Puertos

Patronal y sindicatos fuerzan al Gobierno a pactar con Bruselas una solución para la estiba

Empresas y trabajadores alcanzaron este miércoles, contra pronóstico, un principio de acuerdo para desbloquear la reforma de la estiba con un pacto para la subrogación del empleo por ley. La maniobra fuerza al Gobierno a negociar con Bruselas, que impide que este tipo de medidas se recojan en textos legales.

Un momento de la reunión que representantes de la patronal y de los sindicatos de los estibadores
Un momento de la reunión que representantes de la patronal y de los sindicatos de los estibadores SANTI DONAIRE

El Gobierno ha logrado lo que parecía un imposible hace apenas unos días: poner de acuerdo a la patronal y los sindicatos de la estiba para desbloquear la reforma del sector que viene impuesta desde los tribunales europeos. Eso sí, el acuerdo al que han llegado las dos partes tiene trampa para el Ejecutivo: se basa en el único punto que no puede aceptar: el de la subrogación de los trabajadores por ley. La situación deja en soledad a Moncloa, que se las tendrá que ver con la Comisión Europea, precisamente el organismo que no permite ese punto.

Pocos esperaban un acuerdo para este miércoles pero de forma sorprendente patronal y sindicatos se han dado la mano menos de una semana después de que los representantes de los trabajadores se levantaran de la mesa de negociación en la última reunión que mantuvieron, ante una propuesta de la patronal que consideraban inaceptable.

La decisión de la patronal motivó el enfado del Ejecutivo, que le acusó de reventar una negociación con los sindicatos que consideraba encauzada. Empresas y trabajadores han llegado a la conclusión de que el problema es del Gobierno y que es el Gobierno el que debe resolverlo. Así, han decidido llegar a un acuerdo para que la obligación de las empresas de subrogarse los trabajadores del sector (el 75% no están contratados actualmente por los operadores) quede recogida en una ley. Precisamente, el único punto que no puede aceptar el Ejecutivo porque Bruselas se lo tumbará. A cambio, los estibadores están dispuestos a una rebaja salarial próxima al 10%.

El Gobierno no admite el principio de acuerdo entre empresas y sindicatos porque pide la subrogación por ley de los estibadores y ayudas públicas para que las empresas compensen el distinto coste laboral que supondrán los estibadores subrogados respecto a eventuales nuevas contrataciones.

"Se trata de dos medidas contrarias a la normativa europea, al sistema legal de relaciones laborales y al sentido común"

"Se trata de dos medidas contrarias a la normativa europea, al sistema legal de relaciones laborales y al sentido común", aseguró el secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, que representa al Ejecutivo en la reunión.

Aun a sabiendas de esta circunstancia, ambas partes le han dejado la patata caliente al Ministerio de Fomento. Trabajadores y patronal se han dado la mano y han cumplido, de esta forma, la premisa que exigían partidos como Ciudadanos y el PSOE para apoyar la convalidación en el Parlamento del Real Decreto Ley que reforma el sistema de estiba y permite cumplir la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de diciembre de 2014.

La situación deja a los dos gobiernos, el español y el comunitario, como los únicos que se oponen a este escenario. Patronal y sindicatos han decidido dejarles en esta situación para que sean ellos los que encuentren la solución al entuerto.

No será fácil. Moncloa siempre ha defendido que la normativa comunitaria impide que la subrogación de trabajadores quede contemplada en cualquier tipo de ley. De hecho, está dispuesto a aceptar el acuerdo siempre y cuando se elimine esa premisa y las partes se conformen con que quede reflejada en el marco de los convenios colectivos.

La propuesta del mediador

Tanto los sindicatos del gremio como la patronal Anesco, expresaron su "sorpresa" ante el hecho de que el Gobierno haya rechazado un acuerdo sectorial, en contra de lo que venían manteniendo hasta ahora. La organización empresarial "lamentó" que no se pudiera alcanzar un acuerdo tripartito, si bien confía en que "la situación se pueda reconducir", según su director gerente, Pedro García.

De su lado, Antolín Goya, dirigente de Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicatos de estibadores se preguntó qué más tienen que hacer los agentes del sector "para demostrar al Gobierno que la reforma de la estiba puede cumplir con lo que manda Europa de otra forma".

El mediador de las negociaciones, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, ha quedado en presentar mañana un acuerdo de mediación con el fin de reconducir la situación y analizar la posibilidad del acuerdo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba