabia Saudí ha creado una situación de competencia total en el abaratamiento de los precios.

Esta caída de los precios ha impactado en la financiación de varios países productores, que habían engordado el patrimonio de sus fondos soberanos durante los últimos años gracias al superávit fiscal. Con la nueva situación, han debido deshacer numerosas posiciones en renta variable, lo que ha provocado una caída de los mercados. No obstante, Casasús cree que el barril no bajará por debajo de los 30 dólares porque desincentivaría la nueva inversión de las compañías petrolíferas. “Lo que no veo en ningún caso es una recesión global”, insiste.

A su juicio, Europa se encuentra en un buen momento dentro de su bajo crecimiento y los fundamentales de las compañías siguen mostrando una recuperación creciente, razones suficientes para no dejarse llevar por la sensación de pánico generalizada.  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba