Empresas

El lucrativo y opaco negocio de los record Guinness que cautiva al mundo

El acuerdo secreto que la empresa organizadora firma con las sedes pretende mantener en secreto pagos de decenas de miles de euros por otorgar la certificación

  • El lucrativo y opaco negocio de los record Guinness que cautiva al mundo entero
    El lucrativo y opaco negocio de los record Guinness que cautiva al mundo entero
  • Record Guinness de corte de cecina conseguido en León el pasado 17 de mayo
    Record Guinness de corte de cecina conseguido en León el pasado 17 de mayo

Domingo 27 de mayo de 2018, León. Un grupo de 70 expertos cortadores se presta a cumplir el récord del mundo de mayor número de personas cortando cecina. Todo está planificado desde hace meses en el marco de las celebraciones del Año Gastronómico de la ciudad. Un juez español venido desde Londres se encarga de pesar las bandejas de cecina para dar validez a la proeza. A su alrededor, toda una fiesta junto a la catedral de la ciudad.

Pero los leoneses que quisieran saber cuánto les costó el acto no pudieron. Cuando el ayuntamiento de León organizó la rueda de prensa y se le preguntó cuánto habían pagado por la certificación se negaron a dar la respuesta: facilitar ese dato está expresamente prohibido en el contrato que los organizadores firman con Guinness World Record (GWR), un draconiano texto lleno de cláusulas que se encargan de proteger al certificador ante cualquier eventualidad y de mantener en secreto los ingresos que cobra por batir récords. El coste no son 4.000 ni 5.000 euros, sino "muy superior", según se daba por hecho en la capital leonesa, pero estaba prohibido hacerlo público.

El propio contrato firmado con la compañía prohíbe expresamente hacer públicas dar a conocer estas cantidades que suelen abonar organismos públicos, de igual modo que la empresa se ha negado a facilitarlas tras ser consultadas por este diario.

En India se hizo público el coste que pagó el Gobierno por un récord de yoga: 19.000 libras

Pero otros países sí se ha llegado a publicar cuánto cobra la empresa por ofrecer certificados. Por ejemplo un acto realizado en India en 2015, el mayor número de personas haciendo yoga a la vez (35.000) costó 19.000 libras al Gobierno. El pago se hizo por los "servicios comercial" suministrados por GWR y parte de un pago separado de 450 libras por el modelo 'fast track', esto es por ganar prioridad a la hora de certificar el récord y se dio a conocer la factura. Como especifica el modelo, los pagos se hacen "a la cuenta bancaria" de la empresa.

Factura del gobierno indio con coste de 11.900 libras por organizar un record Guinness de yoga
Factura del gobierno indio con coste de 11.900 libras por organizar un record Guinness de yoga QUORA

Una máquina de hacer récords

Según cifras de la propia compañía, cada año se reciben 47.000 peticiones para batir récords, de las cuales llegan a batirse 6.000 récords al año, esto es, más de 16 al día. La intención es que haya muchos más, ya que según reconoce Guinness World Record en sus cuentas anuales a 31 de diciembre de 2016, las últimas disponibles, "estamos focalizados en aumentar el negocio de Récords y Licencias, donde pondremos más recursos y lo expandiremos geográficamente".

En 2016 la compañía que certifica los récords ingresó 8,4 millones de libras por todo el mundo en concepto de 'servicios comerciales'

De todos estos récords batidos, con precios de decenas de miles de euros cada uno, la empresa obtuvo unos ingresos de 8,4 millones de libras al año. Un negocio que efectivamente está creciendo fuerte a la vez que los ingresos principales (los obtenidos por el conocido libro de los récord guinness) van hacia la baja con 15 millones.

"Intento de extenderlo por el mundo"

Pese a ello, la compañía GWR insiste en que batir récords es gratis, algo que no parece casar bien con la realidad. GWR ha sido consultada por este periódico sobre cómo realizan el negocio de cobrar por los records que baten. Su argumento es que "batir records es gratis para cualquiera a través de nuestro formulario. Sin embargo cuando las marcas o negocios quieren enriquecer su campaña, eventos o empleados a través de batir records, a veces optan por beneficiarse de nuestros servicios comerciales. Pueden elegir tener un adjudicador presente o licenciar la marca Guinness World Record para fortalecer la comunicación del acto, por ejemplo. Guinness World Records también ofrece un formulario de solicitud prioritaria y una revisión de este servicio de prioridad para aquellos que desean acelerar su solicitud y el proceso de revisión de su récord". La realidad es que, tal y como ellos aseguran, es el pago por los "servicios comerciales" el que ayuda a decidir qué récords se baten y cuales no.

La matriz de la empresa que gestiona los récords ha cobrado 12 millones de libras en dividendos en los últimos tres años

Por ejemplo, si se quiere que se responda a una petición de récord en 5 días, se puede optar por pagar unos 630 euros en lo que se llama 'Priority Application' mientras que el coste de títulos nuevos es de 820 euros. "Este servicio garantiza que a tu petición se le da prioridad", dice la empresa.

Por otra parte, también se puede batir el récord sin contar con un certificador de la empresa (en este caso se suelen usar notarios o similares), lo cual es más barato que mandar uno de los 90 certificadores que tiene a sueldo la empresa como hicieron en León. Una vez realizado el récord, se bora 440 euros más el impuesto del valor añadido por recibirlo.

El dividendo del 'Officially Amazing'

Como tantas instituciones privadas anglosajonas (la revista Forbes y su lista de millonarios o la revista  Time y su personalidad del año), el objetivo de GWR es convertir en 'oficial' algo que ellos otorgan de manera privada. Por eso 'officially amazing' (oficialmente increíble) es su lema y su modelo de negocio s tan único.

La matriz canadiense Jim Pattison Entertainment, que adquirió la compañía en 2008 (hace ya años que se desligó de su casa madre Guinness, cervecera irlandesa adquirida por Heineken) ha acumulado 24,5 millones de ventas en 2016. De igual modo los dividendos que genera a sus accionistas el negocio de los récord guinness que fascina al mundo son muy lucrativos. Según sus últimas cuentas publicadas, la empresa pagó 5,5 millones de libras en dividendos a su matriz en 2016 y otros 5 millones en 2015. El 24 de abril, los dividendos siguieron cayendo para los accionistas con otros 2 millones de libras a costa de los récords que se baten, cada fin de semana, en todo el mundo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba