Telecomunicaciones

Telefónica afronta vencimientos de deuda de 9.500 millones en el complejo 2018

La compañía asegura en su último informe anual que tiene cubiertos estos vencimientos con la caja y con las líneas de créditos disponibles. Su deuda neta ascendía a 44.230 millones de euros el 31 de diciembre (55.746 la bruta)

Sede de Telefónica, en Madrid.
Sede de Telefónica, en Madrid. Efe.

Una parte significativa de la histórica deuda de Telefónica 'caducará' a lo largo de 2018. En concreto, 9.414 de los 55.756 millones de euros de adeudos brutos. Así lo reconoce en su último informe anual de cuentas, en el que la compañía asegura que tiene cubiertos los vencimientos de los próximos 12 meses con el dinero en caja y con las líneas de crédito disponibles, que ascienden a 13.326 millones de euros.

La multinacional presidida por José María Álvarez-Pallete logró situar su deuda neta por debajo de los 45.000 millones de euros en 2017. Inició el año con 48.595 millones y lo cerró con 44.230, en una reducción que fue posible –según el grupo- gracias a su crecimiento orgánico y a la venta del 40% de Telxius por 1.275 millones a la compañía británica Taurus Bidco, controlada por el fondo de inversión KKR.

En el informe, Telefónica señala que el pasado enero cerró emisión de deuda senior por un importe de 1.000 millones de euros y que expirará en 2027. También rubricó préstamos por valor de 655 millones que cuentan con plazos de pago de hasta 12 años. Por otra parte, en Alemania logró financiación de 250 millones, a devolver en un máximo de 15 años.

El grupo no oculta en el documento que durante los próximos meses tendrán lugar una serie de acontecimientos en los mercados doméstico, europeo y latinoamericano que requerirán importantes inversiones y que, evidentemente, podrían conllevar un aumento de la deuda. En España, el Gobierno espera recaudar entre 100 y 130 millones de euros con la primera subasta de espectro para el 5G, que se espera que se celebre durante este ejercicio.

En Reino Unido, se espera que la puja se abra en las próximas semanas después de que el Alto Tribunal británico rechazara en diciembre los recursos presentados por Hutchison y BT contra las condiciones impuestas por el regulador (Ofcom) para el reparto del 5G. Asimismo, en Alemania el proceso podría comenzar este año, al igual que en México y en Colombia.

Una vez concluya la subasta en las islas británicas, Telefónica verá más claro el futuro de su filial, O2. Entre otras cosas, porque ya sabrá si la puja le ha beneficiado o perjudicado. El plan inicial pasa por realizar una Oferta Pública de Venta que le permita deshacerse de una parte del capital. De ingresar esta cantidad, el volumen de su deuda también podría reducirse.

En el informe que Telefónica ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), no se hace referencia a otro asunto que podría incrementar la partida de gasto, como es el de la compra de los derechos audiovisuales del fútbol. Durante los próximos meses, se pondrán a la venta los de la Liga de Campeones -propiedad en exclusiva de Mediapro- y también se espera que Javier Tebas comience, al menos, a tantear a los aspirantes a hacerse con los de la Liga española. En este sentido, cabe señalar que la operadora ha dejado claro que no contribuirá a que este producto se siga encareciendo.

La deuda en la 'era Pallete'

En junio de 2016, cuando Álvarez-Pallete presentó sus primeros resultados como presidente de la compañía, la deuda neta del grupo ascendía a 52.568 millones de euros, mientras que el pasado 31 de diciembre se encontraba en 44.230 millones, con un período medio de vencimiento de 8,08 años (6,35 en diciembre de 2016).

Antes del final del presente ejercicio, la compañía deberá pagar o refinanciar 9.414 millones de deuda bruta, mientras que, en 2019, tendrá que hacer lo propio con 6.063 millones.

El grupo presentó la pasada semana sus resultados anuales, correspondientes al ejercicio 2017, y destacó dos datos: por un lado, el incremento de su beneficio, del 32%, y, por otro, la reducción de su deuda neta en más de 4.300 millones de euros. Todo ello, pese a el efecto negativo del tipo de cambio en algunos de sus mercados y pese al estancamiento de sus ingresos como consecuencia, entre otras cosas, del fin del roaming en la Unión Europea o de la compleja situación de varios de los mercados en los que opera.

Durante el pasado ejercicio, el grupo pagó 1.730 millones de euros en concepto de intereses por su deuda, lo que supuso casi un 20% menos que en 2016. En 2015, abonó 2.445 millones en este concepto, según sus datos.  



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba