Empleo

La estacionalidad del empleo crece: del mejor mes de mayo al peor septiembre

En mayo la ocupación registró la cifra más alta de toda la serie histórica coincidiendo con el inicio del periodo estival. En agosto, se ha frenado en seco y se ha anotado la caída más importante desde 2008

Este martes conocimos las cifras del mercado de trabajo del mes agosto que arrojaban un fuerte batacazo del empleo tras la temporada estival. Agosto se saldó con la destrucción de más de 200.000 empleos, la cifra más alta en una década. Si echamos un poco la vista a atrás para ver lo que ha ocurrido durante el verano, vemos que el mercado de trabajo creó más empleo nunca en mayo para acabar también destruyéndolo en agosto como hacía años que no ocurría. De las mejores cifras a las peores en solo cinco meses, lo que nos lleva a pensar que la estacionalidad del mercado de trabajo, lejos de mejorar, ha empeorado en los últimos años.

No hay más que fijarse en el último día del mes, cuando perdieron su trabajo más de 360.000 personas. Esta cifra ilustra como ninguna otra esa estacionalidad. No es extraño que ese día se produjeran tantas bajas, puesto que coincidió con el fin de muchos contratos vinculados generalmente al sector servicios y ligados a la temporada de verano. Todas esas personas que contrataron los hoteles, restaurantes, chiringuitos, comercios.. en mayo y junio para poder responder al aumento de la demanda durante el verano, se fueron al paro.

Tampoco es algo que haya pasado solo este año. En 2017, por ejemplo, el empleo se contrajo mucho menos en agosto (179.500 personas) y se registraron también más de 300.000 bajas el  último día del mes. Quizá este año la cifra es algo mayor porque también se ha creado más empleo vinculado a la temporada de verano. Lo que está claro es que el tan ansiado cambio de modelo productivo que han pretendido los últimos gobiernos a su paso por La Moncloa no se ha producido. 

La temporalidad

Lo cierto es que la cifra no representa solo despidos. Muchas personas se habrán al paro por finalizaciones de contrato y serán dados de alta de nuevo en unos días. Y es que, si España ha tirado siempre de empleo temporal, este tipo de contrato se ha vuelto más habitual durante y después de la crisis.

Hoy en día la tasa de temporalidad ronda el 26%, aunque algunos informes, como uno incluido en 'Papeles de Economía', la revista editada por Funcas, no solo ponen en duda la cifra, sino que dicen que si se atiende a otros registros más fiables, la tasa supera el 35%. De hecho, este informe en concreto asegura que este problema es cada vez mayor, puesto el peso de los contratos de muy corta duración en el mercado laboral ha aumentado mucho en los últimos años. Según sus cifras, los contratos de una semana o menos representan ya cerca de un 30% de los contratos firmados a lo largo del año.

EL 90% de los contratos que se firmaron en el mes de agosto fueron de carácter temporal

Para los autores, la estadística de contratos que se ha publicado también este martes es la más fiable. Y, si nos fijamos en sus datos, vemos que el 90% de los más de 1,6 millones de contratos que se firmaron en agosto fue de carácter temporal. Aunque la contratación indefinida está mejorando respecto a los últimos años, es la temporal la que realmente tira del empleo en los meses de verano. Y cuando el verano se acaba, casi todo el empleo creado, vuelve al paro. 

Además, el mercado laboral español sigue permitiendo que algunos sectores con trabajadores aparentemente estables, les despidan en los meses de verano para volverles a contratar en septiembre. Es una práctica muy habitual en el mundo de la enseñanza, por ejemplo. Muchos profesores tienen contratos temporales o de interinidad, en el sector público y en el privado, y una vez que acaba el curso escolar, pasan a engrosar la lista del paro. Con la 'vuelta al cole' de septiembre, vuelven a ocupar su empleo habitual. Y así pueden pasarse años en el mismo puesto de trabajo.

De hecho, en el mes de julio, la educación perdió más de 110.00 ocupados y en agosto casi 60.000 ocupados. Y lo más probable es que en septiembre este sector registre un aumento importante de la afiliación que compense los descensos de la temporada estival. Unos temporales por otros, aunque lo cierto es que la contratación en el sector educativo en septiembre garantiza a los nuevos ocupados el puesto de trabajo hasta el próximo verano.

El papel de la digitalización

Según el informe de Funacs,  la digitalización del mercado laboral juega muy en contra del empleo indefinido.No solo facilita los procesos de búsqueda de empleo, sino que también permite un cambio en las relaciones laborales con contrataciones 'on-demand', para la realización de tareas específicas durante un tiempo de corta duración.

Esto ha influido también en el acceso al empleo indefinido, que se ha hecho más difícil tras la crisis. Hoy los trabajadores tardan más en conseguir un contrato de este tipo y encadenan más contratos temporales antes de llegar al empleo fijo. Según el estudio de Funcas, esta persistencia en la precariedad tendrá consecuencias a largo plazo sobre el empleo y la renta laboral de los colectivos más vulnerables a la contratación temporal.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba