Infraestructuras

Nadal da a Florentino la clave para comprar Abertis: repartírsela con Atlantia a cambio de paz política

ACS logra que Atlantia, su competidor por hacerse con Abertis, se siente a negociar por la concesionaria de infraestructuras con un convincente argumento: la alianza elimina el riesgo político de la operación que tanto preocupa en las filas italianas. La propuesta cuenta con la aquiescencia de Moncloa

El presidente de ACS, Florentino Pérez
El presidente de ACS, Florentino Pérez EFE

El vuelco a la guerra por el control de Abertis provocado por las negociaciones que mantienen ACS y Atlantia, los aspirantes a hacerse con la concesionaria de infraestructuras, tiene un marcado componente político. Tanto es así que la propuesta lanzada por el presidente del grupo de construcción y servicios español, Florentino Pérez, a la compañía italiana parte en realidad de Moncloa. Y más concretamente del ministro de Energía, Álvaro Nadal, a los mandos del Gobierno en lo referido a esta operación desde poco después del pasado verano.

Pérez ha conseguido que los directivos de Atlantia se sienten a negociar un acuerdo para repartirse Abertis, para que no sea al 100% ni para unos ni para otros, y detener así un proceso que se encaminaba directamente a una guerra que encarecería de forma notable el coste de la operación. Y lo ha hecho apuntando a la línea de flotación del grupo italiano: el riesgo político.

Desde el punto de vista financiero, Atlantia tenía claramente las de ganar, con un considerable margen para mejorar su propuesta económica por Abertis y superar la de Hochtief, filial con la que ACS está participando en el proceso. Por el contrario, su rival ya había tenido que hacer un gran esfuerzo para cerrar la financiación de su OPA y tenía claro que ya no contaba con margen para mejorarla sin poner en riesgo su calificación crediticia.

Sin embargo, la situación es diametralmente opuesta en el plano político. La propuesta de ACS fue promovida desde Moncloa para evitar que se repitiera el episodio acontecido en el pasado con Endesa y que Abertis acabara en manos italianas. De esta forma, la operación de Atlantia nunca ha sido vista con buenos ojos por el Gobierno, hasta el punto de iniciar un proceso contencioso-administrativo contra la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por haber aprobado la OPA del grupo italiano a pesar de no contar con una serie de autorizaciones del Ejecutivo, cuya obligatoriedad no pudo avalar ni siquiera la Abogacía del Estado.

Riesgo de esfuerzo baldío

Esta situación ha llegado en poner en peligro en numerosas ocasiones la propuesta de Atlantia, temerosa de que sus esfuerzos económicos cayeran en saco roto por los obstáculos de un Gobierno que no es favorable a la operación. De este modo, el riesgo político se asoma como la principal preocupación de Atlantia, incluso después de que el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, se mantuviera firme y decidiera no revocar su decisión de aprobar la OPA de Atlantia, pese a la amenaza desde el Ministerio de Energía.

La postura del organismo supervisor produjo cierto alivio en el cuartel general de Atlantia pero no terminó de llevar toda la tranquilidad necesaria teniendo en cuenta de que se trata de una operación que puede superar los 18.000 millones de euros.

La propuesta de Florentino Pérez, avalada por Moncloa, es dar la mano a los italianos para comprar juntos Abertis y que, de esta forma, es esfume toda incertidumbre política.

Evitar la incertidumbre

De lo contrario, si Atlantia decide seguir en solitario su camino para hacerse con Abertis, podría encontrarse con una situación de bloqueo que le llevara a quedarse sin nada. La oferta de negociación de ACS, con el sello de Moncloa, al menos asegura a los italianos una parte de los activos de la concesionaria española. El modo de realizar el reparto y de llevar a cabo la operación, que podría ser a través de una OPA conjunta, será objeto de negociación durante las próximas jornadas.

Si los directivos de Atlantia tenían alguna duda sobre la idoneidad de esta opción, el mercado terminó de disiparlas. Tras conocerse la noticia, los títulos del grupo italiano cerraron la sesión del jueves con un avance del 5,05%. Aún mayor fue el repunte de ACS, un 7,75% al final de la jornada bursátil. En cambio, Abertis perdió casi un 4% al disiparse la posibilidad de que los contendientes se enzarcen en una batalla de precios que pudiera disparar el precio de la concesionaria.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba