Telecomunicaciones

Telefónica: Goldman y Morgan Stanley esperan un complicado 2019 en Latam

Goldman Sachs ha rebajado recientemente el 11,8% las previsiones de EBITDA en Latinoamérica para con Telefónica, mientras que Morgan Stanley, el 6,5% en Brasil y el 15,2% en los países del sur del continente. Las dificultades de las economías argentina y brasileña son una de las claves de esta corrección

Detalle de la sede de Telefónica en Madrid.
Detalle de la sede de Telefónica en Madrid. Efe.

Algunos de los analistas internacionales con más peso vaticinan un 2019 complejo para Telefónica en Latinoamérica, un subcontinente clave a la hora de definir el rumbo del grupo, cuyas tres principales economías, Argentina, Brasil y México, se encuentran sometidas a distintos niveles de incertidumbre. En un reciente informe de Goldman Sachs, el banco de inversión incide en que su resultado operativo EBITDA en la región será de 6.120 millones de euros, es decir, el 11,8% inferior a lo que había previsto hace unos meses. Morgan Stanley, por su parte, ha rebajado su previsión anterior el 6,5% en Brasil, el 15,2% en los países del sur y el 0,4% en el norte.

Morgan Stanley apunta a que los golpes sufridos por el peso argentino y el real brasileño han afectado a la compañía multinacional española, pero confía en que ese ciclo negativo termine próximamente, especialmente después de las elecciones de octubre en el país carioca, en las que un posible buen resultado del candidato Jair Bolsonaro podría generar turbulencias en los mercados y afectar al real.

Este banco de inversión estima que el EBITDA del grupo caerá el 6,5% en Brasil tanto en 2019 como en 2020, frente al 15,2 y 15,3% de su división Hispam Sur (Argentina, Chile, Perú y Uruguay); y el 0,4 y 0,4% de Hispam Norte (Colombia, México, Venezuela, Ecuador y los países centroamericanos).

Por otra parte, cree que los ingresos en Latinoamérica sean de 21.181 millones de euros al final de 2018 (24.571 en 2017), de 20.435 en 2019 y de 20.864 en 2020. En total, espera que el grupo cierre el ejercicio 2018 con una facturación de 48.720 millones y considera que en 2019 alcanzará los 48.202 millones. En 2017, fue de 52.008 millones.

Goldman Sachs apunta a que la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete ingresará 48.281 millones de euros en 2018 y 47.673 en 2019, de los que 19.644 procederán de sus negocios latinoamericanos, lo que supone un 20% menos que el ejercicio anterior y el -10,3% con respecto a las anteriores previsiones de este banco de inversión.

Asimismo, considera que su EBITDA será el año que viene de 6.120 millones de euros, es decir, el 11,8% inferior a lo que vaticinó en su anterior informe. En cualquier caso, reconoce que una mejora de las variables macroeconómicas en el subcontinente americano impactaría de forma positiva en los resultados de la operadora de telecomunicaciones, cuya acción ha caído en bolsa el 15,8% desde el pasado enero.

Berenberg, más optimista

Menos pesimista es Berenberg, que en un reciente estudio destaca varias fortalezas de Telefónica más allá del Atlántico. La firma considera que la telco española ha tenido una peor posición que sus competidores en el proceso de conversión de contratos pre-pago en post-pago, que ha sido intenso en los últimos tiempos. Sin embargo, considera que su posición es buena en el medio plazo; y podrá sacar provecho de sus inversiones en la red de fibra

En el resto del continente, destaca las dificultades que vivirá en Argentina como consecuencia de su crisis financiera, y en México, por la enorme presión competitiva, pero destaca el potencial de crecimiento en Chile, Perú y Colombia.

Para 2019, espera que el EBITDA en Brasil sea de 3.381 millones de euros (-14,4% con respecto a la previsión de 2018), de 1.751 millones en Hispam Sur (-10,1%) y de 1.156 en Hispam Norte (+2,3).

La compañía no ha oficializado su postura sobre las informaciones que apuntan a la venta de activos en Latinoamérica; o la salida a bolsa en Argentina. Álvarez-Pallete incidió recientemente en que la cartera de activos del grupo está en permanente revisión y que siempre se encuentran a la busca de nuevas oportunidades para mejorar el negocio.

En este sentido, El Economista publicaba el pasado lunes que la compañía estudia la posibilidad de deshacerse de una parte o de la totalidad de su participación en México y sus filiales centroamericanas para reducir su deuda financiera, que al término del primer semestre ascendía a 43.593 millones de euros.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba