uber

#Taxiapocalipse: coches atacados e intento de suicidio en protestas contra Uber en Portugal

Los taxistas llevan semanas subiendo el tono, con acoso a políticos del gobierno portugués y ataque a vehículos de Uber.

Ataque a un vehículo de Uber por taxistas en Lisboa
Ataque a un vehículo de Uber por taxistas en Lisboa efe

Caos, dolor, violencia, tensión, discursos televisados y hasta un posible caso de suicidio este lunes en Lisboa. En una ola de protestas que ha tenido lugar durante toda la jornada por la capital del país vecino, la situación se ha descontrolado por momentos y la policía ha sido incapaz de hacerse valer. Se han dado casos de ataques organizados de manifestantes contra vehículos de Uber, algunos de los cuales han sido registrados por cámaras. Los tuiteros lisboetas han bautizado la jornada como #taxiapocalipse.

Desde que el Gobierno luso anunció su intención de legislar a favor de Uber y el resto de empresas de economía tecnológica, se han denunciado varias decenas de ataques contra estos vehículos. Esta semana está previsto que se presente el decreto, del que ya se saben cosas: pretende unas barreras de entrada muy pequeñas para poder entrar a dar servicio ds transporte en ciudades. Lo ha dirigido Medio Ambiente bajo supuesta intención de eliminar coches en la calle y por tanto polución. Se trataría de la ley más avanzada con respecto a la tecnología y la movilidad de toda la Unión Europea.

La reforma pretende quitar vehículos que den vueltas sin pasajeros por la calle

Los sindicatos de taxistas Antral y FTP habían convocado una jornada de protestas durante todo el día para hacer saber a su gobierno que no están a favor del intento de reforma legal destinado a quitar de las calles vehículos antiguos que dan vueltas continuamente como en el modelo del taxi.

Pero además, en la Rotunda do Relògio, la que da entrada al aeropuerto lisboeta, se ha vivido un luctuoso suceso cuando uno de los manifestantes, una persona que se había unido a las algaradas mostrando ya signos de depresión, se ha lanzado por un viaducto en un incidente sobre el que todavía hay poca información. Al parecer no se trataba de un taxista y su estado es muy grave tras caer de una altura de muchos metros.

taxista
taxista

En esa rotonda donde ha ocurrido el suceso es donde los taxistas se están apostando para atender a los medios de comunicación. Durante la mañana han logrado impedir la entrada al aeropuerto.

En este video puede verse un ataque compenetrado de varias personas (supuestamente taxistas) contra un vehículo (supuestamente, un coche de Uber).

Negociación a cara de perro

Los responsables de los dos principales sindicatos de taxistas portugueses lograron una reunión de urgencia con el ministro de Medio Ambiente Joâo Pedro Matos. Tras varias horas, Matos compareció ante la prensa para, en declaraciones televisadas, asegurar que bajo ningún concepto cederá a las exigencias del colectivo taxista.

A última hora de la noche del lunes, miembros del Gobierno luso seguían reunidos de urgencia ante la necesidad de hacer frente a las exigencias del colectivo.

"Esta propuesta de regulación es una gran oportunidad que no solo beneficiará a pasajeros y conductores, sino al desarrollo de ciudades más sostenibles en Portugal".

Los taxistas llegaban a la cita con los ánimos muy caldeados tras conocer las intenciones del gobierno portugués para presentar próximamente (esta semana) un decreto ley que hiperliberalice el sector de transporte. A través de una nueva licencia diferente al taxi -Transportes em Veículos Descaracterizados (TVDE)- la propuesta del Ejecutivo es que con una formación de 30 horas y mediante un previo registro ante el regulador, un ciudadano pueda constituirse en conductor de Uber. El ministerio de Medio Ambiente ha llevado la voz cantante de las negociaciones, en un intento por instalar Uber Pool. Es una tecnología todavía incipiente, que ya funciona -de forma muy primigenia- en algunas ciudades como Londres, que permite vender todas las plazas del vehículo de forma individual para hacer un trayecto conjunto. Una idea, según Lisboa, que tiene como objetivo quitar coches de las carreteras. 

Uber y #taxiapocalipse han sido los temas más tratados durante muchas horas por los tuiteros portugueses, muchos de los cuales han criticado las maneras de los profesionales del taxi y les han exigido que depongan su actitud.

Los españoles apoyan la protesta

Por otra parte, los taxistas europeos organizarán una asociación continental para luchar contra Uber y que toda Europa tenga "una sola voz para evitar arruinar nuestra profesión y nuestras familias", según dijo desde Lisboa Miguel Ángel Leal, presidente de la Federación de Asociaciones Españolas del Taxi (Fedetaxi).

El Gobierno luso anunció hace algunos meses que en otoño aprobaría una normativa que regularía la actividad de estos conductores. La regulación supondría que los propietarios tendrían que pagar tasas e impuestos y tener capacidad para realizar este tipo de transporte, según explicó el ejecutivo. Los taxistas creen que esta promesa caerá en saco roto y que la regulación permitirá a una persona con un coche y un teléfono "hacer una competencia desleal". Cerca de cinco mil personas se manifestaron por las calles de Lisboa provenientes de toda Portugal (12.000 licencias) y de diversos puntos de Europa. Los conductores creen que si se regula en Lisboa los demás países irán detrás. Los taxistas españoles consideran que hay que combatir "las redes ilegales de transporte como Uber y otros intermediarios similares" que operan bajo la fórmula de falsa economía colaborativa.

Las asociaciones españolas ven con miedo todo lo que pase en Portugal por si pudiera repetirse

El presidente de Fedetaxi, que agrupa a asociaciones de toda España, considera que la desregulación que ha puesto en marcha Portugal perjudica también a los profesionales españoles. Se quejan, al igual que sus colegas lusos, de que la Unión Europea aún no ha dicho nada de liberalización. Los taxistas españoles piden a la UE que ponga en marcha medidas que mejoren el medio ambiente, la calidad, la seguridad y otras facetas de su trabajo "para mejorar el servicio en beneficio de los clientes". Las asociaciones afirman que no están contra la existencia "de los distintos modos de transporte urbano" pero exigen "que se respeten las reglas de competencia y las legislaciones de cada Estado y la UE".

Piden que hasta que se produzca una regulación de estas plataformas se vigile a los que evitan el pago de impuestos y Seguridad Social "y destruyen el justo y eficiente mercado del transporte público". Quieren que la Comisión Europea apruebe normas para regular el acceso a la profesión y que garantice la igualdad para todos "sin saturar el mercado de este tipo de vehículos".

Por su parte, Uber ha asegurado: "Esta propuesta de regulación es una gran oportunidad que no solo beneficiará a pasajeros y conductores, sino que también contribuirá al desarrollo de ciudades más sostenibles en Portugal".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba