Motor

Fiasco total del Plan Renove: sólo se adjudican 50 millones de los 250 previstos

Las ayudas no han calado entre los españoles ni han servido de revulsivo para un sector dañado por la crisis sanitaria

Fiasco total del Plan Renove: sólo se adjudican 50 millones de los 250 previstos
Fiasco total del Plan Renove: sólo se adjudican 50 millones de los 250 previstos

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha dado por finalizado el Plan Renove de ayudas a la compra de vehículos de todo tipo de propulsiones sin haber ejecutado siquiera un 20% del presupuesto inicial de 250 millones de euros. Quedarán, por tanto, inutilizados más de 200 millones de euros, un auténtico fiasco para un plan mal diseñado que debiera haber servido de revulsivo para un sector dañado por la crisis sanitaria.

Según fuentes del Ministerio consultadas por Europa Press, solo se han solicitado 37,73 millones de euros de los 250 millones que dispone el plan, lo que supone un 15,1% del presupuesto total. Hay que tener en cuenta que algunos de estos expedientes no se completarán o subsanarán correctamente, por lo que la cifra final de ejecución presupuestaria podría ser incluso menor. En concreto, se han registrado en el sistema 34.869 expedientes hasta el pasado día 28 de diciembre.

De ellos, unos 26,67 millones de euros han sido solicitados por particulares o entidades sin ánimo de lucro, mientras que unos 11,06 millones por autónomos o empresas. Además, la mayoría de las peticiones han sido para adquirir turismos, con 26,11 millones de euros, seguidas de autobuses o autocares o camiones, con 7,66 millones; de furgonetas, con 2,07 millones, y de motocicletas, con 1,88 millones.

A pesar de que el Ejecutivo reconoce que en los últimos días del año se ha detectado un "ligero" incremento de solicitudes, ha decidido no prorrogar el Plan Renove, dejando más de 200 millones sin gastar. El Gobierno aprobó el Plan Renove el pasado mes de julio, que contaba con un presupuesto de 250 millones de euros y ofrecía ayudas de entre 300 y 4.000 euros para la adquisición de un vehículo a cambio de achatarrar uno antiguo. Un plan que no ha calado ante unas ayudas a nivel individual consideradas de insuficientes como para que muchos particulares vieses la oportunidad de comprar un turismo nuevo con un ahorro notable. Y es que en muchos casos, esta ayuda apenas suponía 300 euros, una cantidad que además repercute en la renta como ingreso por lo que la cifra real de ayuda era aún más baja.

El objetivo de este programa era impulsar la demanda de vehículos, paralizada por las medidas del confinamiento puestas en marcha para frenar la propagación del coronavirus, al tiempo que también buscaba activar la producciónde las plantas españolas de vehículos. También pretendía la sustitución de los vehículos antiguos en circulación, más contaminantes y menos seguros, por otros más modernos y siguiendo el criterio de neutralidad tecnológica, de forma que ofrecía ayudas también para modelos de combustión, tanto diésel como gasolina.

En función del vehículo adquirido y del tipo de beneficiario, el Renove 2020 daba incentivos de entre 300 y 4.000 euros a la adquisición de un modelo y dando de baja uno antiguo, a los que se añadían 500 euros adicionales en caso de que se achatarre un coche de más de veinte años, de beneficiarios con movilidad reducida o de que pertenezcan a hogares con ingresos mensuales menores de 1.500 euros.

Mínimas ayudas

Y es que el rechazo de los usuarios a este plan de ayudas ha resultado evidente. De hecho, según se desprende del Observatorio de Conductores elaborado por el Real Automóvil Club de España (RACE), un 76% de los conductores españoles afirma que las ayudas del Gobierno para fomentar la renovación del parque de vehículos le ayudan "poco o nada" a la hora de cambiar de coche. El informe elaborado por el RACE indica que nueve de cada diez encuestados preferirían una ayuda general a todo el que quiera sustituir su coche de más de diez años de antigüedad por otro más actual.

Entre otros datos, solo un 18,3% de los encuestados prevé cambiar de vehículo, bajando este dato en más de cuatro puntos respecto a hace casi un año. De ellos, un 33% de los conductores prevé comprar un coche híbrido, creciendo este interés en más de ocho puntos porcentuales en menos de un año y situándose por encima de los que esperan adquirir un modelo de diésel (25,4%) o de gasolina (20,7%).

Por primera vez en la historia, las motorizaciones diésel y gasolina no suman, entre ambas, el 50% de la intención de compra. En el parámetro de coches eléctricos, a pesar de la pandemia, ahora un 7,5% tiene en mente adquirir un vehículo 'cero emisiones', solo dos décimas más que en el estudio de RACE publicado el pasado mes de enero.

Uno de los principales motivos del estancamiento de los automóviles eléctricos es el precio. Del total de conductores que planea cambiar de vehículo en los próximos meses, más de seis de cada diez tienen intención de invertir menos de 20.000 euros.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba