Empresas

La presión de las grandes telecos pone contra las cuerdas a las 'low cost'

Los operadores de bajo coste han perdido la mitad de sus ingresos en los últimos cuatro años

Un usuario utiliza su teléfono móvil.
Un usuario utiliza su teléfono móvil. EFE

Pepephone, Simyio, YamaYA, Amena... Todos son OMV (Operadores Móviles Virtuales). Compañías sin red propia que dan servicio revendiendo datos y minutos de las grandes telecos u OMR (Operadores Móviles con Red). Principalmente ofrecen telefonía móvil.

En 2013 vivieron su momento más dulce. Llegaron a facturar 210 millones de euros, según datos de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia). Eran años en los que hasta hasta siete millones de españoles hablaban y navegaban desde el móvil a través de este tipo de operadores.

Hoy esta cifra se ha reducido a menos de cinco millones de usuarios y los ingresos se han desplomado hasta los 95 millones de euros. Han perdido la mitad de su facturación y un tercio de sus clientes en menos de un lustro.

Las grandes telecos han ganado en los últimos cuatro años 2,7 millones de clientes. Gran parte de ellos se los han arrebatado a los OMV

Si vemos lo que ha sucedido con los grandes operadores durante ese tiempo, el descenso en la facturación ha sido también vertiginoso. Hace cinco años ingresaban 2.000 millones de euros. Hoy no alcanzan siquiera los 1.000 millonesal año. Sin embargo, si hablamos de la evolución en el número de clientes, la cosa cambia.

Las grandes telecos han crecido de cuatro años a esta parte en 2,7 millones de clientes (desde los 44,3 millones de 2013 a los 47 millones alcanzados en 2017). Gran parte de ellos se los han arrebatado a las compañías 'Low Cost', el resto son captaciones de nuevos usuarios que, por primera vez, se hacen con una línea móvil y deciden irse a un OMR.

Competencia y presión comercial

La expansión de las llamadas ofertas convergentes, aquellas que ofrecen Internet, televisión y telefonía móvil en la misma factura, han generado una mayor competitividad en el sector, espoleado también por la entrada de más compañías tradicionales, como en su día sucedió con MásMóvil o Yoigo, pero también de otros OMV de bajo coste, caso de Pepephone, Simyo o Amena.

Algo que se ha traducido en el descenso del coste que los usuarios abonan por sus teléfonos móviles y conexiones a Internet. Sólo en los últimos cinco años Movistar, Vodafone, Orange y MásMóvil han recortado la factura un 50%. Los españoles pagaron 2.045 millones de euros en 2012 en servicios de telefonía móvil. En 2017 abonaron 958 millones de euros.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba