Tecnología

La nube que contiene tus datos está en la tierra y la hemos visitado

Alcalá Data Center de Telefónica en Alcalá de Henares
Alcalá Data Center de Telefónica en Alcalá de Henares Javier Martínez

Francisco José Muiña es de Pola de Allande, un concejo de poco más de 2.000 habitantes ubicado en el suroccidente asturiano. Sus vecinos de parroquia seguro que no lo saben, pero Francisco es el responsable de que muchos de ellos puedan acceder al correo electrónico, navegar por Internet o ver películas en streaming. Francisco se dedica a construir y operar Centros de Procesamiento de Datos (CPD).

Un Centro de Procesamiento de Datos es básicamente una infraestructura o edificio en el que se alojan grandes discos duros con millones de datos en información de personas y de empresas que ofrecen servicios a esas personas. Esos CPD están conectados entre sí y entre los hogares a través de Internet, lo que permite que la información circule entre sí por todo el mundo.

Cuando un vecino de Pola de Allande se conecta a a su cuenta de Gmail o arranca una reproducción de una película en Netflix, su petición viaja desde Asturias a un CPD sito en Estados Unidos, luego a otro en Alemania, tras ello da el salto a España y vuelve a la localidad materializada en archivos y contenidos sobre los que ha pinchado el usuario. Todo en décimas de segundo.

Todo el perímetro del complejo está protegido por fuertes medidas de seguridad. Dispone de una doble valla, una primera de tres metros de altura y una segunda con estructuras de hormigón para evitar alunizajes

Francisco lleva 17 años construyendo y operando Centros de Procesamiento de Datos. Su Capilla Sixtina se llama Alcalá Data Center y está ubicada a 35 kilómetros de Madrid, en la tierra que vio nacer a Cervantes. Dispone de la misma superficie útil que cinco campos de fútbol y desde su azotea se se divisa todo el corredor del Henares.

La entrada al Centro de Procesamiento de Datos está protegida por una valla de tres metros, pilares para evitar alunizajes y un sistema de videocámaras que detectan movimiento
La entrada al Centro de Procesamiento de Datos está protegida por una valla de tres metros, pilares para evitar alunizajes y un sistema de videocámaras que detectan movimiento Javier Martínez

Desarrollado por Telefónica, el Alcalá Data Center cuenta con la certificación más alta que existe si hablamos de CPD: Tier IV Gold. Este marchamo garantiza que tiene una fiabilidad operativa del 99,995. En funcionamiento desde abril de 2013, jamás ha detenido su actividad. Sólo hay uno en su especie en España, en este caso fue desarrollado por BBVA en Tres Cantos, Madrid.

Búnker de datos

Todo el perímetro del complejo está protegido por fuertes medidas de seguridad. Dispone de una doble valla, una primera de tres metros de altura y una segunda con estructuras de hormigón para evitar alunizajes. En su interior, además, hay un depósito de agua que puede alojar toneladas de fluido vital, todo con el fin de que, en caso de lluvias torrenciales el agua se redirija a su interior y no afecta a las instalaciones, que son muy dependientes de la energía eléctrica, como veremos más adelante.

El acceso está protegido además por cámaras de visión nocturna y de videosensores que alertan cuando se produce cualquier tipo de movimiento en torno a la valla.

El CPD de Telefónica en Alcala de Henares alberga información equivalente a diez años continuos de reproducción de vídeo en formato Full HD
El CPD de Telefónica en Alcala de Henares alberga información equivalente a diez años continuos de reproducción de vídeo en formato Full HD Javier Martínez

Para acceder al centro tuvimos que pasar dos controles de seguridad y dos arcos detectores de metales, puntos con Rayos X, sistemas infrarrojos, sensores volumétricos y los circuitos cerrados de televisión antes referidos.

En la base del edificio hay varios motores diesel que toman el control si se produce cualquier problema. Para ello disponen de tanques con capacidad para 260.000 litros de combustible

Los datos que se alojan en este centro son la razón de ser de las medidas de seguridad que imperan, y son precisamente estas las que han permitido que el servicio no se haya interrumpido jamás

Su interior no es nada romántico. Es más bien de estructura soviética. Todo se circunscribe a varias estancias de unos estrictos 681 metros cuadrados con filas y filas de servidores en su interior, en los que se guardan los datos.

260.000 litros de diesel

El factor energético es determinante. Pensemos que en su interior se almacena el equivalente a casi diez años de reproducción de vídeo en formato Full HD. Son datos de hoteles, fábricas, empresas de entretenimiento y organismos públicos que apuestan por el CPD de Telefónica para dar servicio a sus clientes.

Esa información debe estar siempre disponible para cuando el usuario de Pola de Allande necesite acceder a la misma. Los equipos deben estar siempre encendidos y a pleno rendimiento, por lo que la factura energética, si no se hace una gestión eficiente, puede dispararse.

Pensemos que el Alcalá Data Center necesita diariamente el equivalente energético a lo requerido por 5.000 hogares, ¿qué sucede si hay alguna incidencia?

El Alcalá Data Center necesita diariamente el equivalente energético a 5.000 hogares

En la base del edificio hay varios motores diesel que toman el control si se produce cualquier problema. Para ello disponen de tanques de 260.000 litros de combustible, casi el equivalente a 5.000 coches. Esto otorga una autonomía de un día entero, pero el CPD posee un acuerdo de suministro específico por el cual a media mañana recibiría más diesel para continuar en marcha. Estos motores han sito utilizados durante casi 90,7 horas en seis años. Sólo 20 minutos de ese uso han sido provocados por incidencias en la red eléctrica. El resto del tiempo se han activado para labores de mantenimiento.

Uno de los motores diesel que alimentan el Alcalá Data Center si hay una interrupción de energía. Se alimenta de un tanque de 260.000 litros de combustible
Uno de los motores diesel que alimentan el Alcalá Data Center si hay una interrupción de energía. Se alimenta de un tanque de 260.000 litros de combustible Javier Martínez

Refrigeración

Gran parte del consumo energético del CPD tienen que ver con la necesidad de climatizar los servidores, que deben estar siempre a una temperatura de entre 19 y 25 grados centígrados.

El método de enfriamiento es de lo más básico. Consta de un sistema de ventilación que recoge el aire del exterior, lo limpia de impurezas -podrían dañar los equipos- y lo distribuye en las zonas del interior donde es más necesario. Es algo conocido como free-cooling o enfriamiento gratuito. Por su parte el aire caliente que rezuman los equipos es extraído hacia el exterior para evitar el sobrecalentamiento

¿Qué pasa cuando durante el verano las temperaturas superan los 25 grados? El sistema se complementa con enfriamiento a través de agua del grifo. El aire del exterior, una vez filtrado, se hace pasar por una cortina de agua que lo enfría para seguir cumpliendo con su cometido.

El método de enfriamiento de los equipos consta de un sistema de ventilación que recoge el aire del exterior, lo limpia de impurezas -podrían dañar los equipos- y lo distribuye en las zonas del interior necesarias

Servidores del Alcalá Data Center en los que se guardan millones de datos en la nube
Servidores del Alcalá Data Center en los que se guardan millones de datos en la nube Javier Martínez

¿Y qué pasa cuando en invierno la temperatura interior baja de los 19 grados? Pues que el sistema reutiliza el calor que expelen los servidores para mantener siempre la horquilla de grados entre los 19 y 25.

El 94% del tiempo del año funcionan los sistemas de calefacción y refrigeración citados. El 6% restante se usa el tradicional aire acondicionado. Esto sucede cuando la subida de las temperaturas durante el periodo estival hace imposible mantener las condiciones establecidas con los anteriores métodos.

A quien navega por Internet no le importa la temperatura ni lo difícil que es mantener los datos en la nube, tampoco la seguridad que existe alrededor de un CPD o dónde se encuentran alojados. El usuario quiere acceder siempre y con garantías a los datos que dan sentido a su conexión de Internet. Lo que no deja de ser curioso es que lo llamen 'La nube'. Hoy la hemos bajado a la tierra.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba