Economía

Una salida fallida de la crisis: el rebote del PIB del tercer trimestre no computa los efectos de la pandemia en septiembre

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya advierte los resultados del tercer trimestre serán adversos en base a los datos con los que ya trabaja

Una salida fallida de la crisis: el rebote del PIB del tercer trimestre no computa los efectos de la pandemia en septiembre
Una salida fallida de la crisis: el rebote del PIB del tercer trimestre no computa los efectos de la pandemia en septiembre Europa Press

Era de esperar, pero el rebote de la economía en el tercer trimestre (habitualmente el mejor periodo para el crecimiento) ha superado todas las previsiones, incluso la del Gobierno que necesita algunos resultados positivos que airear aunque tengan fecha de caducidad. Pero, los resultados del PIB, que técnicamente sacan de momento a España de la tercera recesión en 12 años, se han quedado en papel mojado. Sobre todo porque, según reconoce el INE, el avance de los resultados del tercer trimestre está elaborado con los datos disponibles sobre la evolución económica.

El organismo reconoce que “la mayoría de los indicadores estadísticos coyunturales ofrecen a día de hoy resultados hasta el segundo mes del trimestre (agosto)”. Es decir, falta por computar septiembre, el peor mes del trimestre en el que se acentuó de nuevo la escalada del coronavirus. Aunque matiza que ha añadido información de base utilizada habitualmente, datos administrativos y otras fuentes adicionales que complementan las usuales, también añade que “la dificultad inherente a la medición estadística de un cambio de coyuntura como el vivido hace prever que las futuras revisiones de los resultados hoy publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual”.

El INE insiste en que estas cifras son de carácter provisional, más que nunca. Por tanto, si la revisión del último mes del anterior trimestre supuso un menor decrecimiento del PIB al informado inicialmente, la revisión del tercer trimestre, con la incorporación plena de septiembre, la revisión reducirá el rebote que oficialmente se ha producido. Por tanto, ese 59% de la recuperación económica que anticipa el INE entre julio y septiembre será sensiblemente inferior.

En todo caso, aunque el grueso de los indicadores sólo haya llegado hasta agosto, de poco sirve que la actividad haya repuntado un 16,7% oficialmente en este periodo frente a la contracción del 17,8% entre abril y junio y del 5,2% en los tres primeros meses del año cuando el 80% de la población (y de la economía) ya está confinada directa o territorialmente de nuevo y crece la sospecha de que se puede volver al cierre general de las actividades.

De poco sirve que la demanda interna haya eclosionado hasta el 15% frente al -16,1% del anterior trimestre con una subida de 31 puntos. De poco sirve que el consumo interior de los hogares haya crecido en 22,4 puntos en este trimestre frente a un descenso del 23,7% en el precedente, es decir, se ha producido un rebote de más de 45 puntos gracias al aumento del ahorro remansado de los dos trimestre anteriores en la confianza de que no se iba a producir una nueva crisis sanitaria y económica.

Las familias habían tirado la casa por la ventana: por ejemplo, el gasto en consumo de los bienes duraderos ha crecido un 61% (12 veces más que el récord del 5,3% del tercer trimestre de 1988) frente a un descenso de casi el 26% entre abril y junio, con un alza por tanto de 87 puntos; y el consumo en otros bienes ha repuntado casi un 20% (cinco veces más que el récord de finales de 1997) frente al descenso de 23,5% en el trimestre anterior.

De poco sirve que la inversión en capital fijo haya crecido un 19,8% frente a un descenso del 22,5% de los tres meses anteriores mientras que la construcción de viviendas repuntaba un 16,6% frente a una caída del 22,5% y, lo que es más llamativo, la Formación Bruta en Capital Fijo en activos materiales como maquinaria, bienes de equipo en general (informática y sus componentes) y material de transporte (camiones, furgonetas y otros vehículos) ha rebotado nada menos que un 69,8% frente a un descenso del 52,2% en el segundo trimestre, es decir, el rebote es de un 122%.

Se trata de la inversión de reposición del sector privado, que genera confianza porque apuesta por el medio y largo plazo y que sustenta sobre todo las exportaciones y la industria. De poco sirve también que las exportaciones hayan crecido en tasa intertrimestral un 34,3% frente a una caída del 33,4% en el trimestre anterior mientras que las importaciones crecen un 28,4% frente a una caída del 29,5% como consecuencia del aumento de la demanda interna.

Y, de poco sirve que, desde el lado de la oferta, que la actividad del comercio, la hostelería y el transporte suba un 42,5% frente a un descenso del 39,6% anterior y del 10,1% en el primer trimestre mientras su empleo ha crecido un 3,6% y un 50,7% las horas trabajadas; que la industria, sobre todo la manufacturera que ya anticipaba como cada año las campañas de otoño y navideña, haya rebotado un 27,4% frente a una contracción en el anterior trimestre del 19,1%: o que la construcción haya crecido un 22,5% frente a una bajada anterior de casi el 22%.

Todo esto se ha venido abajo en octubre y, lo que es peor, sin expectativas. El cuarto trimestre ofrece muchas dudas. Por si fuera poco, el Gobierno sigue echando más leña al fuego y ha enviado confusos mensajes a los mercados estableciendo un sospechoso sistema de alarma ante el rebote de la pandemia para seis meses.

Mientras, ha presentado unos Presupuestos Generales del Estado para 2021 poco creíbles, tanto en los ingresos como en los gastos, basados en un cuadro macro que consolida un repunte del PIB cercano al 10% cuando ahora en tasa anual, contando con el repunte del tercer trimestre, se encuentra en aún el -8,7%.

De poco sirve que la clase política siga enfangada en disputas casi personales y sea incapaz de diseñar un cambio del modelo de crecimiento económico, más estable y urgente, por ejemplo, que el pacto a que se ha llegado para que el Gobierno reforme las pensiones.

Todas son cifras récord en tasa intertrimestral, incluso las del sector de las Administraciones Públicas, que es el que mejor aguanta a costa de mayor déficit y deuda. Por el lado de la demanda interna, el sector público crece un 1,1%, casi cuatro veces más que en el anterior trimestre mientras que por el lado de la oferta su alza es del 2% frente a un descenso de cinco décimas en el trimestre precedente.

En tasa interanual, la economía y sus componentes siguen en claro decrecimiento, pero se atempera la caída por ese aumento generalizado de la estadística en comparación con el trimestre anterior. El PIB anual queda en ese –8,7% (el doble del peor registro en la crisis anterior en 2009) frente al -21,5% del trimestre anterior como consecuencia de un decrecimiento del 7,8% de la demanda interna y también del 0,9% del sector exterior.

El consumo de los hogares sigue en tasa negativa del -10,4% frente al -25,2% del trimestre anterior mientras que la inversión en capital fijo registra -11,9 puntos frente al -25,8% anotado entre abril y junio. En cuanto a la inversión de reposición de maquinaria, bienes de equipo y transporte, decrece a tasas del 27,8%, la mitad que hace tres meses. En cuanto al empleo, baja un 4,9% la tasa anual y se reduce un 6,2% las horas trabajadas (-12,4% en el comercio hostelería y transporte).

Otro dato curioso es que como consecuencia de esa salida en falso de la crisis (hasta agosto), el excedente bruto de explotación y rentas mixtas (beneficios empresariales entre los que se encuentran los de los autónomos) aumentó un 20% en tasa trimestral frente al decrecimiento del 14,8% del anterior trimestre. El descenso es del 7% frente a la caída del 22,4% en tasa anual entre los meses de abril y junio. En cuanto a las remuneraciones de los asalariados, sólo se facilita el dato anual: es del -4,6% frente al -13,9% del anterior trimestre.

Es evidente que la situación ha cambiado sustancialmente. Al dejar Sánchez la gestión sanitaria y las decisiones de confinamiento de personas y actividades en manos de las autonomías, les ha transferido también la posibilidad de intervenir en el devenir económico del conjunto del país. Es la primera vez que sucede. La factura puede ser importante.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba