Coches autónomos

El coche autónomo reduce la velocidad de respuesta a menos de un milisegundo

La llamada latencia -el tiempo que pasa entre una orden y su ejecución- ha de ser mínima para que el coche conectado sea lo más seguro posible cuando afronte situaciones de riesgo

Tesla es una de las marcas más avanzadas en materia de conducción autónoma.
Tesla es una de las marcas más avanzadas en materia de conducción autónoma.

Los fabricantes de coches preparan ya la migración al coche del futuro, el coche autónomo, aquel que desplazará a sus ocupantes sin necesidad de un conductor humano.

Se trata de una invención que necesita de una red de telecomunicaciones que conecte al vehículo con el trazado de la carretera, las condiciones externas y también con el resto de los vehículos. Un ecosistema de información que debe establecer entre sí órdenes a todos los actores. Y no en segundos, sino en milisegundos.

De hecho, la industria del automóvil necesita alcanzar una velocidad de 1 milisegundo para que el coche autónomo sea lo más seguro posible -si dividimos un segundo en mil partes, una de ellas sería un milisegundo-.

La complejidad del coche autónomo estriba en la cantidad de actores que deben estar coordinados dentro de un coche conectado: fabricantes, operadores, infraestructuras de red, aplicaciones y servicios...

Se trata de una velocidad que es posible alcanzar si hablamos de la futura red 5G de telecomunicaciones, la cual debería llegar comercialmente a España en torno al año 2020 y que vendrá a sustituir a la actual y extendida 4G. 

"Hemos conseguido rebajar a menos de 1 milisegundo la latencia en pruebas realizadas sobre la red 5G en China", ha asegurado Peter Zhou, responsable del área de productos inalámbricos de Huawei durante un encuentro con periodistas en Londres.

Un hito que hace que el coche conectado se acerque a su objetivo final: ser una realidad comercial. De todas formas, Zhou ha explicado que "si bien es un avance importante, una cosa es alcanzar esas velocidades y otra el lanzamiento comercial del coche conectado".

La complejidad estriba en la cantidad de actores que deben estar coordinados dentro de un coche conectado. Por un lado están los proveedores de infraestructuras de red, caso de Huawei, por el otro los operadores de telecomunicaciones, los fabricantes de los vehículos y también el ecosistema de empresas que desarrollarán los servicios y aplicaciones que darán sentido a todo el conjunto.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba