Economía

El enigma de la Cuenta 1|2|3 de Banco Santander

Santander redujo el pasado jueves casi todo el atractivo del que otrora fuera su producto estrella, cuyo coste para el banco nunca ha sido desvelado públicamente

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Efe.

Con el anuncio del pasado jueves Santander ha puesto prácticamente fin al que ha sido su producto estrella durante los últimos años. El banco cántabro comunicó que reduciría de 6.000 a 1.000 euros el límite remunerado de su Cuenta 1|2|3, restando casi todo el atractivo a un producto cuyo coste para la entidad nunca ha sido desvelado públicamente.

Fuentes del sector apuntan que esta cuenta le costó unos 500 millones anuales al banco en los primeros ejercicios tras su lanzamiento en España en 2015, cuando remuneraba al 3% saldos de hasta 15.000 euros. Este elevado gasto, en un entorno de tipos bajos, lastra el margen de intereses de Santander, lo que ha provocado que el banco haya aplicado sucesivas rebajas al saldo remunerado de la cuenta.

En diciembre de 2017 se redujo el límite que rendía al 3% hasta 10.000 euros. Posteriormente, en mayo de 2018, se aplicó una nueva rebaja, esta vez hasta 6.000 euros. Según indicó el todavía consejero delegado José Antonio Álvarez en una presentación con analistas a cierre del primer trimestre, los ajustes permitirían a la entidad ahorrar 100 millones de euros en 2018. Ahora, el saldo máximo bonificado cae a 1.000 euros, por lo que el ahorro será mayor, aunque dependerá de los clientes de Popular que se hayan adherido al producto.

Origen en UK

La Cuenta 1|2|3 fue importada de la filial británica, lugar donde tenía sentido con el objetivo de ganar masa crítica. No obstante, el banco también se vio obligado a reducir su remuneración en este territorio, pues según publicó Financial Times el coste ascendía a 1.000 millones de libras al año.

En España, donde la 1|2|3 aterrizó en mayo de 2015 de la mano de Rami Aboukhair y Ana Botín, el banco siempre defendió que el objetivo era conseguir una mayor vinculación del cliente, pero desde el comienzo se cuestionó que fuese beneficiosa para la entidad.

A cierre de 2017, la entidad contaba con 2,6 millones de clientes en todo el abanico de cuentas 1|2|3, frente a los dos millones con los que cerró 2016 y los 860.000 de 2015. Según fuentes de la entidad, la cifra supera actualmente los 3 millones.

Alternativas

A pesar de la rebaja del saldo remunerado, la Cuenta 1|2|3 mantiene la bonificación de recibos, con un límite de 110 euros mensuales. En este sentido, el producto es interesante, por ejemplo, para aquellos clientes con hijos, pues devuelve el 1% de los gastos en impuestos locales, el 2% de los gastos del hogar y el 3% de gastos en educación y ONGs.

No obstante, la remuneración máxima que ofrece, de 30 euros anuales, no compensa las comisiones que tiene, que ascienden a un mínimo de 72 euros al año. De hecho, la TAE del producto es negativa. Dentro del grupo Santander, el banco digital Openbank ofrece a cambio de domiciliar la nómina un interés del 3% los seis primeros meses (1,72% TAE) en saldos de hasta 15.000 euros con su Cuenta Ahorro Bienvenida

Por su parte, la Cuenta Nómina de Bankinter remunera al 5% TAE importes de hasta 5.000 euros durante el primer año y al 2% durante el segundo. Esto implica que el primer año, si se mantiene un saldo de 5.000 euros, se generarían intereses de 250 euros.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba